Delegaciones Contacto
Opinión

Perder en el Tener, ganar en el Ser

Escribo estas líneas con la ilusión de que puedan ser de alguna ayuda en estos momentos de excepcional complejidad y confusión. 

La mayoría de nosotros no hemos vivido nunca una situación como la actual y eso, puede llenarnos de inquietud y ansiedad. Todo esto es normal porque es humano. Si ya antes vivíamos en un mundo volátil e incierto, ahora esa volatilidad e incertidumbre están aumentando no de forma lineal, sino exponencial. 

No hay que ser muy inteligente para darse cuenta de que vamos a perder mucho de lo que tenemos y el bienestar del que nuestra sociedad disfrutaba, se va a ver muy mermado. Si hay algo que no podemos hacer es “meter la cabeza en un hoyo” como se atribuye erróneamente al avestruz. 

Es momento para desplazar entre todos al dinero de ese centro sobre el que gira nuestra sociedad y ponernos nosotros los seres humanos donde nos corresponde y que es precisamente ahí

Como cirujano durante veintiséis años he sido testigo de lo difícil que es perder algo tan precioso como la salud y lo mucho que cuesta aceptarlo, sobre todo cuando no se ha hecho nada para “merecerlo”. Tampoco podemos minimizar en absoluto la dureza que supone perder aquellos recursos económicos que están permitiendo mantener a tantas familias. Sin embargo, una cosa es aceptar, asumir la dureza de la prueba y otra muy distinta, es caer en una sensación de impotencia y desesperanza. Si así lo hacemos, convertiremos una situación compleja en una situación irresoluble. 

Los vacíos del ser no se pueden rellenar con el tener. Una persona puede tener poder, fama y fortuna y, sin embargo, no ser feliz. Sin embargo, una persona que crezca en el ser, acabará teniendo un impacto en el tener. Quien elija en estos momentos ser más abierto, más cercano, más comprensivo, más paciente, más humilde, más generoso y más entusiasta, empezará a pensar con más claridad y tomará mejores decisiones. Esto producirá nuevos resultados que se materializarán antes o después en el tener.

No es momento para aferrarse a lo conocido ni a lo controlable. Es momento para abrirse al aprender, al crecer, al mejorar y al contribuir. 

Recordemos que toda la magia la vamos a encontrar fuera de nuestra “zona de confort” y ahora, estamos todos fuera de ella. Podemos llenarnos de ira y buscar culpables. Podemos también dejar que nuestro ánimo se hunda y caer en una depresión. Podemos pensar que, si yo dejo de tener, también dejo de ser, porque “tanto tengo, tanto valgo”. Sin embargo, también podemos considerar que este es un momento de transformación y un momento para desplazar entre todos al dinero de ese centro sobre el que gira nuestra sociedad y ponernos nosotros los seres humanos donde nos corresponde y que es precisamente ahí. 

Tenemos que dejar de ver al ser humano como un simple objeto para conseguir beneficios y empezar a verle como un fin en sí mismo

Eso no ha de convertirnos en seres más arrogantes, sino mucho más humanos. Eso ha de permitir que dejemos de ver al ser humano como un simple objeto para conseguir beneficios y empezar a verle como un fin en sí mismo. 

El éxito económico, el éxito en el tener sí genera bienestar, pero lo que no genera es paz interior y felicidad. Sin embargo, quien es feliz trabaja con más ilusión, despliega en mayor medida su creatividad y ello, indirectamente, también favorece la prosperidad.

Albert Camus describió con gran belleza la fuerza del Ser:

En medio del odio, encontré en mi, un amor invencible.

En medio de las lágrimas, encontré en mi, una sonrisa invencible.

En medio del caos, encontré en mi, una calma invencible.

Me di cuenta, a pesar de todo, que, en medio del invierno, encontré en mi un verano invencible. Y eso me hace feliz, porque no importa lo duro que el mundo empuje en mi contra, dentro de mi hay algo mejor empujando de vuelta.

Mario Alonso Puig
Médico especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo.
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica