Delegaciones Contacto
Artículo

Efectos del Brexit: así está el proceso un año y medio después de la votación

 El Brexit, neologismo con el que se designa a la salida de Reino Unido de la Unión Europea sigue siendo uno de los temas de la economía este año. Sobre todo porque los efectos del Brexit siguen afectando a la economía y las relaciones políticas europeas uno año y medio después de su votación.

Los hechos se remontaban cuatro años antes, cuando el 23 de enero de 2013 el por entonces primer ministro británico, David Cameron, hizo pública su intención de convocar un referéndum antes de 2018 que decidiera sobre la permanencia o no del Reino Unido en la Unión Europea. Después de la victoria del partido Conservador en las urnas y tras la aprobación del Parlamento para la celebración de la consulta, Cameron convocó el referéndum el 23 de junio de 2016.

El 51,9% de los votantes apoyó la postura conservadora y el restante 48,1% defendió la permanencia en la UE

Este ajustado resultado motivó aún más controversia en el país y, tan solo 24 horas después de que se conocieran los datos del referéndum, David Cameron anunció que en el mes de octubre presentaría su dimisión como primer ministro británico, resultando elegida como sustituta en el cargo la conservadora Theresa May.

¿Efectos esperados o sorprendentes?

El plan de negociación de la salida del Brexit aún no ha dado sus frutos. Los debates continúan y las posturas parecen no acercarse nunca en un asunto que ha levantado ampollas en un país, Reino Unido, que ya conoce por su historia lo que es enfrentarse a procesos de independencia –basta echar un vistazo atrás para recordad los casos de Irlanda del Norte y, sin irse tantos años para atrás, el de Escocia–.

Las consecuencias para la economía tampoco se hicieron esperar y, tras anunciarse el apoyo al Brexit, los ciudadanos británicos asistieron a una depreciación de la libra que llegó a ser interpretada por los expertos como el síntoma de que se equipararía al euro en cuanto a valor. Además, las empresas empezaron a atisbar nuevos horizontes fuera de la City londinense y se pudieron leer estudios que auguraban una pérdida de hasta 100.000 empleos –los mejores presagios anclaban la cifra en 7.000–.

A pesar de ello, un año y medio después del referéndum parece que las compañías han optado por mantenerse en Reino Unido, si bien es cierto que han empezado a atisbarse algunas bajas en las plantillas del sector de la automoción. Así se desprende del análisis elaborado por FTI Consulting, un estudio que intuye cierta confianza en que el Brexit no supondrá un cambio significativo en la relación comercial entre el país y la Unión Europea. Los empresarios españoles son los más escépticos al respecto y –según los datos del informe elaborado entre 2.500 empresas españolas, francesas, británicas y alemanas– son los que prevén un mayor impacto negativo en su facturación cuando el país del Big Ben y el ‘fish and chips’ abandone la Unión Europea.

Por el momento, parece que la negatividad del colectivo empresarial español respecto a su actividad tras el Brexit no tiene demasiado fundamento. Según declaraciones del presidente de la Cámara de Comercio Británica en España, Christopher Dottie, el Reino Unido es el mayor inversor europeo en nuestro país. El experto asegura que hasta ahora, la política de abandono comunitaria no ha influido en la tendencia inversora.

efectos-brexit

Nueva fecha clave: 31 de diciembre de 2020

Habrá que esperar para que la bandera británica deje de ondear en el Parlamento Europeo. El pasado 29 de enero, la Unión Europea dio luz verde a que Reino Unido cuente con casi dos años de margen para preparar su salida, es decir, que tendrá de plazo hasta el 31 de diciembre de 2020 para gestionar su transición fuera de la UE –prevista de manera efectiva para el 29 de marzo de 2019–.

Sin embargo, Reino Unido siguió mostrando sus posiciones de manera férrea y, casi un mes después de que se hiciese público el borrador con la fecha, comunicó su opinión sobre la fecha límite: no debería haber un día tope para dar por cerrado su adiós a la unión.

Por ahora, lo único cierto es que la Unión se ha mostrado férrea y, según el negociador francés del Brexit Michel Barnier, Reino Unido deberá “aceptar las reglas del juego” para beneficiarse de este plazo extra concedido. En otras palabras, Londres no tendrá permiso para activar ningún acuerdo comercial bilateral –aunque sí para empezar a negociarlos– sin contar con la aquiescencia de la Unión Europea. Además, seguirá acatando la jurisdicción comunitaria, estará sujeto a supervisión y no tendrá voz ni voto en las consultas parlamentarias.

¿Habrá un nuevo referéndum?

Las cosas no están claras en torno al Brexit. Tan es así que han surgido movimientos para frenar el Brexit que apoyan la celebración de un nuevo referéndum que determine, esta vez de manera definitiva, si Reino Unido sale o no de la Unión Europea. Entre ellos aparece un nuevo partido político, Renew, que se define como centrista y busca apoyo entre los votantes desilusionados de los partidos tradicionales.

Inspirado en la línea marcada por el movimiento ‘En Marche’ de Emmanuel Macron –con cuyos ideólogos han mantenido reuniones a lo largo de los meses–, la formación nació a finales del año pasado y se sustenta con la financiación de particulares y los propios candidatos.

Las encuestan arrojan cierta esperanza a la línea que sigue Renew: según un reciente sondeo de ICM elaborado para el periódico británico The Guardian, el 47% de los ciudadanos british votaría ‘sí’ a la celebración de un nuevo referéndum una vez que queden establecidos los acuerdos con los que se pondrá el punto y final a la relación entre la isla y la Unión Europea. En el otro bando, un 34% de los encuestados se opondría a reabrir un debate que parece no cerrarse nunca.

Han surgido movimientos para frenar el Brexit que apoyan la celebración de un nuevo referéndum que determine si Reino Unido sale o no de la Unión Europea

Pero no solo el partido Renew forma parte del movimiento anti Brexit. A tenor de las últimas noticias, parece que los jóvenes británicos tampoco están de acuerdo con la salida de la Unión Europea. “Los que tenemos que vivir con el Brexit no lo queremos”, puede leerse en las camisetas que llevan los millenials partidarios de permanecer en el mercado común y convocar una segunda votación.

“En cinco años seremos mayoría en el país”, afirma Femi Oluwoli, uno de los jóvenes que han querido sumarse a esta iniciativa de freno al Brexit que ha tomado por siglas OFOC, derivadas del nombre ‘Our Future, Our Choice’ –en español, ‘Nuestro Futuro, Nuestra Elección’. El argumento que sostienen es que, en cinco años, muchos de los electores que han votado sí a la salida de la UE habrán fallecido o serán tan mayores que ya no sufrirán las decisiones políticas.

Lo más llamativo del caso es que el instigador del movimiento es Lord Andrew Adonis, exsecretario de Estado de Gobierno del gobierno laborista de Tony Blair y asesor clave de Theresa May. Firme defensor de la permanencia de su país en la Unión Europea, Lord Adonis escribió una carta a la primera ministra informándole de que la iniciativa de retirada de la UE era “la peor ley que haya visto”. Solo un ejemplo más de la controvertida situación que el Brexit ha generado.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica