Delegaciones Contacto
Artículo

La nueva ley de cookies en la UE y su propósito

La nueva ley de cookies se creó para regular uno de los componentes más conocidos y más representativos de lo que es nuestra experiencia online como usuarios. Al mismo tiempo, impone ciertas obligaciones a las empresas que gestionan las cookies de sus páginas webs. Por lo que es necesario conocer cuál es la legislación de la UE para poder cumplir con ella.

¿En qué consiste la nueva ley de cookies en la UE?

En el año 2011, la Unión Europea dictaminó que todos los usuarios tenían que poder conocer y comprender qué son las cookies y para qué se utilizaban en las páginas web que visitaban. Hay que tener claro que cada web las utilizaba de una forma distinta y con sus propios fines. Además, obligó a los sitios web a que se diera la opción de no querer aceptarlas de una forma libre.

Con la aprobación de esta ley, conocida como Directiva 2009/136, se ordenó que todos los países miembros de la UE tenían que crear sus propias leyes, donde obligaran a los sitios web a obtener un consentimiento informado antes de que recuperaran o almacenaran cualquier tipo de datos del usuario y de sus dispositivos o equipos informáticos.

Acciones que la ley exige

  • Cuando un usuario visita una página web, tiene que ser informado al instante de que ese sitio utiliza cookies.
  • Hay que ofrecer una información detallada sobre el uso que se dará a los datos recopilados a través de este sistema.
  • La página web debe ofrecer, al usuario que accede, la posibilidad de rechazar o de aceptar las políticas de uso de cookies que realiza.
  • En caso de que un usuario se niegue, es necesario estar seguros de que su elección es tenida en cuenta.

¿Cuál es el propósito de la ley de cookies para la UE?

La nueva ley de cookies en la UE cuál es su propósitoLo primero que hay que saber es que las cookies son archivos que contienen datos temporales, los cuales permiten a los sitios web que visitamos con mayor frecuencia mantener un registro de cuáles son nuestras preferencias, de esta manera, no estamos obligados a iniciar sesión cada vez.

Aunque es cierto que su uso suele estar asociado a un gran número de ventajas, tanto para el usuario como para las empresas, el uso de esta tecnología plantea también una serie de problemas de seguridad.

Las cookies son archivos que contienen datos temporales, los cuales permiten a los sitios web que visitamos con mayor frecuencia

Existen unas cookies denominadas de rastreo, que son aquellas que terceras empresas colocan para obtener un beneficio publicitario. A través de ellas pueden obtener información de los hábitos de navegación de cada uno de los usuarios, de qué productos o servicios son los que consulta y cuáles acaba comprando. Con estos datos pueden, posteriormente, diseñar campañas de publicidad específicas para cada uno de los usuarios.

La opinión de los usuarios

Existen usuarios a los que esta política de uso de las cookies les parece muy beneficioso. Por ejemplo, si están buscando un producto con el mejor precio posible, ese agregado de terceros les podría ayudar a encontrarlo. También los propietarios se benefician de ellas ya que pueden ser muy lucrativas y, para ello, es necesario crear publicidad muy específica y muy orientada.

Sin embargo, hay otros usuarios a los que la vulneración de su privacidad les preocupa y les parece un ataque a sus derechos. No les resulta agradable que pueda conocer qué movimiento realizan en cada momento o utilizar sus historiales de navegación para obtener beneficios.

Características del consentimiento del uso de cookies

Para poder instalar y utilizar las cookies, así como toda la información que puede obtener de cada uno de los usuarios que acceden a la web, es necesario obtener su consentimiento. El consentimiento se puede obtener a través de formularios donde se detalle expresamente su finalidad, o a través de un apartado específico donde se solicita que acepte o consienta su utilización.

La nueva ley está pensada para que el usuario tenga, en todo momento, conocimiento sobre el uso que se está dando de los datos que aporta

Una de las formas más habituales de obtenerlo es a través de una acción realizada por el usuario que lo infiere. Para poder utilizar este sistema, indicando por ejemplo que, si sigue navegando en la web, se dará por consentido, es necesario poder demostrar que se le ha facilitado la información de una forma clara y accesible. El método más común es el texto que aparece en la parte inferior de una página web nada más acceder a ella.

Cómo cumplir con la ley

  1. Se debe informar al usuario de una forma clara sobre su funcionamiento en la página web.
  2. Cada sitio web puede ser inspeccionado e obligar a rendir cuentas sobre los procesos de los datos que están vinculados a la web. La parte más compleja de este aspecto es el enorme volumen de información de terceros que se suele manejar.
  3. Debe existir un consentimiento previo. Esto significa que no se pueden instalar las cookies antes de que el usuario haya aceptado expresamente su utilización. Sin embargo, sí están permitidas las que son estrictamente necesarias para el funcionamiento del sitio web.
  4. El consentimiento, con esta nueva ley, debe obtenerse a través de una acción evidente y afirmativa. Antes de la aparición de la ley, simplemente aparecían banners en los que únicamente existía la opción de aceptar la política. Ahora, esto ya no es suficiente y se debe dar una opción de poder rechazarla.
  5. El usuario debe poder retirar, en el momento que quiera, la autorización que previamente había dado. Para esto, es importante tener claro que los usuarios pueden acceder a su declaración de consentimiento en cualquier momento y que, además, puede modificarla o retirarla de forma íntegra.
  6. El usuario debe renovar el consentimiento cada 12 meses.
  7. Se debe utilizar un lenguaje sencillo para que el usuario pueda entender, de una forma clara y transparente, qué tratamiento se le va a dar a sus datos.
  8. Los consentimientos recibidos se deben almacenar en un lugar seguro, de esta manera se podrán utilizar en caso de inspección.

La nueva ley está pensada para que el usuario tenga, en todo momento, conocimiento sobre el uso que se está dando de los datos que aporta. Además, ahora podrá acceder a ella en todo momento y eliminarla cuando lo desee, por lo que está más protegido.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica