Delegaciones Contacto
Artículo

¿Qué es un contrato electrónico y qué tipos existen?

Cuando se trata de formalizar un acuerdo de manera legal es muy normal que la gente se pregunte qué es un contrato electrónico. Este acuerdo es un convenio entre varias partes. No se trata de contratos que estipulan la duración de una membresía, sino de contratos tradicionales. La gran diferencia es que estos se formalizan por medios electrónicos, como su propio nombre indica. Mediante este acuerdo legal, las partes firmantes, de mutua voluntad, adquieren obligaciones legítimas cuyo cumplimiento pueden exigir ambas partes.

¿Cómo funcionan los contratos electrónicos?

Tal y como se ha indicado, los contratos electrónicos son contratos tradicionales. No constituyen, en sí mismos, un tipo de contrato diferente. Sin embargo, es útil conocerlos, pues su legitimación funciona de manera diferente al acuerdo habitual. Por ejemplo, mediante este tipo de convenio ninguna de las partes debe estar presente en el momento de la firma. Es decir, no es necesaria la presencia física simultánea, sino que se puede realizar desde otros lugares gracias a mecanismos telemáticos.

Tipos de contratos electrónicos

Varios son los tipos de contrato electrónico que podemos encontrar en la actualidad. Estos se pueden clasificar en función de diversas cuestiones. Por ejemplo, podemos encontrar diferentes contratos dependiendo de la forma en la que se lleva a cabo el acuerdo, de la emisión de las declaraciones de las partes, de quiénes son dichas partes, de cómo se lleva a cabo el pago y de cuál es el objeto del contrato.

Clasificación por forma

1. Contrato electrónico directo:

La primera de estas clasificaciones viene dada por la forma en la que se ejecuta el contrato. Se trata de la compra de productos que pueden ser encontrados, adquiridos, pagados y entregados de manera totalmente online. Hablamos, por ejemplo, de la compra en línea de bienes como la música, los videojuegos, el cine, la televisión en streaming o los programas informáticos. Dichos bienes se pueden disfrutar de manera directa, e inmediata, accediendo a la plataforma digital preferente.

2. Contrato electrónico indirecto:

En este tipo de contrato de comercio electrónico el producto no puede ser disfrutado directamente en el momento de la compra. El producto o servicio es encontrado en la red y la formalización del acuerdo se produce también online, incluso, en ocasiones, el pago del mismo también tiene lugar de manera virtual. Sin embargo, para finalizar la transacción es necesario el envío físico del producto o la prestación física del servicio. Un ejemplo de este tipo de contratos es la adquisición de productos a través de un comercio electrónico (libros, ropa, zapatos, discos de música o productos varios), la contratación de servicios o, incluso, de viajes.

Clasificación por la emisión de las declaraciones

3. Contrato electrónico puro:

El tercer tipo de contrato se puede organizar dentro de la clasificación en función de cómo están emitidas las declaraciones de las partes. En este contrato las manifestaciones de voluntad de los firmantes se realizan de manera electrónica, íntegramente. Por ejemplo, la aceptación de la política de privacidad o la contratación a través de una página web.

4. Contrato electrónico mixto:

En contraposición al contrato electrónico puro, y también dentro de la clasificación por emisión de las declaraciones de las partes, se puede encontrar este tipo de acuerdo. El contrato electrónico mixto requiere de métodos electrónicos, pero también de métodos tradicionales para manifestar voluntades. Por ejemplo, la necesidad de enviar por correo ordinario contratos o documentos firmados.

Clasificación por los sujetos

5. Contrato electrónico de consumo:

Se puede hablar de un contrato de consumo cuando al menos una de las partes es un consumidor del producto o servicio. Por ejemplo, en la contratación de viajes.

6. Contrato electrónico mercantil:

Por el contrario, en el contrato mercantil todas las partes contratantes son empresas; como cuando se contrata la iluminación para un espectáculo de un teatro.

Clasificación por la forma de pago

7. Contrato electrónico con pago electrónico:

Solo son válidos en contratos que impliquen una transacción económica, lógicamente. Se trata de acuerdos que son abonados por métodos electrónicos, como una tarjeta de crédito, transferencias entre bancos o dinero virtual.

8. Contrato electrónico con pago tradicional:

El pago se realiza de manera física mediante efectivo, contra reembolso o, también, con cheque bancario.

Clasificación por el objeto del contrato

9. Contrato electrónico de entrega:

La última de las clasificaciones diferencia entre lo que se vende. Los contratos de entrega son los referidos a un producto. Pueden ser inmediatos o diferidos, dependiendo de cuándo se reciba dicho producto.

10. Contrato electrónico de prestación:

Los contratos de prestación hacen referencia a un servicio. No hay bienes referidos en el contrato. También pueden ser instantáneos o diferidos.

El tipo de contrato electrónico depende de muchos factores. Sin embargo, lo que se debe tener claro es que este siempre se realiza de manera electrónica y que no requiere la presencia de las partes.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica