Delegaciones Contacto
Artículo

¿Cómo será el comercio electrónico del futuro?

La velocidad imparable de las nuevas tecnologías y la redefinición de los procesos de venta de múltiples empresas y comercios (empujados por la emergencia sanitaria a nivel mundial que estamos experimentando) ha provocado un crecimiento exponencial del comercio electrónico, en tiempo y forma.

Según datos del observatorio nacional de las telecomunicaciones y de la sociedad de la información, el volumen de negocio total del comercio electrónico en España, crece a un ritmo anual del 25%. La logística y la distribución serán aspectos clave que determinarán el futuro del comercio electrónico y es que comprar por internet nos desvela datos muy valiosos sobre las tendencias, hábitos de consumo y perfiles sociodemográficos de los usuarios, fundamentales para la definición e implementación de las estrategias de marketing.

Evolución del comercio electrónico

  • Años 60, el origen. El comercio electrónico en España nace en 1960 con la llegada del EDI: Electronic Data Interchange, un sistema que permitía a las empresas realizar transacciones electrónicas e intercambios de información comercial.
  • Años 80, primeras compras. No será hasta 1984 cuando se realice la primera compra online: una señora británica de 72 años fue la precursora, que realizó un encargo a un supermercado, ¿cómo? A través de una lista de productos que salían por televisión y que conectaban con un ordenador que recibía la señal.
  • Años 90, los años del furor. Se erigió el verdadero salto del comercio electrónico, el furor y la eclosión de las puntocom, un paso a los anuncios publicitarios y a los contactos en comunidad por internet.
  • El siglo XXI y el futuro que le depara. El futuro del comercio electrónico se espera que sea tan prometedor que llegará un punto en el que no se distinguirán las ventas online de las offline. Los usuarios percibirán ventajas que resultarán clave para su decisión de compra y que el mundo offline (tiendas físicas) no podrá ofrecerles, como la disponibilidad 24 horas o el conocimiento de diversas opiniones sobre el producto por parte de otros compradores.

La evolución del número de usuarios de internet en el mundo nos revela cómo crece exponencialmente el comercio electrónico, a un ritmo vertiginoso con múltiples cambios acompasados a su vez por los avances tecnológicos.

En 2019 el e-commerce alcanza el 75% de todos los usuarios de internet (a nivel mundial). Y a nivel europeo, el 60% de usuarios de internet han realizado alguna vez compras por internet.

Según el informe 2020 Global Digital Overview (realizado por Hootsuite y We are Social) el 74% de los usuarios de internet han comprado un producto a través de un e-commerce en el último mes.

A nivel local, el comercio electrónico representa un volumen de negocio para nuestro país de 41.509 millones de euros.

El futuro del comercio electrónico

Para conocer el futuro de las compras por internet debemos de seguir de cerca los pasos del gran gigante asiático y en concreto de China. Un país que refleja las últimas tendencias del comercio electrónico y que determina los hábitos de consumo que se exportarán al resto del mundo. Ya sabemos que el Smartphone se ha convertido en la herramienta de compra más común y utilizada por los consumidores y así lo predijo China hace ya varios años.

Algunas de las tendencias que nos encontramos son:

Realidad aumentada:

Añade contenido digital a la realidad física, fusiona ambos elementos. Desde el punto de vista del marketing se ha demostrado que la realidad aumentada aplicada correctamente genera valor añadido de calidad al usuario. Una fuerte tendencia en ecommerce es el uso de la realidad aumentada para mostrar los productos y acercarlos al cliente, como ocurre con los llamados «probadores virtuales»,  una simulación que permite a través de la cámara probar los artículos seleccionados. Su utilidad permite que podamos ver productos en tamaño real que no están disponibles, recibir más información acerca de ellos e incluso probarlos sin necesidad de adquirirlos. Es el caso de la marca Sephora que cuenta con un sistema que permite probar múltiples colores de pintalabios sobre una persona utilizando únicamente su foto. Existen múltiples variaciones de este uso de realidad aumentada, otra aplicación de esta técnica sería la que utilizan los ecommerce de decoración, multitud de tiendas online dedicadas a la decoración o venta de muebles están poniendo a disposición de los usuarios aplicaciones que permiten probar los muebles en el propio hogar. Un ejemplo sería la aplicación de la compañía sueca IKEA, en la que mediante la cámara permite probar los muebles en los diferentes espacios del hogar.

M-commerce:

Se trata del comercio electrónico que utiliza el móvil como herramienta principal de la compra. Los smartphones se convierten así en los auténticos protagonistas de las compras por internet: más del 50% del volumen de comercio electrónico mundial es realizado a través del móvil. Las estrategias de marketing contemplan de cerca al protagonista y diseñan estrategias basadas en la usabilidad de los teléfonos: analizan y estudian la visibilidad en dicha plataforma, los movimientos que realizamos con los dedos, la compatibilidad con todos los dispositivos, la conversión generada, test A/B…etc.

Redes sociales:

Los beneficios de las redes sociales en el comercio electrónico son muchas: ayudan a potenciar la imagen de marca, te permiten hacer anuncios sobre productos y servicios, mejoran el posicionamiento SEO en las búsquedas, humanizan la comunicación empresa-cliente, favorecen la experiencia de compra… entre otras muchas. Un buen uso de ellas hará que generemos relaciones de calidad con los usuarios y podremos atraer clientes e impulsar la venta.

Big Data:

Para alcanzar estrategias de Big Data eficientes aplicadas a e-commerce debemos tener clara la información de los datos que genera nuestra empresa, con el objetivo de reagruparlos y centralizarlos. Para ello es importante detectar las áreas relevantes en las que Big Data está implicado: base de datos de productos, servicios y clientes, logística, experiencia de usuario, atención al cliente, política de precios y marketing. Se trata de detectar la oportunidad que nos ofrece el Big Data, el acceso a nuestra información más valiosa nos ayudará a tomar decisiones de forma rápida y eficaz.

Inteligencia artificial:

Los avances tecnológicos permiten optimizar los procesos de compra por internet y enriquecer la experiencia del usuario. La IA impacta de lleno en el comercio electrónico y abarca 3 áreas de mejora con su desarrollo y aplicación: experiencia de usuario personalizada (permite a las empresas reaccionar con antelación y a veces de forma automática), atención al cliente (los famosos chatbots permiten interactuar con los usuarios mediante un lenguaje adquirido y guiar su paso por el comercio) y logística (mediante análisis predictivos podremos determinar qué es lo que va a comprar el usuario y reaccionar con mucha antelación a su entrega).

El comercio electrónico avanza a pasos agigantados, bien marcado  por las circunstancias que lo empujan a ello, como esta crisis sanitaria vivida, bien por los avances tecnológicos que mejoran su calidad en términos globales. Lo que sucede es que cada vez más el comercio electrónico sustituye a la compra física por los atributos y ventajas que ofrece.

No sabemos si esto provocará que un futuro desaparezcan comercios que únicamente ofrecen sus productos en tiendas físicas o alcanzaremos un equilibrio alternando la experiencia online con la experiencia real que nos ofrece tocar un producto, olerlo o conocer a la persona detrás de la creación.

AURORA LAPORTA
Responsable Digital para APD Centro.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica