Delegaciones Contacto
Artículo

Marketing relacional para empresas: ¿la mejor opción?

Directo, digital, de contenidos, de guerrilla, conversacional, de proximidad, de permiso, sensorial… Existen tantos tipos de marketing como mensajes se quieran trasladar y objetivos perseguir. Pero si hay uno centrado en mantener relaciones a largo plazo, ese es el marketing relacional para empresas. ¿Por qué?  

“El marketing relacional es una disciplina que busca la creación y el desarrollo de relaciones cercanas y duraderas con los clientes, de cara a que tanto estos como la empresa obtengan beneficios”, explican desde Mediapost, empresa especializada en Marketing Relacional cuyo objetivo es ayudar a las empresas a crear y mantener relaciones comerciales responsables y sostenibles con sus clientes mediante soluciones personalizadas.

Analizamos con los expertos qué diferencia realmente a este tipo de mercadotecnia de la tradicional y cuáles son los principales beneficios para las organizaciones que optan por esta modalidad frente a las demás.

Conociendo al cliente a través de la experiencia (durante mucho tiempo)

Frente al marketing tradicional o transaccional, que tiene como objetivo la transacción económica inmediata, el relacional busca la rentabilidad a largo plazo: una relación comercial más larga en el tiempo. Para llegar a este punto, señalan desde Mediapost, “son imprescindibles conceptos como el de fidelización o la adaptación de soluciones al cliente”.

Y es que, según los expertos, la primera consecuencia de aplicar el marketing relacional para una empresa la dará la propia experiencia: a través de relaciones duraderas con el cliente, conocerá sus necesidades y sabrá qué acciones las satisfarán. “De la misma manera, la empresa podrá conocer el perfil de sus clientes potenciales y saber mejor cómo llegar a ellos”.

Facilita ir evolucionando junto a su consumidor, de manera paralela, permitiendo un mejor conocimiento mutuo entre la empresa y el cliente

También conocido como marketing emocional por centrarse en las relaciones entre individuos y marca, contempla beneficios importantes, no sólo aporta beneficios para las empresas sino para los propios usuarios. “Desde el punto de vista del consumidor, relacionarse de esta manera con una empresa tendrá como beneficio que esta le ofrecerá siempre soluciones adecuadas a lo que busca y de manera incentivada para su fidelización”.

Resultados [económicos y relacionales] inmediatos

Marketing relacional para empresas-mejor opcion

El hecho de que sea un tipo de marketing cuyo principal objetivo no es la transacción inmediata sino establecer relaciones duraderas con su target, no implica que no consiga resultados desde el primer momento. “Los resultados son igual de inmediatos, con la diferencia de que el marketing relacional trabaja en el mantenimiento de esos resultados a lo largo del tiempo”, explican desde Mediapost.

Al margen del aspecto económico, es una estrategia que facilita a la compañía el ir evolucionando junto a su consumidor, de manera paralela, “lo que permitirá un mejor conocimiento mutuo entre la empresa y el cliente”.

Y no solo con los consumidores. Si hay una ventaja competitiva en este tipo de estrategias marketinianas frente a otras, es que supone un beneficio motivacional para las plantillas.

Al implicar cierta variabilidad en los servicios ofrecidos, los profesionales tendrán menos riesgo de sentirse encasillados en una función. O lo que es lo mismo, estarán motivados y tratarán de evolucionar sus perfiles para adaptarse a las novedades que aplique la organización y demanden los clientes.

¿Marketing relacional para todo tipo de empresas?

Pero, ¿funciona igual para una gran empresa que para una pequeña pyme? La -esperada- respuesta es ‘sí’. Desde una multinacional a una pequeña startup, las diferentes estrategias del marketing relacional traerán beneficios en cualquier caso gracias la puesta en marcha de programas de fidelización, planes de atención telefónica, consultoría en promociones en punto de venta, etc.

Las empresas que sacarán mayor partido del marketing relacional serán aquellas que consideren a sus proveedores y a sus empleados no como tal, sino como colaboradores

Sin embargo, hay quien consigue el win-win absoluto. “Sin duda, las empresas que sacarán mayor partido del marketing relacional serán aquellas que consideren a sus proveedores y a sus empleados no como tal, sino como colaboradores”.

Los riesgos de una mala implantación de la estrategia

Como ocurriría con la puesta en marcha de cualquier estrategia, ya sea de marketing o de negocio, debemos tener en cuenta que puede salir mal. En lo que se refiere a una estrategia de marketing relacional, los riesgos tienden a derivarse de errores en la fase previa a su implantación. Una desacertada labor de consultoría o contar con un diseño estratégico erróneo, por ejemplo, pueden ser los responsables de que el proyecto no dé los resultados esperados.

Entonces, ¿cómo evitar erroresEn pocas palabras, tal y como nos relatan los expertos…

El marketing relacional no funciona en una empresa si…

Si la empresa no asume el proyecto como propio y trabaja de la mano de sus colaboradores, tanto internos como externos. Las estrategias del marketing relacional tampoco podrán funcionar si la empresa no está dispuesta a ir adaptando sus soluciones a las necesidades del cliente.

El marketing relacional funciona en una empresa sí…  

Si en una empresa si esta es adaptable y capaz de cambiar para ajustarse a las diferentes circunstancias que se puedan presentar. Por definición, el marketing relacional evoluciona constantemente, y da las herramientas necesarias a la empresa para seguir operando en un panorama cambiante como el actual.

Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica