Delegaciones Contacto
Artículo

Una de terror: los 4 riesgos a los que se enfrentan las empresas

Cuando crees que ya lo has visto todo, vuelves al cine, incrédulo por la proyección que estás a punto de ver, y de repente… un susto inesperado rompe tus esquemas y te das cuenta de que tus suposiciones han sido abatidas de un plumazo. De alguna manera, y salvando las distancias, esto es lo que ocurre día a día en el mercado fomentado por los riesgos a los que se enfrentan las empresas, pero sobre todo, ante la ‘baja guardia’ que algunos ejecutivos vienen practicando en el desarrollo de su función.

En muchas ocasiones existe un exceso de conservadurismo unido a la creencia de que el mundo no cambia tan rápido

Tal y como aseguran los expertos de Improven, “en muchas ocasiones existe un exceso de conservadurismo unido a la creencia de que el mundo no cambia tan rápido. Asimismo, todavía muchos gestores de empresa no han caído en la cuenta de que lo que ha funcionado hasta ahora, quizá no sirva para enfrentar el futuro con seguridad”.

Ante este contexto, cada vez son más los CEOs que intentan dar respuesta a interrogantes como: ¿cuáles son exactamente los riesgos a los que se enfrentan las empresas en el momento actual? ¿Qué consecuencias llevan aparejadas? ¿Cómo evitarlos? ¿Qué medidas estratégicas han de tomarse con el fin de afrontar con cierta tranquilidad y garantías el futuro?

4 riesgos a los que se enfrentan las empresas

El día a día de la gestión empresarial se encuentra dominado por un ritmo frenético de toma de decisiones que, en muchos casos, se encuentran construidas sobre la base de la rapidez y la intuición. Sin embargo, detenerse por un momento para identificar los riesgos que pueden afectar a la propia evolución de tu compañía a nivel estratégico y de gestión quizá sea una de las tareas más apremiantes, más si cabe en un entorno de absoluta volatilidad e incertidumbre como en el que nos movemos.

Así, y según los analistas de Improven, 4 son los riesgos a los que, en principio, deberíamos atender si nuestro propósito es contemplar un futuro empresarial sin mayores sobresaltos:

  1. Errores estratégicos en el medio plazo

    La expresión “no sé como hemos llegado a esta situación” constata el hecho de que, en muchas ocasiones, lo que parecía una estrategia bien definida, con el tiempo se torna en muy peligrosa provocando situaciones complicadas incluso a nivel de rentabilidad. En opinión de la Consultora, quizá este sea el más peligroso de los riesgos pues al aparecer de repente y en pleno desarrollo de la estrategia, el margen de actuación será limitado.

  2. Alejamiento del cliente y de sus necesidades

    Podremos contar con un gran know-how productivo, pero si no poseemos un profundo y actualizado conocimiento de las exigenciales reales de nuestros stakeholders, terminaros por no satisfacer sus necesidades. Y, desde luego, el mercado actual está lleno de opciones que compiten para convertirse en la elección final del consumidor. 

  3. Escasa capacidad de atracción y retención de talento

    Sin personas, no hay organización. Y sin el mejor talento, no hay buenas ideas. Hoy, la importancia de la gestión del capital humano se torna estratégica y, de hecho, son cada vez más las compañías que impulsan políticas de Employer Branding ante la necesidad de rodearse de los mejores.

  4. Exceso de autosuficiencia

    Pasar por alto la excelencia o aquellas buenas prácticas aplicadas en otros sectores o mercados puede alejarnos de la oportunidad de mejorar la gestión estratégica de nuestra compañía. Según el expertise de Improven, “en muchas ocasiones acabamos siendo esclavos de decisiones y procedimientos tradicionales en detrimento de la incorporación de nuevas técnicas y metodologías que podrían favorecer nuestra posición en el mercado”.

riesgos a los que se enfrentan las empresas

El papel del directivo a la hora de evitar riesgos

Mantener el nivel de competitividad que se nos exige a día de hoy y sortear los obstáculos y posibles riesgos generados por la propia gestión de la compañía y el entorno, no es tarea sencilla.

Sin embargo, los expertos inciden en el hecho de que, en el momento actual, los CEOS han de interiorizar la importancia de rodearse de un equipo fuerte y comprometido, trabajar siempre de la mano de diferentes escenarios y, fundamentalmente, dotarse de un sistema de identificación de riesgos en torno a su actividad que les permitan actuar de forma rápida y contundente para minimizar los posibles impactos.

Dotarse de un sistema de identificación de riesgos es fundamental para actuar de forma rápida y contundente

Tal y como aseguran desde Improven, “el mundo evoluciona muy rápido, y las empresas, ante este hecho, no pueden ser menos”.

Una empresa Ganadora y Generosa, garantía de éxito

Sumado a todo lo anterior, no cabe duda de que una compañía que, además, reúna lo que los expertos de Improven han venido a denominar las 3 Gs, afrontará el futuro y los posibles riesgos con mayor seguridad.

Así, y además de conformar nuestra organización en torno a una Gestión excelente, desde la Consultora inciden en la importancia de apostar por la construcción de una compañía Ganadora y Generosa. En otras palabras, tener un alto nivel de determinación a la hora de cumplir con la hoja de ruta marcada y compartir el propósito de la misma con el mayor número de personas involucradas, haciendo coincidir sus proyectos personales con el ‘porqué’ empresarial, con el fin de fortalecerse ante los posibles riesgos que aparezcan por el camino.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica