Delegaciones Contacto
Artículo

Big data para directivos

Sobre el nuevo concepto conocido como big data para directivos –en boca de todos desde hace más de una década pese a que pocos lo conocen en profundidad– versa todo un mundo relacionado con los cambios que está promoviendo la transformación digital en múltiples ámbitos: actividades tecnológicas, economía, redes, estrategia de negocio, etc. Tan importante se ha vuelto el big data para las empresas que, desde hace algún tiempo, los flujos de trabajo y gestión de las compañías ya no se conciben sin tener en cuenta estos términos.

Definido como un enorme conjunto de datos relacionados con diferentes temáticas en función del sector que los trabaje, el big data ha sufrido una auténtica revolución durante los últimos años. La transformación digital ha impulsado un nuevo matiz que no solo hace referencia a la gestión de datos internos de una compañía –como puedan ser el número de ventas, los ingresos por facturación o la administración basada en la relación con los clientes conocida como CRM–, sino también a aquellas nuevas vías de análisis que se abren ante una sociedad hiperconectada durante siete días a la semana y 24 horas al día.

Los datos que generamos a diario entrando en una determinada página web, descargando una aplicación concreta en nuestro teléfono móvil o dando permiso a nuestro smartphone para que conecte el GPS de manera automática son importantes y valiosas fuentes de información para las empresas. De ahí que el big data se haya convertido en una herramienta de primer orden para los directivos que pretendan actuar como ‘leading executives’ y liderar el mercado los próximos años.

En 2020 las inversiones comerciales globales en big data superarán los 200.000 millones de dólares al año

Los altos cargos de las compañías se han dado cuenta de que, en un siglo donde cada vez más prima la inmediatez y el uso de las nuevas tecnologías, es imposible dar la espalda al análisis de unos datos que envuelven nuestro día a día sin que seamos conscientes de ello. Este hecho ha motivado el surgimiento de publicaciones ad hoc sobre el tema, siendo una de las más conocidas ‘Big data para directivos’.

Este título recoge 128 páginas con número ISBN 9788492921171 lo firman Albert Solana y Genis Roca, y está considerado dentro del sector del marketing como un ‘must’ que se ha convertido en un referente en lo que al big data se refiere.

Cómo integrar el big data en tu empresa

Según queda reflejado en el artículo ‘Cómo integrar Data & Analytics en cada parte de tu organización’ publicado en la Harvard Business Review, que las empresas dispongan de la tecnología necesaria para poder aplicar el big data es primordial. Sin embargo, existen factores que los directivos deben potenciar de manera paralela para un correcto análisis de los macrodatos porque, de no ser así, ni toda la ‘high technology’ del mundo será capaz de proveer beneficios a la compañía que la ha integrado.

Los empleados de la empresa son una parte esencial cuando se trata de trabajar con big data. Si bien es cierto que los datos surten de importantes conocimientos a la compañía, la información recogida no sirve de nada sin una plantilla que sepa interpretarla para poder extraer acciones concretas que aporten valor a la marca.

Las estimaciones del International Data Corporation reflejan que, en 2020, las inversiones comerciales globales en big data superarán los 200.000 millones de dólares al año. Una nada despreciable cifra que incide en la necesidad de lograr el mayor beneficio posible en la inversión realizada: hay que tener siempre en mente que las actividades con big data serán exitosas si se integran de manera natural en los procesos habituales de trabajo de los empleados.

big-data-para-directivos

El big data, corazón de la empresa

“El big data debería ser el pulso de la organización, incorporado a todas las decisiones clave en las áreas de ventas, marketing, cadena de suministro, experiencia del cliente y otras funciones básicas”, destacan en la publicación de Harvard. Según este artículo, la mejor manera para desarrollar el big data de una manera efectiva es establecer “una estrategia en toda la empresa que incluya una comprensión clara de lo que espera lograr y cómo se medirá el éxito”.

Los directivos adquieren en este punto una función principal, ya que sin ellos no quedaría claro el método de trabajo a seguir. Los líderes de las compañías han de tener en cuenta que las conclusiones del análisis de big data pueden dar al traste con la línea de negocio establecida hasta el momento –se puede dar el caso de que haya que reconducir la estrategia, con los consiguientes gastos añadidos que esto conlleva– y, para poder actuar en consecuencia, es fundamental que el flujo de trabajo sea transparente a todos los niveles y la plantilla al completo sepa cuál es su función.

A pesar de las enormes ventajas que puede suponer el big data para las empresas aún queda mucho camino por recorrer. De acuerdo con la Encuesta CIO 2016 de KPMG, el big data es la habilidad de tecnología más demandada por segundo año consecutivo, pero casi el 40% de los líderes de tecnología informática afirma sufrir deficiencias de conocimiento en este sector.

Big data por doquier

La inclusión del análisis del big data en las empresas ha supuesto un auténtico revulsivo en las compañías, que han visto cómo a través de su estudio pueden extraer inestimables conocimientos sobre su clientela o sobre el comportamiento de sus usuarios. De esta manera es posible dar respuesta a necesidades actuales y, además, anticiparse a las futuras que puedan surgir.

Las ventajas de trabajar con big data son tan cuantiosas que esta metodología se ha extrapolado, no solo a empresas con ánimo de lucro, sino también al sector sanitario. “El objetivo principal en cualquier sociedad es mejorar la salud de la población y, para ello, se pone todo el empeño en modernizar y optimizar el sistema sanitario. Hoy el mejor aliado para alcanzar estos objetivos es la tecnología big data”, asegura Julia Díaz, Directora de Innovación del área Health & Energy Predictive Analytics en el Instituto de Ingeniería del Conocimiento (IIC).

Según esta experta, gracias al big data “se pueden conseguir metas tan ansiadas en la gestión clínica como acortar plazos de espera, optimizar las revisiones adelantando aquellas que sean primordiales o detectar enfermedades o patologías con rapidez”. Es importante destacar que, en un  momento en que el sector sanitario ocupa la cuarta posición en cuanto a volumen de información, “la mejor tecnología para hacer frente a esa cantidad de datos es la basada en big data que puede ayudar a cubrir las necesidades del sector en este ámbito.

Casi el 40% de los líderes de tecnología informática afirma sufrir deficiencias de conocimiento en este sector

También el deporte se ha dejado conquistar por el big data y, según el artículo ‘Cómo integrar Data & Analytics en cada parte de tu organización’ anteriormente citado, se han registrado importantes beneficios. Según recuerda Eva García –socia responsable Análisis de Datos e Inteligencia Artificial de KPMG en España– en un artículo titulado ‘Big Data, ¿qué distingue el éxito del fracaso?’, una de las mayores ligas americanas sirve como ejemplo de buena praxis en análisis de big data.

Durante la temporada 2016-2017, el proyecto “se tradujo en unos resultados extraordinarios en reducción de costes,  aumento de los ingresos por la venta de entradas, más visibilidad mediática en las cadenas de televisión y mejor gestión y aprovechamiento de los campos de juego”. En definitiva, estos datos no hacen más que confirmar que una gestión eficiente del big data repercute en innumerables mejoras a todos los niveles.

Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica