Delegaciones Contacto
Artículo

Perspectivas de inversión para 2019: ¿hacia dónde dirigir tu dinero?

Llevar a cabo una inversión supone, por norma y por mínimo que sea, asumir un riesgo. En los tiempos que corren, tras un 2018 en el que la mayoría de los activos cerraron con pérdidas y ante un 2019 que no pinta mucho mejor, la gran mayoría de los ahorradores se enfrenta a una terrible disyuntiva: dejar el poco o mucho dinero que tengo tal y como está, sabiendo que la inflación puede provocar que pierda valor con el paso del tiempo, o invertirlo en algún tipo de activo para tratar de extraer beneficios.

Lo cierto es que no existe una única respuesta para un dilema como éste, al que se van a enfrentar de nuevo este año miles de inversores. De hecho, todo dependerá de factores tales como nuestra capacidad de inversión, el nivel de riesgo que estemos dispuestos a asumir, las variaciones de la rentabilidad o el tiempo que podamos y queramos tener el dinero invertido. Variables todas ellas que, además, se verán condicionadas por un año lleno de dudas en el terreno político y donde la volatilidad podría ser la nota dominante.

Los especialistas aseguran que es preciso moverse con cautela, ya que todas las perspectivas apuntan a un mercado más que inestable, con tendencia a sufrir importantes oscilaciones

Los especialistas, pese a que se muestran moderadamente optimistas acerca de la evolución que podrían seguir las bolsas este año, aseguran que es preciso moverse con cautela, ya que todas las perspectivas apuntan a un mercado más que inestable, con tendencia a sufrir importantes oscilaciones. ¿Hacia dónde deberíamos dirigir nuestro dinero entonces? En APD hemos analizado algunas opciones con los especialistas de Fidelity International, una de las compañías especializadas en gestión de activos y fondos más reputadas del panorama internacional.

¿Dónde invertir tú dinero en 2019? Sugerencias de los expertos

1. Multiactivos

En un contexto como el que se avecina para 2019, una de las opciones puede ser diversificar nuestra inversión en diferentes activos. De esta forma, podremos “mantener la cautela a través de un posicionamiento defensivo y capitalizar nuestros recursos de análisis para aprovechar las oportunidades que surjan”, tal y como explica Eugene Philalithis, gestor del FF Global Multi Asset Income Fund.

Según el experto, la cautela se encuentra más que justificada en este momento debido a que los mercados están adaptándose al endurecimiento de las condiciones financieras. Sin embargo, siguen existiendo oportunidades. “La normalización de la política monetaria continuará en los mercados desarrollados, lo que requerirá el ajuste de las primas de riesgo en las clases de activos sobrevaloradas”, confirma Philalithis.

En esta tesitura, mercados emergentes como Asia y Japón resultan cada vez más atractivos para los inversores y podrían ser “un refugio desde el punto de vista macro”. Eso sí, no conviene fiarse, porque, en palabras del propio gestor, “también podrían seguir siendo víctimas de la volatilidad de los mercados desarrollados”.

2. Renta fija

“La calidad y la selección de títulos serán vectores clave para obtener ganancias con la renta fija en 2019”, dice Martin Dropkin, responsable mundial de análisis de deuda corporativa en Fidelity International y uno de los mayores expertos en este tipo de activos. Así, en un escenario en el que los tipos positivos a corto plazo volverán a escena, expertos como David Simner, cogestor del FF Euro Short Term Bond Fund, vaticinan que “la deuda europea ‘investment grade’ seguirá ofreciendo un perfil de rentabilidad superior comparado con la deuda pública”.

Simner se muestra cauto ante las posibles subidas de los tipos de interés y el continuo flujo de noticias políticas y económicas (el Brexit, por ejemplo) que podría dificultar la obtención de rentabilidades en este tipo de deuda. Sin embargo, “a través de la atención constante a los fundamentales, las carteras de deuda ‘investment grade’ deberían ser capaces de soportar la volatilidad y generar rentabilidades superiores”.

Los expertos tampoco descartan que los bonos del tesoro de Estados Unidos, que fueron una de las peores clases de activos de 2018, sorprendan al alza el próximo año. Así lo anticipan Tim Foster y Claudio Ferrarese, cogestores del FF Flexible Bond Fund de Fidelity, que apuntan que una buena estrategia podría ser “aprovechar las oportunidades en las áreas menos apalancadas del mercado de bonos corporativos, donde podrían conseguirse rentabilidades superiores a las moderadas”.

3. Renta variable

La renta variable sigue siendo uno de los activos con un mayor potencial de revalorización. Eso sí, los analistas apuntan que la mayor amenaza para este activo es la deuda que acumula la economía mundial. Y esto, evidentemente, no es cualquier cosa. Además, los precios del petróleo y las subidas de los tipos de interés en Estados Unidos (pese a que su crecimiento económico sigue siendo fuerte), “podrían erigirse en obstáculos durante los próximos meses”, confirma Matt Siddle, gestor del FF European Larger Companies Fund.

¿Qué debemos hacer si nos decantamos por este tipo de activo? Una buena estrategia podría ser buscar empresas con “fundamentales sólidos y potencial para generar unas rentabilidades interesantes a largo plazo, seleccionadas a partir de un riguroso análisis ascendente”, explica Siddle. Así, por sectores, sería preferible decantarse por la tecnología antes que por los bienes de equipo y optar por aquellas empresas que sean excelentes y tengan precios atractivos.

Una buena estrategia podría ser buscar empresas con fundamentales sólidos y potencial para generar unas rentabilidades interesantes a largo plazo

En palabras de Raymond Ma, gestor del FF China Consumer Fund, la mejor estrategia pasa por centrarse en “valores que puedan capear la volatilidad a corto plazo y generar un crecimiento sostenible durante los próximos tres a cinco años”.

En concreto, Ma apuesta por empresas con balances sólidos y gran capacidad de generación de flujos de efectivo. En su opinión, los sectores relacionados con la ‘Nueva China’ podrían ser menos sensibles a las dificultades macroeconómicas a corto plazo. Las empresas de consumo, seguros o farmacia, así como las que trabajan áreas como la automatización y la inteligencia artificial, el big data y la nube, podrían representar nuestro caballo ganador.  

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica