Delegaciones Contacto
Artículo

Miriam González Durántez: “La ley siempre va por detrás de la sociedad, en todos los campos”

Miriam González Durántez, Socia de Dechert LLP en Londres y especialista en Comercio Internacional

Es abogada, castellana de pura cepa –de Olmedo concretamente–, y una de las españolas más influyentes de ‘la City’. Afincada en Londres desde hace años y madre de 3 hijos varones, se declara feminista y firme defensora de la igualdad (real) entre hombres y mujeres. Optimista, pero exigente, lo tiene claro: “sí que avanzamos, pero no hay excusa para no hacerlo más deprisa”.

 

Igualdad sobre el papel vs. realidad. “Poco a poco avanzamos hacia la igualdad”, suele decirse cuando se habla de brecha de género. ¿Es cierto?

Sí que avanzamos: cuando yo tenía ocho años las mujeres españolas no podían tener cuentas corrientes y hoy tenemos a una mujer española que preside el banco más grande de la Eurozona. Pero no hay excusa para no avanzar más deprisa. Si seguimos mirando hacia otro lado o contentándonos con mejoras cosméticas, vamos a tardar décadas en lograr una sociedad en la que hombres y mujeres tengan igualdad real de oportunidades. Con respecto a la brecha salarial, por ejemplo, al ritmo actual las bisnietas de mis bisnietas seguirán viviendo en un mundo con brecha salarial; ¡es algo inaceptable!

Movimientos sociales como #metoo o las movilizaciones de mujeres después de la elección de Trump o en el Día Internacional de la Mujer han conseguido despertar la conciencia de la sociedad (hombres y mujeres, de todas las edades y grupos sociales) sobre la falta de igualdad de oportunidades. Es crucial que a la vez que esa toma de conciencia continúa, logremos además traducirla en cambios efectivos. Y una de esas áreas en las que se pueden lograr cambios positivos rápidos es en el acceso a ‘role models’ para todas las niñas: si logramos hacer un uso inteligente de la tecnología actual, deberíamos ser capaces de ofrecer a todas las niñas con acceso a internet, acceso a miles de mujeres inspiradoras a seguir para lograr democratizar el acceso para todas, independientemente del país, el grupo social o el nivel económico de la familia donde hayan nacido.

Si seguimos contentándonos con mejoras cosméticas, vamos a tardar décadas en lograr una sociedad en la que hombres y mujeres tengan igualdad real de oportunidades

¿El reto va más por lo legal o por lo social?

La ley siempre va por detrás de la sociedad, en todos los campos. Socialmente estamos ante un cambio real en el que la igualdad de género ya no se considera solo un asunto ‘de mujeres’, sino que es algo que divide la sociedad: hombres y mujeres que están a favor de una sociedad con igualdad real, y hombres y también mujeres que no lo están. En el momento en el que la lucha por la igualdad de género se convierte en algo más amplio que afecta tanto a mujeres como a hombres, es imparable.

 

Artículo Durántez

¿Qué mejoras normativas verías en una nueva Ley de Igualdad? ¿Consideras necesario realizar una nueva actualización?

Claramente hay que seguir mejorando la legislación sobre violencia de género. Sería conveniente actualizar la legislación con respecto al permiso de paternidad, la transparencia sobre la desigualdad salarial… Pero en mi opinión, los dos campos determinantes para cambiar la disparidad son las estructuras estatales que faciliten el cuidado de los hijos; y reformar el sistema impositivo para facilitar que no tengan que ser mayoritariamente siempre las mujeres las que se encarguen primordialmente del cuidado de los hijos y de las casas.

En el momento en el que la lucha por la igualdad de género se convierte en algo más amplio que afecta tanto a mujeres como a hombres, es imparable

Según tu propia experiencia, ¿qué prácticas de gobernanza en el ámbito anglosajón podrían servir de ejemplo en nuestro país?

En Reino Unido la legislación está obligando a todas las empresas con más de 250 trabajadores a publicar un análisis sobre la disparidad salarial en su empresa. La obligación entró en vigor el pasado 4 de abril. Y ese informe hay que actualizarlo cada año, por lo que el segundo año las empresas con grandes disparidades (partan desde el punto que partan) van a tener que mejorar sus cifras de igualdad si no quieren sufrir un serio coste reputacional. La medida se aprobó durante el Gobierno de Coalición en el 2015. Recuerdo perfectamente cómo los Liberales, con mi marido Nick Clegg como líder, querían que la medida se aplicase también a empresas más pequeñas, pero los conservadores, liderados por David Cameron (y con Theresa May como Ministra de Interior) se negaron a ello y amenazaron con vetar la legislación. Al final en el Reino Unido, el aplicarlo a las empresas de 250 empleados fue el único compromiso posible, pero sería útil que esa medida se aplicase de forma más amplia tanto en empresas como en la administración.

¿Qué cambia en la sociedad cuando hay más referentes femeninos?

Casi todas las mujeres –las mayores, las jóvenes, las que tienen éxito profesional, las que no lo tienen…– son ‘referentes femeninos’. Todas tienen algo que aportar y las niñas pueden aprender de todas ellas. Es una pena que todavía haya niñas que piensan que hay trabajos o deportes o actividades que ‘no son de mujeres’. Y la mejor manera de convencerlas de que las cosas que ‘no son de mujeres’ no existen es enseñarles todas las cosas que las mujeres ya hacen. Y además, contarles que deben elegir lo que quieren hacer en la vida con libertad y sin sentirse condicionadas por estereotipos absurdos.

Es una pena que todavía haya niñas que piensan que hay trabajos o deportes o actividades que ‘no son de mujeres’

 

Durántez 3INSPIRING GIRLS: ¿DE DÓNDE NACE LA IDEA?

Inspiring Girls surge en 2013, cuando lancé una campaña en el Reino unido llamada Inspiring Women con el objetivo de conectar a las niñas británicas con mujeres ‘inspiradoras’. Tratamos de hacerlas ver que hay cientos de miles de modelos de mujer que, aunque quizás no son conocidas y no salen en televisión o en las revistas, son un ejemplo fantástico para niñas y jóvenes. Involucramos a 26.000 mujeres de todo el país (jóvenes, mayores, senior, junior, trabajando a tiempo parcial o completo, de todos los sectores profesionales, amas de casa…) para que acudieran a colegios a hablar con las niñas y contarles sus experiencias, su trabajo, su vida. En el Reino Unido logramos conectar con un cuarto de millón de niñas, y el programa sigue funcionando con un apoyo fortísimo por parte de todos los sectores de la sociedad, todos los grupos políticos, los medios de comunicación… Hace dos años decidí lanzar el proyecto internacionalmente. La acogida que hemos tenido a nivel internacional ha sido emocionante. Ya estamos en 6 países y en los próximos meses lo lanzaremos en dos más. ¡Casi no damos abasto para atender las peticiones que nos llegan!

Lo mejor del proyecto es ese momento en que puedes ver en los ojos de las niñas que se han dado cuenta de que esa mujer que sobre el papel les parecía inalcanzable, en el fondo es una mujer normal y que no hace tanto tiempo tenía las mismas dudas, preocupaciones e inseguridades que ahora tienen ellas.

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica