Ser más competitivos con menos: el valor de lo intangible en los mercados globalizados

.

19-06-2017 (0) 399

En un mundo es más versátil, rápido y flexible que nunca, los diferentes sectores industriales y comerciales se encuentran con un reto sin precedente: modernizarse comprendiendo que el futuro es, ahora más que nunca. 

Con el objetivo de determinar cómo y cuándo deben las empresas llevar a cabo esa adaptación a las necesidades del mercado,Apdha organizado mañana 20 de junio en Castellón la jornada ‘Cluster y competitividad: ¿Estás preparado para los grandes cambios que llegan al sector?’, en la que diferentes empresarios se sentarán a conversar sobre los retos que la renovación tecnológica plantea y cómo llevarlos a cabo.

Entre los participantes de la mencionada jornada destacaRafael Juan, Consejero Delegado de Dulcesol, empresa líder en alimentación y el primer grupo en volumen en el mercado español en productos de repostería y bollería. Todo un ejemplo a seguir para entender cómo creer en el producto que uno desarrolla y apostar por él es garantía de éxito.

Hablamos con Rafael horas antes del encuentro para poder entender desde la experiencia de quien lo ha logrado los principales desafíos que pueden afectar a una empresa ante la transformación digital.

Un 40% más de facturación tras decirle que no a Mercadona

Fue durante los primeros años de la crisis económica cuando esta empresa de origen familiar fue capaz de decirle ‘no’ al gigante Mercadona cuando le pidió que tuviera exclusividad con ellos como interproveedor.

Esta apuesta ha conllevado que siete años más tarde, Dulcesol facturase un 40% más a través de una estrategia de expansión internacional y posicionamiento doméstico.

Tal y como nos explica el consejero, el sector agroalimentario es “muy dinámico y competitivo”. Vemos a diario como sus cambios en los hábitos de consumo están determinando modificaciones y actualizaciones permanentes en las principales industrias de bienes y servicios.

La compra del futuro se hace hoy

“Los consumidores demandan cada vez más alimentos más saludables y sostenibles pero que mantengan las propiedades del sabor, el aroma o la textura”, analiza Juan, señalando que estos cambios no se dan solo en la cesta de la compra: “En la mayoría de los campos empresariales ocurre precisamente lo mismo. De ahí que la responsabilidad social corporativa comience a ir más allá y se entienda como un compromiso con todas las áreas del producto”.

En el ámbito agroalimentario, explica Juan, “se van a producir grandes cambios para atender a estas nuevas formas de demanda, propiciados por la aparición de nuevas tecnologías de proceso y nuevos ingredientes”. Asimismo, asegura el experto, el crecimiento del consumo fuera del hogar motivará un desplazamiento de la demanda hacia el canal foodservice”.

Por ello desde Dulcesol se están abriendo nuevas técnicas de producción que aseguren su competitividad, técnicas como la flexibilización de los procesos o el desarrollo de productos funcionales. En este sentido, Juan insiste en la necesidad de adaptarse con rapidez a los cambios “a través de una renovación constantes de los equipos y la aplicación de la tecnología digital”. 

El talento como herramienta para generar productos que emocionen

¿Basta con cambiar de herramientas? No. Los equipos, tanto humanos como mecánicos, son la herramienta fundamental para triunfar: “El talento siempre es el pilar básico del crecimiento y por ello deberemos construir modelos organizativos cuyo eje central sean las personas”.

“Siendo los equipos humanos el eje central de toda empresa se debe complementar su labor con las nuevas tecnologías para aprovechar al máximo su talento y mejorar la competitividad”, explica Juan. Además, según su experiencia “la comunicación y la transparencia son también decisivas para conseguir ambientes de colaboración que nos permitan crear redes de conocimiento que añaden valor a la empresa”. Una comunicación que se apoye siempre en un “producto que emocione”, tanto a quienes lo trabajan como a quienes lo va a consumir.

La deslocalización fabril: ¿el camino al éxito? 

Tal y como nos explica el consejero, Dulcesol ha apostado por la deslocalización fabril como forma de crecimiento. Esto se traduce, en palabras de Juan, “en intentar crecer mediante la producción desplazada a otros países; pero no considerándolo como un fin en sí mismo, sino como un medio necesario en el proceso de internacionalización”. Sin embargo, crear una planta de producción solo hace que los costes aumenten muchísimo. De ahí que Juan señale una estrategia que ahorre costes y se traduzca en beneficios: “Es necesario crear un nuevo mercado mediante nuestra red comercial y de distribución”.

Hace apenas unos años, pensar que una gran empresa no tuviese planta en propiedad parecía una locura, como también lo podían parecer los actuales hábitos de consumo o las novedosas formas de trabajar de los trabajadores.  ¿Qué será lo próximo? Si quieres entender las claves para poder seguir el ritmo del mundo, pásate por la jornada de Apd y descubre si estás o no preparado para los grandes cambios del sector. Y no transformarán un futuro lejano, sino que ya han cambiado por completo tu día a día. 


20 Junio 2017 a las 12:00h


20 Junio 2017 a las 14:00h


Hotel Intur Castellon, Castellon


Ver actividad

Loguéate para ver los documentos asociados si los hubiera