Delegaciones Contacto
Artículo

Claves para saber cómo medir la productividad laboral

Saber cómo medir la productividad laboral en una empresa puede determinar en gran medida su éxito. Y, para explicar de forma sencilla el concepto de productividad, se puede afirmar que es la relación que se da entre el producto obtenido y los recursos empleados para conseguirlo.

Por ejemplo, el tiempo de trabajo, las materias primas o la energía. Y, concretamente, el concepto de productividad laboral hace referencia a la productividad del propio empleado. Esta puede definirse como el volumen de tareas que un trabajador puede llevar a cabo en un tiempo determinado (en una hora o en una jornada, por ejemplo).

Consejos para analizar la productividad laboral

En todos los casos, el bien más preciado para cualquier empresa debe ser el talento de sus empleados. Su nivel de cualificación y su motivación para trabajar en la organización serán determinantes para su futura productividad.

Desde luego, analizar la productividad de los empleados es una tarea necesaria, si lo que se pretende es estar seguro de que se encuentra en los niveles adecuados. Y en todo caso, se hará para poder adoptar después medidas para aumentarla.

Para estar seguro de estar midiendo adecuadamente la productividad laboral de toda la plantilla es conveniente tener en cuenta estos consejos

La tarea de medición de la productividad laboral no siempre es fácil y, en la mayoría de los casos, requiere escoger con mucho cuidado el modo en que se va a analizar. Por ejemplo, en una empresa de reprografía, es fácil medir la productividad de un técnico que hace copias, dado que las máquinas pueden disponer de contadores que las cuentan.

Pero la productividad del trabajo del personal administrativo, por ejemplo, no es tan fácil de medir. En este sentido, y para estar seguro de estar midiendo adecuadamente la productividad laboral de toda la plantilla, es conveniente tener en cuenta estos consejos útiles:

Monitorizar las tareas de los empleados

Se deben buscar herramientas que permitan medir el volumen de tareas que realizan los empleados. Para ello, la tecnología actual ha logrado crear instrumentos que facilitan mucho esta tarea.

En concreto, se trata de programas informáticos especialmente diseñados para ello y de diversas apps para ordenadores y teléfonos que pueden resultar de mucha utilidad.

Claves para saber cómo medir la productividad laboral 2

No fijarse únicamente en los resultados

Si ponemos el foco en los resultados, se estaría midiendo únicamente la producción, cuando de lo que se trata es de medir la productividad laboral. Y es que la productividad depende de otros muchos factores, que son a veces bastante difíciles de evaluar.

Sin embargo, no hay que olvidar tenerlos en cuenta e intentar influir en ellos para que contribuyan a la mejora de la productividad laboral y de la propia empresa.

Cómo medir la productividad laboral

Para todas las empresas o profesionales, el principal objetivo es generar el mayor rendimiento posible con los recursos disponibles. Lamentablemente, las cifras en España se encuentran a la cola en este sentido. Para cambiar esto, medir el desempeño de los empleados es fundamental.

Pero, ¿cómo se puede saber si los trabajadores están siendo productivos y en qué medida?

Para lograr responder a esta pregunta, existen ya numerosas herramientas que permiten aproximarse a esta medición. Se puede centrar la atención en medir la producción por unidad de tiempo, o bien en factores subjetivos que pretenden servir para evaluar a los empleados con tareas más cualitativas, mediante informes y análisis específicos.

Estas herramientas establecen parámetros para calcular la productividad de todos los empleados y profesionales, detallando sus fortalezas y sus debilidades, y facilitando la adopción de medidas de mejora.

Las tres variables: capacidad, foco y estrategia

En los últimos años, también se habla mucho de las tres variables que, adecuadamente combinadas y sumadas, conducen a una mejora continua de la productividad de los trabajadores:

1. La capacidad: se mide la capacidad en todos los ámbitos, el tecnológico, el económico, el organizativo, etc.

2. El foco: se ha de saber centrar la atención en las tareas clave y dedicarse a ellas de forma constante. Es cierto que el secreto de muchos empleados altamente productivos radica en saber enfocarse en un único proyecto o tarea durante un período de tiempo. Mantener el foco es la habilidad de dedicar toda nuestra atención a una tarea. Por eso se suele afirmar que para poder mejorar la productividad resulta esencial aprender a enfocarse.

3. La estrategia: la productividad también depende de saber diseñar una estrategia y plan de acción efectivos, que aprovechen al máximo las fortalezas y las oportunidades.

Cómo mejorar los índices de productividad de los empleados

Además de una adecuada gestión del tiempo y de estar correctamente enfocados en las tareas esenciales, hay otras acciones que permiten aumentar la productividad de los empleados:

Realizar reuniones esenciales

Realizar reuniones frecuentes entre los empleados para mejorar la coordinación, y también para la puesta en común de puntos clave, es una buena manera de mejorar la productividad.

Importancia de un buen ambiente de trabajo

Implementar acciones encaminadas a mejorar el ambiente laboral es un hecho que repercutirá en la productividad de los empleados. El entorno laboral adecuado es motivador, ya que procura bienestar al empleado mientras se encuentra en la empresa y, por lo tanto, se consigue que sea más productivo.

Compartir ideas, conocimientos y opiniones

Cada empleado está especializado en sus tareas, posee sus propios conocimientos, ideas y experiencias. Sin embargo, compartir las propias con el resto de trabajadores puede ser muy útil para generar nuevas oportunidades e ideas productivas.

Tecnología

Las nuevas tecnologías están generando enormes aumentos de la productividad. Los empleados deben saber utilizar estas tecnologías que se encuentran a su alcance para que ello redunde en un beneficio para la empresa. Y la empresa debe invertir en ellas, porque la mejora de la productividad permitirá recuperar pronto la inversión.

Saber incentivar

Incentivar a los empleados es también esencial. Deben estar motivados para ser más productivos. Esta motivación se consigue con incentivos salariales, sistemas de promoción laboral o implicándoles en proyectos. De esta forma, se sientan partícipes de la vida de la organización.

La productividad laboral de los empleados mejorará si se les proporcionan las herramientas para mejorar sus competencias y habilidades de forma constante. Pero esto no es algo que se consiga en un instante. El esfuerzo debe ser constante y siempre en un ambiente laboral adecuado.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica