Delegaciones Contacto
Artículo

Cultura corporativa y pensamiento creativo: ¡potencia tu compañía!

A día de hoy, no cabe duda de que la cultura corporativa se postula como un elemento imprescindible para el desarrollo interno y la puesta en marcha de procesos de digitalización de cualquier compañía. Pero, ¿sabemos realmente cuáles son las claves y las palancas estratégicas para su correcta transformación?

3 claves para la transformación de la cultura corporativa

En palabras de Yolanda Romero, Socia Fundadora de Intalentgy, y Vanessa Carrera, Socia Directora de inKNOWation España, “por encima de todo se necesita compromiso y determinación por parte de la Dirección General y del Comité de Dirección de la compañía. El alcance de los proyectos de transformación de cultura corporativa ha de ser profundo, y eso necesita tiempo y empuje. Aunque seamos muy ágiles en el planteamiento e implantación del proyecto, hemos de saber que no es inmediato. Al menos se necesita 1 año para medir y luego movilizar las estructuras y las actitudes. No hay una app de instalación rápida. Por otro lado, el impacto emocional y las expectativas que se generan también han de tenerse en cuenta, por lo que es clave buscar el momento adecuado. Sin embargo, si tardamos mucho en decidir cada vez se hace más compleja la transformación. Por eso es tan necesario que el equipo directivo crea en el proyecto y haga de motor y palanca”.

Es fundamental que haya una involucración de los empleados en las acciones. Que sean ellos los protagonistas porque ellos son los que crean la cultura real del día a día

Asimismo, Romero destaca la importancia de contar con un plan de regeneración corporativo, “de un mapa de ruta que describa las diferentes acciones que se van a realizar en todos los niveles y áreas, y cómo están alineados y coordinados. Este plan será impulsado por perfiles que harán de ‘movilizadores y embajadores’. Es fundamental que haya una involucración de los empleados en la realización de las acciones, que sean ellos los protagonistas porque ellos son los que crean la cultura real del día a día”.

Por último, la experta de Intalentgy señala la idoneidad de impulsar un plan de comunicación interna, ya que “la gestión de expectativas y la homogeneización de los mensajes es fundamental”. Por ello, según Romero, “es necesario diseñar y divulgar adecuadamente la información. En proyectos de transformación todo lo que no se comunica de forma clara, los empleados ‘lo suponen’ y esto provoca frustración y ralentización en el proyecto”.

cultura corporativa

Mitología y Cultura Corporativa

En opinión de Yolanda Romero, “la Mitología clásica y también otras más actuales, nos brindan metáforas y analogías que hoy nos siguen ayudando a comprender, entender y afrontar la naturaleza humana así como los escenarios y retos a los que nos enfrentamos dentro de las organizaciones. Por ejemplo, podemos ver que existen los cíclopes en las empresas, podemos hablar de Orfeo y la confianza, del clan espartano, y de la necesidad de oráculos, entre otros”.

Pero más haya de la mitología, la realidad es que “siempre que haya un proceso de cambio, evolución o transformación, sea o no digital, ha de existir una meta clara y un ‘para qué’ lo hacemos. Hemos de realizar una adecuada ‘venta del cambio’ con los pros y los contras. Si los empleados no ven de forma clara y rápida los beneficios de la transformación habrá mayor resistencia al cambio”.

Cultura corporativa, pero también actitud y pensamiento creativo

Tal y como Vanessa Carrera destaca, “el entorno empresarial está cambiando. Venimos de un paradigma en el que la realidad empresarial era más estable. Era más o menos sencillo preveer lo que iba a ocurrir en los próximos años y prepararte para ello. Pero actualmente el paradigma es bien diferente: las tendencias tecnológicas marcan un ritmo de cambios trepidante. En este contexto, necesitamos líderes que sepan responder a las necesaridades cambiantes de los usuarios, que sepan aprovechar las nuevas tendencias y oportunidades tecnológicas, que sepan dar respuesta de una manera ágil a los nuevos problemas, que sepan adelantarse a los nuevos playersPor eso, necesitamos líderes con una actitud innovadora capaces de responder de forma exitosa en un entorno cambiante. Líderes que se mueven desde la confianza, en lugar de desde el miedo”.

Necesitamos líderes con una actitud innovadora capaces de responder de forma exitosa en un entorno cambiante. Líderes que se mueven desde la confianza

Y una de las claves para desarrollar el pensamiento creativo, es la actitud. “Me gusta decir que la actitud es como el terreno”, señala Carrera, explicando que “.¿te imaginas plantar una semilla en un terreno de asfalto? ¿Qué nacería? Primero tenemos que preparar la actitud (el terreno) y luego poner herramientas, técnicas, conocimientos y metodologías creativas”.

¿Pero qué actitud necesita la creatividad?  Para la experta de InKNOWation España, tres elementos:

  • Confianza. “A mí me gusta decir que es importante ‘creer para crear’. Saber que es posible cambiar algo, tener la confianza en uno mismo, en el otro/equipo y en el proceso. Desde el miedo (al fracaso, al que dirán…) no nos dejamos desplegar nuestra capacidad creativa  Por eso, es importante trabajar para crear contextos de confianza e innovación”.
  • Motivación. “¿Para qué quieres ser creativo? Conecta con tus razones de peso para ser creativo”.
  • Aplazar el juicio. “Es fundamental tener la capacidad de aplazar el juicio sobre lo que se puedo o no hacer. Juzgamos desde nuestra zona de confort, desde lo que conocemos. Si queremos ser creativos tendremos que identificar y en muchos casos transformar nuestras creencias y juicios”. 

cultura corporativa

Desing Thinking y Creative Problem Solving 

Para Carrera, “el Design Thinking es una metodología con el fin de generar ideas innovadoras que centra su eficacia en entender y dar solución a las necesidades reales de los usuarios. Proviene de la forma en la que trabajan los diseñadores de producto. Se empezó a desarrollar en Stanford en los años 70. Por su parte, Creative Problem Solving es una metodología que se basa en entender bien el problema para luego genera ideas para solucionarlo. Muchas veces generamos ideas para el problema que no es, y desde ahí la innovación no llega. Se basa en explorar e investigar en profundidad para que luego la fase de ideación sea mucho más éxitosa. La combinación de ambas metodologías, trabajando siempre primero la actitud -la base- da como resultado un método para generar soluciones innovadoras centradas en las necesidades de los usuarios”, concluye.

Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica