Delegaciones Contacto

Anticipando el futuro. El mundo del trabajo después del Covid-19

Miércoles 17 de junio, de 10:00h a 11:00h

Visualiza el encuentro digital, ¡ya disponible!

Preguntas a los ponentes

MARC CALERO

 

 

Marc Calero

Director de Estrategia de Personas de Banc Sabadell

 

¿Qué ventajas competitivas supone a su juicio el correcto diseño de los espacios de trabajo para una organización y sus trabajadores?

El espacio es un elemento que genera cultura desde su propia definición, dado que permite nuevas formas de trabajo. Desde esta generación de cultura, los espacios son habilitadores del cambio.

¿En qué medida el espacio de trabajo va a ser un valor diferencial de cara a la experiencia del empleado en la nueva normalidad?

Más que un valor diferencial será un higiénico. Se deberá tener cierta especialización en la organización para diseñar espacios y tener flexibilidad. Las soluciones no serán eternas.

¿Crees que, hoy más que nunca, aflora la necesidad de un wellness corporativo en las organizaciones?

El cuidado de los empleados continuará siendo crítico. En la época del conocimiento, el cuidado de los empleados trasciende lo físico y requiere cuidado emocional y de otros aspectos de la persona.

Ana Bernabeu

 

 

Ana Bernabeu

Directora de RRHH de Port de Barcelona

 

En tu opinión, ¿cómo crees que será la experiencia de empleado post-Covid? ¿En qué medida influirá en ello el espacio de trabajo?

El COVID-19 ha sido un acelerador de tendencias que ha transformado radicalmente nuestra realidad, tanto en el ámbito personal como profesional. En este sentido, algunos de los ejes vertebradores de la experiencia del empleado, como son la cultura corporativa, la tecnología y los espacios de trabajo, seguirán en continua transformación en el corto y medio plazo. Parece claro que el factor “humano”, la importancia de las personas, ha salido reforzado tras la pandemia. En este sentido, los espacios de trabajo serán cada vez más un reflejo de esta nueva realidad post-Covid, donde se hará imprescindible poner el foco en tres ámbitos. En primer lugar, en la salud de los trabajadores y trabajadoras, adecuando los espacios a la necesidades presentes y futuras que se determinen. En segundo lugar, poniendo el énfasis en que estos espacios permitan el contacto presencial que la progresiva digitalización del día a día limitará. Servirán como lugares para reforzar el compromiso, el orgullo de pertenencia y favorecer encuentros entre diferentes áreas y departamentos. Finalmente, necesitaremos optimizar los espacios a la nueva realidad y desarrollar entornos más adaptables, flexibles y multifuncionales que, sobre todo, huyan de un modelo basado en el presencialismo.

¿En qué medida crees que el teletrabajo influirá en aspectos como la organización, la coordinación de los equipos o la espontaneidad del talento interno de las compañías?

El teletrabajo impacta de manera directa en las organizaciones y los equipos a todos los niveles. En este sentido, será necesario adaptar las dinámicas de la compañía para, especialmente, abandonar un modelo basado en el presencialismo para transformarlo en otro donde la confianza en las personas sea el eje sobre el que pivoten los equipos. Por lo tanto, es fundamental transitar hacia un modelo de liderazgo menos rígido, menos jerárquico, donde los managers orienten su actividad a potenciar la cohesión del equipo, dando un feedback más continuo y proponiendo objetivos claros en el corto plazo. De igual manera, en este nuevo modelo basado en la confianza, la transparencia y el respeto mutuo, será imprescindible la adecuación de espacios y tiempos para asegurar “ventanas de coincidencia” donde los diferentes empleados/as y equipos mantengan una relación más allá de la virtual, a fin de potenciar aspectos como, por ejemplo, el compromiso o el orgullo de pertenencia.

¿Crees que, a partir de ahora, la actividad presencial se verá afectada por lo digital, o asistimos a un binomio de carácter complementario con consecuencias positivas para ambas modalidades?

Evidentemente, cualquier cambio tiene consecuencias positivas y negativas. En este sentido, no hay una respuesta única pues existen multitud de escenarios y la respuesta dependerá, en gran medida, del sector, del tipo de trabajo, de la situación del mercado, etc. En muchos ámbitos la actividad presencial y digital serán complementarias puesto que, en un entorno más estable, el teletrabajo es la consolidación esperable de una tendencia que muchas organizaciones ya estábamos poniendo en marcha. Por lo tanto, en mi opinión, el reto será encontrar un equilibrio óptimo en cada momento y, a su vez, ser lo suficientemente flexibles para adaptarnos a los cambios y asumirlos organizativamente de forma sistémica, como algo propio e inherente a la nueva realidad. Para ello es importante no replicar el modelo de presencia en el contexto del teletrabajo y, de igual modo, dotar a nuestra nueva realidad empresarial de dinámicas presenciales que promuevan la relación y cohesión de equipos, elementos más difíciles de conseguir en un contexto telemático.

