Delegaciones Contacto
Artículo

Productividad personal: ¿quieres acabar con el “trabajo mucho y avanzo poco”?

No cabe duda de que vivimos en un entorno en el que todo es urgente, las cosas cambian demasiado deprisa y falta tiempo para tanta información… sobre todo, en el mundo de la empresa. Pero que no cunda el pánico. Si el día a día te desborda, y es agotador; si no acabarlo todo es frustrante, o si a veces tienes la sensación de trabajar mucho y avanzar poco… tranquilo. Hay solución en cuanto a productividad personal se refiere.

Para José Miguel Bolívar Galiano, Socio de OPTIMA LAB, esta tiene nombre y apellidos: metodología GTD (Getting Things Done). En palabras de Bolívar, “GTD® es una metodología sencilla, potente y adaptable, para ganar enfoque y mantener la sensación de control en un mundo en constante cambio. Su flexibilidad la hace útil para cualquier perfil profesional que tenga más trabajo para hacer, que tiempo para hacerlo, y cuente con un mínimo grado de autonomía personal”.

Trabajar distinto para la productividad personal

Hablamos, en definitiva, de una forma de trabajar distinta. Y es que, tal y como también afirma el experto de OPTIMA LAB, “a diferencia de los consejos bienintencionados, pero poco realistas, del viejo paradigma de la gestión del tiempo, ​GTD®  ha demostrado ser muy efectiva a la hora de superar los retos crecientes a los que tienen que enfrentarse los profesionales y las organizaciones modernas. Para ello,​ p​ropone la puesta en práctica de una serie de principios productivos ​concretos, actualmente avalados por la neurociencia“.

Más concretamente, “GTD® se basa en un proceso sencillo de cinco pasos, combinado con mejores prácticas fácilmente adoptables y estrategias contrastadas para eliminar distracciones, gestionar interrupciones y que las personas se enfoquen en las cosas más significativas a través de hábitos concretos que cualquiera puede aprender y aplicar”.

GTD® se basa en un proceso sencillo de cinco pasos, combinado con mejores prácticas fácilmente adoptables y estrategias contrastadas para eliminar distracciones

Propuesta por David Allen en el año 2001, la metodología Getting Things Done (GTD®) es una alternativa de eficacia probada que facilita la organización y gestión personal de los profesionales, contribuye a eliminar el estrés y mejora la eficiencia de las personas y la competitividad de las organizaciones, “lo que la ha convertido en pocos años en el nuevo estándar en productividad personal para el siglo XXI”, asegura José Miguel Bolívar.

La cuestión es… ¿se puede medir la productividad y efectividad de las plantillas?

Según Bolívar, “depende de a qué nos refiramos con estos términos. Si hablamos de la productividad personal de un trabajador manual en una cadena de producción, por supuesto que se puede medir, ya que hablamos de una productividad que depende mayoritariamente de factores cuantitativos. Por el contrario, si hablamos de la productividad de un profesional del conocimiento, su medición es más compleja, ya que intervienen diversos factores cualitativos, muchos de los cuales no pueden medirse hasta pasado un tiempo, en función de los resultados obtenidos”.

Precisamente estos factores cualitativos son el motivo por el que el trabajo del conocimiento es el único en el que tienen sentido expresiones como ‘no he parado de hacer cosas en todo el día y no he hecho nada’, del mismo modo que el trabajo del conocimiento es el único en el que se puede ser más productivo haciendo menos cosas, algo impensable en el trabajo manual.

El trabajo del conocimiento es el único en el que se puede ser más productivo haciendo menos cosas, algo impensable en el trabajo manual

En cuanto a la efectividad personal, señala, “estamos ante una competencia transversal y, como toda competencia, se puede medir, ya que se trata de comprobar en qué medida están presentes una serie de comportamientos concretos observables asociados a la consecución de resultados”.

productividad personal

Asimismo, “los estudios más fiables y avanzados sobre motivación y rendimiento humanos dejan patente que los factores motivacionales extrínsecos tienen un efecto muy limitado sobre los profesionales del conocimiento”. Es decir, “si una organización quiere aumentar la implicación y la motivación de sus colaboradores el camino es otro, y pasa por iniciativas orientadas a aumentar la autonomía, la maestría y el sentido que los profesionales dan a su trabajo”, destaca.

Lo que daña la productividad personal

Para finalizar, el experto de OPTIMA LAB destaca que “GTD® se adapta a todo tipo de sector, a todo tipo de posición y a todo tipo de persona, ya que está basada en un conjunto de principios productivos universales que luego cada persona tiene que adaptar a sus necesidades específicas. En este sentido, GTD® ya contempla la existencia de horarios, tareas, exigencias y otros factores a tener en cuenta para su aplicación”.

GTD® ya contempla la existencia de horarios, tareas, exigencias y otros factores a tener en cuenta para su aplicación

No obstante todo lo anterior, y resaltando el clásico ‘no tengo tiempo para nada’ que tanto daña nuestra productividad, Bolívar opina que “la expresión ‘no tengo tiempo para nada’ obedece a una sensación que viven muchas personas, pero que en la gran mayoría de los casos no se corresponde con una situación real“. Así, su consejo final es el siguiente: el problema no es el tiempo, sino la ausencia de una competencia clave para el trabajo actual, que es la efectividad personal. En realidad, tiempo sobra, lo que falta es foco”. ¿Nos ponemos, pues, manos a la obra… sin perder ni un minuto?

Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica