Delegaciones Contacto
Opinión

A corto plazo solidaridad, pero a largo propósito y transformación

Somos líderes mundiales en donación de órganos para trasplantes, pero tenemos una baja tasa de asociacionismo en entidades del tercer sector, que trabajan todos los días en iniciativas sociales. Espectaculares en la acción, lentos en la prevención. Una contradicción de la sociedad española ante las crisis, que por buena lógica se debe trasladar a nuestras empresas y equipos directivos.

Sobre la respuesta de las empresas y empresarios españoles ante la crisis del COVID 19, sólo podemos estar orgullosos y aplaudir, y eso que sólo sabemos una parte muy pequeña que sale en los medios, pues muchas grandes empresas y pymes están aportando con pasión y en silencio. Una grandísima muestra de solidaridad.

La motivación para ello es que la crisis provoca reflexiones que hacen cambiar las prioridades de empresarios y directivos, transformando sus objetivos y propósitos. Mejor aún, no es que cambien, sino que hacen aflorar los verdaderos valores y compromisos que muchos llevan dentro, más allá de la visión tradicional de la cuenta de resultados.

Debemos reflexionar sobre cúal es el verdadero propósito de nuestra compañía y el nuestro mismo, y pensar si queremos ser actores de un impacto social positivo continuo y a largo plazo

La cuestión que planteo es, si tenemos una sólida, comprometida y potente sociedad empresarial y directiva actuando a corto plazo ante una crisis social explosiva, ¿cómo podemos conseguir que este impulso se mantenga y consolide a largo plazo y, además, nos ayude con las crisis de ciclo largo como el cambio climático? Creo que sólo hay un camino: reflexionando sobre cúal es el verdadero propósito de nuestra compañía y el nuestro mismo, y pensando en si realmente queremos ser actores de un impacto social positivo continuo y a largo plazo.

Aprovechemos la explosión de solidaridad a corto, como una fantástica energia que debe alimentar el motor empresarial y personal para que reflexionemos y consolidemos a largo lo que somos capaces de hacer a corto.

Con esta cuestión clara, el siguiente paso es enfocar cómo debemos transformar nuestra organización y equipos para que seamos consistentes y honestos, y con ello disponer de una compañía más sólida y resiliente para la próxima crisis, que vendrá o a lo mejor, ya la tenemos encima.

Por tanto, mi humilde píldora para las crisis, para los colegas empresarios y directivos: acción solidaria a corto, reflexión personal, revisión del propósito y transformación de equipos y gestión a largo.

Senén Ferreiro Páramo
Socio Director VALORA.
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica