Delegaciones Contacto
Artículo

Las técnicas de gestión empresarial que serán tendencia en 2018

Tras el parón veraniego en septiembre las empresas recobran su actividad normal y se preparan para afrontar un nuevo curso que consolide sus logros y amplíe sus metas. Desde la Asociación para el Progreso de la Dirección analizamos las diez técnicas de gestión empresarial clave que marcarán tendencia el próximo año.

1. Crear una experiencia de trabajo para el empleado

En la gestión de personal impera un principio básico: si un empleado se siente parte de la empresa su productividad y compromiso aumentarán. En un mercado tan dinámico como el actual donde hay impera la movilidad laboral conseguir que los empleados se sientan parte del proyecto no es fácil.

Por ello actualmente el concepto ha evolucionado hasta el employee experience, es decir, la experiencia de sentirse empleado. El nuevo curso traerá iniciativas para incrementar el contrato social de los empleados que relacione una experiencia placentera con el horario laboral. De este modo es imprescindible que individualmente el empleado se sienta ilusionado con el proyecto global de la empresa y vinculado a todas las áreas. Esto va en línea con una gestión abierta que sepa canalizar el capital humano hacia un modelo transversal de liderazgo.

2. Crear comunidad

No sólo de iniciativas individuales vive el hombre. Este año se reforzará la idea de que para tener una empresa fuerte hace falta tener una empresa fuerte, hace falta tener un grupo unido. Además de que la dirección trabaje individualmente con los empleados es necesario crear comunidad para que se sientan parte de algo importante.

Para llevar esto acabo hay distintas iniciativas como desarrollar campañas de marketing internas en colaboración con el equipo de Recursos Humanos que hagan la experiencia de trabajar algo digno de admirar, además así se retiene el talento. Crear puestos de embajadores de empresa es una buena idea para exteriorizar y compartir con otras organizaciones las campañas internas. Por último, es altamente positivo organizar momentos de esparcimiento con los empleados para crear lazos fuera de la oficina. Estas acciones pueden ser desde cuestiones complejas como juegos de rol y equipo, hasta un after work informal.

3. Sí a trabajar en la oficina

En los últimos años el concepto de trabajo en casa se ha expandido mucho, es una experiencia positiva para el trabajador porque le pemitirá una mayor conciliación familiar. Pero no se puede olvidar que el único modo de que una plantilla funcione es que esté unida, de modo que el trabajo en casa debe ser un recurso para momentos concretos, no una regla general. Es necesario potenciar el trabajo en grupo, la comunicación directa de los empleados y tener espacios de discusión en la oficina que dinamicen la producción.

4. Comunicación constante

Uno de los grandes retos de este nuevo curso será lograr la comunicación constante y verdadera con todos los empleados de la empresa. La digitalización y los nuevos canales de comunicación invitan a huir de evaluaciones anuales de desempeño y optar por un feedback constante. Esto es más fácil de realizar si en lugar de por objetivos anuales en la empresa se trabaja por proyectos -que además favorecen el trabajo en grupo-, ya que permitirán una comunicación más constante.

En este sentido es muy interesante plantearse tener un canal de comunicación laboral a través de algunas de las aplicaciones móviles del mercado como Slack o HipChat, de este modo los empleados no se perderán en una vorágine de correos electrónicos y podrán tener un canal más fluido. Además, la mayoría de estas app permiten crear varios sentidos de comunicación y grupos que se pueden usar temáticamente.

5. Formación, formación, formación

Cada vez son las empresas que apuestan por dar formación continua a sus empleados. Una tendencia que se va a consolidar en 2018 ya que permiten no sólo que la empresa se consolide, sino también que siga creciendo. Día a día surgen nuevos proyectos que requieren de especialistas en todas las áreas, si nos adelantamos al mercado conseguiremos ser más competitivos y crear una estructura sostenida de costes en esta materia ya que podremos planificarnos con antelación.

6. Trabajar en la nube

Actualmente en todos los sectores de las empresas se trabaja con al menos dos dispositivos -un móvil y un ordenador- por ello es imprescindible crear un sistema que permita trabajar on line y desde cualquier aparato. Hay cantidad de gestores de almacenamiento en línea, pero es necesario usar uno que además permita crear documentos en la propia nube y abrir canales de comunicación simultáneos.

Este tipo de iniciativas no sólo consolidarán los grupos de trabajo, sino que abaratará costes tanto de material de oficina como de producción y lograremos una producción más colaborativa y rápida.

7. Aplicar el Big Data

Hoy por hoy es imprescindible que aprendamos a gestionar nuestros datos y sacarles provecho. En 2018 vamos a asistir a la consagración de esta vertiente empresarial ya que cada vez más las empresas van a requerir de especialistas en este campo que sean capaces de hacer una estrategia constructiva sobre el manejo de datos a gran escala. Además, para el ámbito de los recursos humanos también será fundamental para poder minimizar el trabajo administrativo y centrarnos en la creación de grupos humanos dinámicos que puedan abrirse a nuevos retos.

8. Tener líderes tecnológicos

La transformación digital debe llegar a todas las capas de la empresa. El hecho tecnológico en sí mismo no implica ningún cambio, sino que se debe inculcar una mentalidad innovadora en los líderes de nuestra empresa. Para ello es necesario que adopten los nuevos recursos que se pongan a su disposición en el día a día, pero también que estén abiertos al cambio constante y sean capaces de ver modelos de negocio transversales.

En este sentido, es fundamental que un líder tecnológico esté al día de las novedades del sector y tenga una presencia alta en redes sociales, así se creará una imagen de marca dinámica y la empresa podrá adelantarse a las necesidades de los clientes.

9. Fábricas del siglo XXI

Los robots ya no están sólo en las películas. Las plantas de fabricación y distribución deben ir cada vez más hacia una robotización mayor que permita un mantenimiento más sencillo y que aumente la calidad del resultado final. Además, con este tipo de soluciones disminuyen los riesgos laborales, ya que los trabajos de mayor riesgo los asumen las máquinas.

10. Tener un buen calendario editorial

En una empresa la planificación lo es todo, sólo teniendo una buena organización a todos los niveles lograremos maximizar los recursos y aumentar la rentabilidad del trabajo. En el ámbito de la comunicación es aún más importante ya que sólo con una buena estrategia de contenidos logremos un posicionamiento web y una buena difusión de marca a través de redes sociales. A partir de una estrategia sólida crea un calendario editorial que se ajuste a tus necesidades y recursos.

¿Qué pasará si no desarrollo estos consejos?

Hacer caso omiso a las nuevas técnicas de gestión empresarial tiene una consecuencia muy clara: tu empresa dejará de ser competitiva. El maná tecnológico sólo es útil si lo aplicamos correctamente y para ello es fundamental escuchar a los expertos. La progresiva pérdida de rentabilidad será la primera consecuencia, así como un decaimiento de tu imagen de marca al no crear una estrategia comunicativa acorde a los tiempos.

Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica