Delegaciones Contacto
Opinión

La resiliencia, a prueba

Dirigir una empresa es, entre otras muchas cuestiones, contar con todos los fenómenos imponderables e imprevisibles que nos puedan sobrevenir. La realidad, una vez más, nos vuelve a demostrar su capacidad de sorprender y golpear, aunque nunca por igual, a todos los miembros de la sociedad. Mientras desde las compañías nos preparábamos para una posible recesión económica que inversores, estados y organismos venían anunciando, la sombra de una crisis mayor, aunque también advertida, acechaba sin que nos diéramos cuenta.

La crisis del coronavirus ha puesto a prueba la capacidad de la sociedad para afrontar la primera pandemia realmente global que nos azota —mientras escribo estas líneas son ya más de 190 los países golpeados por el virus— y que amenaza con provocar una serie de cambios extremos en la forma de relacionarnos e incluso de concebir el mundo.

Mientras desde las compañías nos preparábamos para una posible recesión económica la sombra de una crisis mayor acechaba sin que nos diéramos cuenta

La resiliencia se define como la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a las situaciones adversas. Sin caer en manidos mantras como el que habla de la crisis como un sinónimo parcial de la oportunidad en el idioma chino, no cabe duda de que tenemos que aprovechar este momento que se nos presenta para plantear nuevas formas de concebir el trabajo, el crecimiento económico y la estructura social. La crisis del coronavirus ha puesto a prueba la resiliencia de países, empresas e individuos ante la enfermedad, los peligros y la incertidumbre.

En el caso específico de Mediapost, compañía que presta servicios muy diversos, son varias las formas que ha tomado esta crisis. En gran parte de los casos hemos podido paralizar la actividad o derivar el trabajo al hogar, no sin antes agilizar los esfuerzos técnicos y humanos para hacerlo posible. Desde el cese total de actividades no esenciales el 30 de marzo, las áreas de Mediapost dedicadas a la logística son, junto a aquellas que por su naturaleza permiten el teletrabajo, las únicas en marcha. Por si fuera poco, este fenómeno que sin duda definirá un antes y un después en la historia de la humanidad ha coincidido en el tiempo con el traslado de nuestra delegación central a unas nuevas instalaciones en el municipio de Yeles, haciendo aún mayor el reto al que nos enfrentamos.

Quedará presente nuestro agradecimiento a las personas que han hecho posible capear el temporal, tanto desde las empresas como desde la sociedad

El esfuerzo titánico de las personas que forman parte de Mediapost y, en especial, del equipo encargado de la gestión, la organización y la ejecución de este traslado, dan cuenta del grado de resiliencia de la compañía y nos hacen ser más conscientes si cabe de que son las personas que forman parte de ella quienes marcan esta cuestión. Cuando todo esto termine, cuando queramos y podamos olvidar esta pesadilla, quedará presente nuestro agradecimiento a las personas que han hecho posible capear el temporal, tanto desde las empresas como desde la sociedad.

Al personal médico y de enfermería, de transportes, de limpieza y mantenimiento, a las trabajadoras y trabajadores de supermercados y farmacias, a la gente responsable que permanece en sus casas, a todas las personas que harán posible superar esta crisis: gracias.

Ignacio Pi
Responsable Global Mediapost Group.
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica