Delegaciones Contacto
Artículo

¿Qué es neuroplasticidad y cómo aplicarla en las empresas?

La neuroplasticidad es una capacidad propia del cerebro. Gracias a ella es capaz de adaptarse a las circunstancias por la conducta y la experiencia. Antes de mediados del siglo pasado los investigadores pensaban que eso solo podía modificarse durante los primeros años de vida, pero a partir de la década de los 60 los estudios concluyeron que es posible la plasticidad neuronal también en la edad adulta.

Bajo esta premisa trabajan muchos estudiosos hoy. Así es posible aplicarlo a diferentes campos, como el del negocio y la empresa. Los departamentos de Recursos Humanos de las grandes compañías se apoyan en los conocimientos adquiridos para poder modificar las plantillas y mejorar las perspectivas productivas.

¿Qué es la neuroplasticidad?

La neuroplasticidad es la flexibilidad que tiene el cerebro para adaptarse a los cambios a través de redes neuronales. Cada vez que se aprende algo, las propias neuronas forman redes para comunicarse y dar señales de una a otra, mediante sinapsis. Cuando se practica lo aprendido mejoran las comunicaciones entre esas neuronas, lo que facilita el mejor desarrollo de las tareas.

El primer psicólogo en plantearse esto fue William James a finales del siglo XIX, pero él pensaba que había conexiones anatómicas y por tanto una vez se alcanzaba la edad adulta no se podía aprender más. Sin embargo Ramón y Cajal, en aquellos mismos años, sí que interpretó que esas conexiones podían ir cambiando según las conductas, relacionándolo con la inteligencia.

Ya en los años 60 del siglo pasado los científicos empezaron a observar la recuperación de personas adultas que habían sufrido problemas cerebrovasculares, llegando a la conclusión de que si podían mejorar era porque el cerebro es maleable. Hoy por hoy incluso se está demostrando que el cerebro puede reconfigurarse después de unos años gracias a esa plasticidad.

Cómo funciona la neuroplasticidad

Más de cien mil millones de neuronas componen el cerebro humano. Antes se pensaba que después del nacimiento ya no se producían más, aunque esto no es así. En los primeros años de vida la estructura cerebral tiene un rápido crecimiento, mientras que en la edad adulta se ralentiza, pero el crecimiento sigue existiendo.

Para fortalecer y aumentar la producción es importante sumar experiencias y nuevas conductas. Si se utilizan las neuronas, se desarrollan conexiones más fuertes evitando su muerte. Es por esto por lo que los ejercicios cognitivos, el estar activo, son fundamentales para poder seguir con el ritmo de vida.

Curiosidades sobre la neuroplasticidad

El campo de la neuroplasticidad es complicado, pero merece la pena conocer algunos datos:

  • Ya nadie discute que el cerebro es flexible y tiene una gran capacidad para adaptarse a los cambios. Esto supone un gran avance respecto a las creencias de los grandes investigadores de los últimos 400 años quienes pensaban que la estructura cerebral era única y no se modificaba a lo largo de la vida.
  • Los nuevos conocimientos, los entrenamientos cognitivos, las experiencias y los estímulos favorecen que las interconexiones neuronales sean más fuertes y que haya nuevas.
  • Efectos de la Complejidad Medioambiental y Entrenamiento de la Química y Anatomía Cerebral es el título del estudio desarrollado por Mark Rosenzweig en las décadas de los 50 y 60 del siglo pasado y que sirve de base para comprender la neuroplasticidad.
  • El trabajo de Eric Kandel respecto a la plasticidad sináptica obtuvo su recompensa en el año 2000, cuando se le otorgó el Premio Nobel. En la base de sus teorías está el que, cuando el cerebro recibe estímulos, se facilita el aprendizaje y la memoria a largo plazo.
  • La canadiense Barbara Arrowsmith Young demostró que la edad no es un factor determinante para la capacidad de aprender y la resolución de los problemas. En sus estudios concluye que el cerebro puede ser estimulado tanto en la infancia, como en la adolescencia o en la edad adulta.
  • La sustancia gris aumenta en esas áreas del cerebro que se estimulan más. Un taxista en una gran ciudad tendrá más en el área de la navegación espacial y un malabarista la tendrá en las zonas relacionadas con las actividades visuales y motoras.
  • La plasticidad cerebral es la base de los tratamientos para lesiones cerebrales resultantes de traumas e incluso de los trastornos de aprendizaje, dolor, TDAH o dislexia, entre otros.

Cómo influye la plasticidad cerebral en las empresas

Las empresas también se están beneficiando de los avances de la psicología en cuanto a la neuroplasticidad, sobre todo en dos aspectos.

Mayor capacidad de adaptación al cambio

Los entornos empresariales están en constante evolución. Entender que el cerebro puede adaptarse a los nuevos tiempos es algo que facilita desarrollar tareas diferentes en la misma profesión, surgidas gracias a las nuevas tecnologías. El cerebro será más flexible con entrenamiento y podrá pensar de manera más creativa, lo que facilita la solución de problemas complejos.

Mayor acierto en la selección de personal

En un entorno empresarial en el que es imprescindible la fidelización de los trabajadores con su empresa, acertar con las personas que pasan a formar parte del equipo es fundamental. Gracias a los avances de la neuroplasticidad puede entenderse que personas que están sometidas a una gran presión, con estrés y altas responsabilidades, pueden mejorar en sus funciones con entrenamientos cerebrales. Es decir, pueden aprender nuevos métodos de trabajo que les ayude a ser más productivos.

También es fundamental todo esto para los procesos de promoción interna. Gracias a estos estudios, puede deducirse cuáles serán los perfiles que mejor van a trabajar juntos, facilitando de esta manera el buen hacer de los equipos de trabajo.

Como conclusión, se puede decir que la neuroplasticidad se ha convertido en un concepto con gran carga positiva para el aprendizaje. Hay que desterrar la idea de que solo los niños pueden aprender. Constancia, trabajo y motivación son algunas de las claves para mejorar el cerebro humano. Quedarse parado no está permitido, siempre hay que estar alerta haciendo ejercicios para tener un cerebro en forma, ya que de esta manera siempre será más sencillo seguir formándose y aprendiendo.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica