LA CONSULTORÍA SISTÉMICA PARA EL CRECIMIENTO EMPRESARIAL

Luis Dorrego 14-07-2017 (0)

Todas las empresas están preocupadas en conseguir su crecimiento empresarial especialmente en estos días de incertidumbre y de cambio continuo y la Consultoría Sistémica, o Configuraciones Sistémicas, pueden aportar soluciones a estas situaciones.

La situación actual en el mercado es cambiante y lo que antes podía funcionar ahora se enjuicia y se cambia.

Los obstáculos para el crecimiento son variados y estos son un breve ejemplo de lo que hoy existe para no conseguir el éxito:

  • Las empresas actualmente tienen una esperanza de vida de 12 años en Europa, en España de 10 años.
  • Los millennials traen un nuevo concepto de relación.
  • La real resistencia a los cambios de las personas y de las organizaciones.
  • La imparable digitalización como transformación profunda.
  • Un nuevo concepto de liderazgo, de poder y de relaciones entre las personas.

Y esta coyuntura no ayuda a la hora de emprender un desarrollo natural.

Como ya escribí en otro post, el trabajar desde una visión sistémica en las empresas contribuye a encontrar recursos y soluciones donde antes no se había mirado. Estas son: en el sentido de pertenencia, en el orden correcto dentro del sistema y en los intercambios adecuados en la compensación entre el dar y el recibir entre sus miembros.

Ante el deseo y la necesidad de crecer, pieza fundamental de toda organización, muchas veces nos paramos  demasiado a mirar los problemas que tenemos y en cómo encontrarles solución en lugar de observar cómo están colocadas las piezas de la organización y su relación entre ellas.

Habitualmente nos quedamos contemplando o actuando sobre una parte de la organización y nos perdemos que relaciones invisibles existen entre las diferentes partes o cuál es la posición del propio CEO en todo este asunto.

¿Qué ofrece la Consultoria Sistémica para el crecimiento empresarial?

Últimamente he trabajado con dos empresas que tenían en mismo problema: Querían crecer y se encontraban con diferentes obstáculos. Entonces sacamos los muñecos (la herramienta usamos para el diagnóstico) para configurar el sistema y lo oculto se reveló. En la primera, el CEO se dio cuenta que desde el lugar donde se había colocado no había forma de desarrollarse. El aún se encontraba “tirando del carro” que es los que hizo para construir la empresa y vio que tenía que cambiar de posición respecto a la organización. Que su tarea, a partir de ese momento, era la de supervisar y delegar más que antes. Incluso en la misma constelación encontró los recursos para poderse situar en su lugar, cosa que no había contemplado con anterioridad.

En la segunda organización, el director y propietario estaba pensando en cómo crecer tan rápidamente que se percató de que se encontraba tan lejos de la propia organización que esta se sentía abandonada por él. Inmediatamente se organizó para regresar a su sitio y dotar a sus colaboradores de la energía, valores herramientas necesarias para fortalecerse y desde ahí, emprender un futuro crecimiento.

¿Cómo hace la Consultoría Sistémica para contribuir a este objetivo?

Primeramente, las Constelaciones de Empresa, que así también se llaman, ofrecen un diagnóstico preciso y una visión completa de todo el sistema organizativo.

Es una visión “desde arriba” y no “desde dentro”, lo que permite un claro distanciamiento de los problemas. Aporta claridad racional dejando aparte lo puramente emocional que es la base de que nuestra mente no pueda decidir fríamente.

Asimismo, la Configuración ofrece la posibilidad de buscar recursos y soluciones.

Al sentirnos distanciados del problema, incluso, al relativizar sobre el asunto, nuestra mente se pone en funcionamiento y aporta nuevos aspectos para encontrar soluciones que antes no se habían contemplado, ofuscados por los sentimientos de frustración o de impotencia