Alejandro Pociña - Steelcase

 

 

Alejandro Pociña

Presidente de Steelcase Iberia

 

¿Cómo será el mundo del trabajo después del COVID y que implicación tendrá en las empresas?

Esta crisis está sirviendo como propulsora de muchas de las tendencias que venimos observando en los últimos años. La forma en la que hemos estado trabajando durante estos meses ha contribuido a desdibujar las líneas en las jerarquías o la diferenciación entre vida personal y profesional, haciendo del trabajo un entorno más humano. También veníamos observando, sobre todo en las 180 organizaciones mundiales que formaron parte de American Business Roundtable, un mayor compromiso por invertir en los trabajadores y en las comunidades en las que operan, ayudando a conseguir el éxito de toda la sociedad en el largo plazo. Esta redefinición del propósito de las organizaciones, creemos que se verá impulsada por lo que nos está tocando vivir. Pero no debemos olvidarnos de que cuando poco a poco vayamos retomando el ritmo de nuestros negocios, la competencia será mucho más intensa que antes. Las empresas deberán poner en marcha todos sus recursos. La digitalización se verá propulsada, se revisarán las estrategias de deslocalización y se potenciará el mundo flexible. El mundo del trabajo después del COVID estará lleno de retos y oportunidades, y solo las personas y empresas que las aprovechen serán las que podrán sobrevivir.

¿Cree que, hoy más que nunca, aflora la necesidad de un wellness corporativo en las organizaciones?

Las personas son el verdadero activo de las organizaciones. En los momentos de crisis son las que verdaderamente pueden conseguir que una organización siga adelante y sobresalga frente a las demás. Pero las personas no van a poder aportar su potencial creativo e innovador si no se sienten bien. Nuestro bienestar es siempre lo primero, debe estar por encima de todo, y una organización puede influir a través de todo lo que hace en fomentarlo, o en todo lo contrario. En los momentos que estamos viviendo, estamos especialmente concienciados en que somos muy vulnerables. La vuelta a los espacios de trabajo puede suponer mucha incertidumbre y por eso es muy importante que las organizaciones pongan a sus personas en el centro de todas las medidas que tomen.

En base a su expertise, ¿cómo asegurar el bienestar físico, psicológico y cognitivo de las personas en un entorno laboral?

La manera en la que diseñamos nuestros espacios de trabajo tiene un efecto directo en el bienestar de las personas. Los 3 niveles del bienestar (físico, cognitivo y psicológico) están intrínsicamente relacionados y afectan a la manera en la que nos sentimos, aprendemos compartimos, nos concentramos o socializamos. La posibilidad de movernos a lo largo del día, de cambiar de postura, de poder elegir dónde trabajar en función de la tarea que debamos realizar, sin ruidos ni interrupciones, sabiendo que nuestro trabajo es valorado y que podemos encontrar el momento y el lugar para hablar con nuestros compañeros o supervisores etc. afecta a nuestro bienestar y por lo tanto a  nuestra capacidad para ser productivo y ofrecer todo nuestro potencial. En definitiva, lo que debemos conseguir es diseñar espacios a los que las personas vayan porque quieren ir. Porque encuentran todo lo que necesitan para ser creativos sabiendo que se está teniendo en cuenta su bienestar a todos los niveles.


Sobre el encuentro

Nunca nadie pudo predecir la situación que estamos viviendo ni cómo una crisis sanitaria podía afectar de tal manera a la forma en la que vivimos y nos relacionamos. La irrupción global del virus COVID-19 se sentirá por mucho tiempo ya que afecta a las vidas de nuestras familias, amigos, compañeros de trabajo, socios y clientes.

Hay que pensar, por lo tanto, en qué medidas de acción pueden llevar a cabo las organizaciónes para fomentar una cultura resiliente que repercuta de manera positiva en la productividad tanto de los empleados como de la propia compañía. Porque en esta nueva realidad, más que nunca, un entorno productivo se basa en asegurar el bienestar físico, psicológico y cognitivo de las personas. Cuando los equipos empiecen a regresar a la oficina las empresas van a tener que tomar algunas medidas para conseguir que sus trabajadores puedan aportar todo su potencial creativo y de innovación de manera que repercuta positivamente en la productividad de la compañía.

Te interesa acceder si:


Quieres conocer cómo será el mundo del trabajo después del COVID y que implicación tendrá en las empresas

A quién va dirigido:


A todos los profesionales que piensen que su trabajo ha quedado impactado por COVID19.

Expertos

¿Quieres más información?

Para cualquier consulta estamos a tu disposición:
610 53 21 90
Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica