Delegaciones Contacto
Artículo

La rentabilidad de las mujeres en el mundo laboral

La presencia femenina en las empresas parece traducirse en mayores beneficios para las compañías. Al menos, así se deduce de las cifras expuestas durante el eWoman València 2017, el foro que durante la primera semana de octubre reunió a un centenar de mujeres ejecutivas, emprendedoras y profesionales de diversos sectores laborales.

De los datos presentados se extrapola que las empresas con mujeres ejecutivas son un 30% más rentables, un porcentaje lo suficientemente elevado como para preguntarse qué es lo que influye para que estas firmas reflejen mejores datos que si estuvieran dirigidas por hombres. Pues bien, son varios los estudios que han demostrado esta hipótesis. Según estos análisis, la mano femenina aporta a los proyectos un mayor dinamismo y propensión al cambio. Estos ejercen como imán a las ventajas estratégicas y competitivas e incluso llegan a mejorar el beneficio neto de las firmas una media de seis puntos porcentuales.

Sin abordar los clásicos tópicos que suelen surgir entre hombres y mujeres, diferentes análisis demuestran que los distintos géneros no presentan los mismos talentos. Tras realizar encuestas y someter a sondeos a los participantes, los resultados de estos análisis dejaron claro que el colectivo femenino y el masculino no responden de igual forma ante los conflictos planteados en la dirección empresarial.

Aunque siempre hay excepciones, como norma general las mujeres tienden a compensar la manera de actuar racional con aquella que pone en relieve las capacidades afectivas. Además, su estilo de liderazgo se basa en la cooperación para lograr alcanzar los objetivos después de un trabajo en altos niveles de rendimiento –de hecho, el sector femenino suele anteponer la calidad de sus acciones frente al éxito conseguido–.

Por su parte, los hombres prefieren mantener las distancias afectivas con sus empleados porque consideran que, de esta manera, la relación se mantiene únicamente en el entorno laboral y eso ayuda a la consecución de objetivos. Además, el individualismo es –siempre como normal general no aplicable al 100% de los casos– la opción preferida para alcanzar el éxito.

Como puntos fuertes, los hombres directivos trabajan de manera completamente autónoma y su capacidad de autocontrol para gestionar las crisis es, según apuntan los expertos, altísima. En el caso de las mujeres, ellas destacan por su pericia a la hora de interactuar y su habilidad para trabajar en equipo.

Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica