Delegaciones Contacto
Artículo

Insurtech: Qué es y cómo va a revolucionar el mundo de los seguros

En estos últimos años de contacto intenso con el emprendimiento en general y con tantas y tan buenas startups de insurtech en particular, hemos aprendido que la mejor forma de avanzar es asegurarnos de que el cliente y sus necesidades están en todo momento en el centro del proceso de innovación. Bajo ese paradigma, tal vez, una forma de hacer una aproximación diferente al titular de este artículo es responder con un reto: ¿de verdad es el insurtech el que va a revolucionar el mundo de los seguros?

Nadie puede dudar de la realidad y del momento de cambio en todos los sectores de actividad. Estos, que ya eran elementos conocidos antes de la pandemia de COVID-19, sin duda aflorarán con más intensidad cuando hayamos superado esta etapa.

Insurtech, de manera muy resumida, se refiere al emergente fenómeno de aplicar las capacidades de las nuevas tecnologías al sector de los seguros

En los últimos años son innegables las propuestas de valor y nuevas ideas surgidas al amparo de la nueva era tecnológica, caracterizada por la conectividad y el uso y democratización creciente en el acceso a soluciones antes complejas, que tienen una componente básica en el entorno de los “DATOS”. Las nuevas tecnologías exponenciales (big data, IA, internet de las cosas, blockchain, cloud computing, etc) están generando cambios desde el lado de la demanda, donde observamos cambios en los patrones de comportamiento de los clientes, y también por el lado de la oferta, donde vemos en un nuevo entorno competitivo, en el que las compañías de seguro enfrentarán nuevos modelos de negocio.

Lo cierto es que, hasta este momento, los cambios más relevantes se han producido en las propuestas de los grandes aseguradores, que lejos de resistirse al cambio hemos asimilado que ser parte del mismo es la mejor forma de ser relevantes en el futuro. En ese sentido, podemos decir que insurtech está jugando un papel relevante como “agitador”, pero que la revolución no será protagonizada de manera exclusiva por esas nuevas empresas. ¿Resta esto valor a las startups de insurtech? Al contrario. De hecho, frente a otros sectores en los que la competencia entre jugadores establecidos y nuevos incumbentes consiste en la eliminación o sustitución de unos por otros, en insurtech las startups han encontrado en la colaboración con las aseguradoras establecidas la mejor vía para su propio desarrollo.

No es fácil tratar de establecer una definición académica sobre algo que nace con la filosofía de transformar y transformarse. Insurtech, de manera muy resumida, se refiere al emergente fenómeno de aplicar las capacidades de las nuevas tecnologías al sector de los seguros.

Evolución, sin duda. ¿Revolución? Sólo será sostenible el cambio que genere verdadero valor para el cliente

Son partícipes del ecosistema insurtech tanto las compañías de seguros, como los gigantes tecnológicos, las startup, pero también los agentes y corredores profesionales de seguros y las redes de proveedores de servicios a clientes. Ese es el amplio espectro que en MAPFRE consideramos a la hora de desarrollar nuestras nuevas propuestas innovadoras.

Evolución, sin duda. ¿Revolución? Sólo será sostenible el cambio que genere verdadero valor para el cliente. En seguros no podemos olvidar que el momento de la verdad es un momento generalmente apremiante y urgente para el cliente. Y eso es un elemento altamente diferenciador del seguro, cuando un cliente nos necesita, no todo puede resolverse en la distancia; un accidente, una avería, una prueba médica, un daño en el hogar, requieren de capacidades y redes de última milla para hacer realidad la promesa básica del seguro, “cuando me necesites, voy a estar contigo”.

Y es precisamente un entorno como el que estamos viviendo en estos momentos, el que refuerza esta especificidad del seguro y que las actividades del ser humano, también las que surjan, son más sostenibles cuando existen coberturas aseguradoras que las amparan.

InsurtechAlgunas ideas, pueden girar en torno a esos nuevos riesgos asegurables. La capacidad para manejar cantidades ingentes de datos no estructurados nos permite empezar a medir mejor los riesgos asociados a la ciberseguridad, al cambio climático y a la predisposición genética. Esta capacidad se debe fundamentalmente al Big Data, el Cloud y la inteligencia artificial, pero se incrementará exponencialmente con la democratización de la computación cuántica.

El diseño de nuevas experiencias sin fricciones para los clientes. Hasta hace bien poco se entendía el seguro como un mecanismo financiero que nos protegía, pero ajeno al servicio o a la experiencia del cliente.  IoT y los seguros bajo demanda han creado un primer vínculo entre ambos mundos. En los próximos años veremos cómo el seguro pasa a ser una característica más del producto o servicio: parte de mi coche, mi bicicleta o mi ordenador; parte de mi viaje o de los estudios de mis hijos. Los ecosistemas digitales harán que las actividades propias del seguro (cotización, suscripción, reclamación…) se embeban en el ciclo de vida del producto o servicio en sí, ofreciendo a los clientes una experiencia única y sin fisuras.

La aparición de nuevos significados para el verbo “asegurar”. Tradicionalmente el concepto asegurador había nacido asociado a la compensación o resarcimiento por un evento negativo. MAPFRE fue disruptiva al convertir, hace bastantes años, la indemnización en reparación, convirtiendo el producto en un “servicio de vuelta a la normalidad”, camino que han seguido la mayor parte de competidores. Hoy, la digitalización nos permite intervenir de manera más rápida, incluso en tiempo real y de forma automática gracias a IoT, de manera que esa normalidad se vea lo menos afectada posible. Y a la vez, los avances en análisis de riesgos y los modelos predictivos nos permiten anticiparnos a esos sucesos con prevención, orientación y anticipación. Por ejemplo: a medio plazo, el análisis genético, las técnicas de edición genética o el cultivo de órganos de reemplazo pueden hacer que el mejor seguro de salud no sólo te proporcione el mejor profesional médico, sino aquél que preventivamente permita evitar la enfermedad con mayor eficacia.

En los dos últimos años hemos sumado una apuesta decidida en materia de innovación junto con las startups del ecosistema insurtech, porque nosotros mismos somos insurtech

Las predicciones apuntan tanto a una polarización de las marcas, como al espacio que las empresas especialistas tendrán en mercados cambiantes. Por la primera vía, vemos como algunas grandes marcas concentran la confianza y las interacciones de los usuarios; ser parte de las plataformas de servicios que emergen, es un factor determinante para tener éxito y esto exigirá grandes transformaciones y adaptaciones. Por el otro, están quienes saben hacer algo mejor que sus competidores, y que tienen en esa excelencia el mejor mecanismo de resistencia ya que se generan barreras de entrada para los generalistas.

En MAPFRE, características como el prestigio de marca, la confianza de usuarios y la especialización conviven creando una base que nos hace encarar de manera muy optimista este momento. Analítica avanzada, conocimiento del cliente, valores empresariales, una trayectoria de éxito en materia de digitalización de capacidades internas y de la propuesta de valor, para clientes, para agentes y mediadores y para proveedores de servicio, son elementos a los que en los dos últimos años hemos sumado una apuesta decidida en materia de innovación junto con las startups del ecosistema insurtech, porque nosotros mismos somos insurtech.

 

Equipo MAPFRE Open Innovation
J.A. Arias, M.A. Rodríguez, J. Cuscó, J.M. Cancer.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica