Delegaciones Contacto
Artículo

¿Qué es la «tasa Google» y a quién afectará?

Uno de los impuestos que más polémica ha generado durante los últimos meses es, sin duda, la conocida como tasa Google.

Algunos países han aprobado ya el nuevo impuesto digital, y en España el Gobierno español ha aprobado recientemente el proyecto de Ley del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales. Esta tasa tiene como objetivo evitar que las grandes empresas tecnológicas tributen en España por un valor inferior a sus ingresos reales. Pero, ¿quién pagará ésta tasa digital? ¿Cómo se va a aplicar? ¿Cuándo va a empezar a ser efectiva?

La tasa Google es el impuesto sobre determinados servicios que afectará a las grandes empresas tecnológicas de la economía digital que, por sus características peculiares, acostumbran a no tributar en los países en los que tienen millones de clientes.

Por ejemplo, grandes compañías multinacionales como Google, Facebook, Amazon o Apple tributaron en España 24 millones de euros, cuando sus ingresos son mucho mayores. De esta forma, lo que persiguen España y otros países de la Unión Europea es que las grandes empresas tecnológicas tributen allí donde realmente generan su negocio.

¿Qué es la tasa Google?

La tasa Google es un impuesto digital que gravará algunas de las operaciones que las grandes multinacionales tecnológicas realizan pero no acaban tributando. Este impuesto digital será de un 3% a los ingresos generados por servicios de publicidad online, venta de datos o servicios de intermediación en línea.

Está previsto que el impuesto se liquide trimestralmente, pero por el momento se ha dejado en suspenso hasta al menos el 20 de diciembre de 2020. Así pues, se busca dar margen a que se logre un acuerdo a nivel internacional, ya que desde Estados Unidos, donde tienen la sede la mayoría de estas empresas, se presiona para que no se aplique esta tasa.

Quién queda excluido

  • Queda excluido del nuevo impuesto el comercio electrónico que implique la venta de bienes o servicios entre los usuarios en el marco de un servicio de intermediación online (por ejemplo, Wallapop o eBay).
  • Las ventas de bienes o servicios contratados en línea a través de la web del proveedor, siempre que el proveedor no actúe como un intermediario.
  • Determinados servicios financieros.

¿Cómo afectará la tasa Google?

A grandes empresas como Amazon, Google o Facebook

Este impuesto digital afectará a empresas tecnológicas que tengan unos ingresos anuales mundiales de más de 750 millones, y cuyos ingresos en España sean de más de 3 millones de euros.

Pero no solo empresas como Google, Facebook o Amazon deberán pagar este nuevo impuesto. Y es que la tasa también afectará a las empresas tecnológicas que gestionen la venta de publicidad, o las que vendan sus datos con fines publicitarios, como por ejemplo Uber, Booking o Airbnb.

¿Y a los ciudadanos?

Pese a que la tasa Google no afecta directamente al usuario de los servicios digitales, se teme que las plataformas digitales aumenten el precio de sus servicios, por lo que el consumidor acabaría pagando un precio final más elevado por el mismo servicio.

Del mismo modo, las empresas españolas que usan los servicios digitales también podrían ver como disminuyen sus beneficios como consecuencia del posible aumento de precio que podrían aplicar las grandes empresas tecnológicas para compensar sus pérdidas. Según algunos estudios iniciales, el impacto que tendría la tasa en los consumidores, por el aumento del precio de los servicios tecnológicos, sería de entre 500 y 650 millones de euros.

Tasa Google, ¿Cómo afectará a empresas como Amazon, Facebook o Apple?

¿Cuánto se espera recaudar?

En un primer momento, el Gobierno español estimaba que con la tasa Google se recaudarían casi 1.200 millones de euros, previsión que posteriormente se rebajó a unos 968 millones por la ralentización económica. Pero todas estas cifras no tenían en cuenta el impacto que puede tener en la economía mundial la Covid-19, por lo que la cifra final de recaudación prevista podría variar sustancialmente.

Según otras previsiones, como por ejemplo la que realizó la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), la recaudación en España por este nuevo impuesto digital estaría en una horquilla de entre 546 y 968 millones.

Sanciones por incumplimiento

Las sanciones previstas, en caso de incumplir el nuevo impuesto digital son de hasta el 0,5% del importe neto de la cifra de negocio en el año natural anterior en España.

También se sancionará a las compañías que traten de ocultar la ubicación de los usuarios de sus servicios, mediante el falseamiento de la dirección de Protocolo de Internet (IP).

La oposición de Estados Unidos

La mayor oposición a la tasa Google proviene de Estados Unidos, tanto de la Administración Trump como de las grandes patronales tecnológicas. La Casa Blanca ha amenazado con imponer aranceles del 25% sobre las importaciones europeas si finalmente se pone en marcha este nuevo impuesto digital, que perjudica especialmente a empresas que tienen su sede en su país.

Esto ha obligado a países como Francia o España a posponer las primeras liquidaciones de la tasa hasta finales de 2020, a la espera de que se concrete una iniciativa global en el seno de la OCDE.

 

La tasa Google en Francia

Francia fue de los primeros países que aprobó este impuesto digital, pero por el momento lo ha congelado para tratar de llegar a un acuerdo con Estados Unidos. Y es que la Casa Blanca anunció aranceles para los productos franceses por valor de más de 2.000 millones de euros, lo que ha obligado al Gobierno francés a posponer la aplicación del nuevo impuesto, por lo menos, hasta finales de año.

Así pues, cuando se apruebe definitivamente, la tasa Google afectará a los grandes gigantes de la economía digital, con la intención de que tributen acorde al negocio que generan en cada país.

Pero en cualquier caso, para conocer el alcance definitivo de este impuesto digital deberemos esperar al desenlace de las negociaciones que se están llevando a cabo en el seno de la OCDE.

Del mismo modo, también será importante ver si la previsible crisis económica generada por la Covid-19 puede tener alguna incidencia en la aplicación (o no) de la tasa.

Sergi Monroy
Responsable Digital para APD Cataluña.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica