Delegaciones Contacto
Artículo

Análisis de los estados financieros de una empresa: ¿En qué consiste y cuáles son?

Hacer un análisis de los estados financieros de una empresa permite averiguar información económica relevante sobre la misma y durante un periodo determinado de tiempo. También se conoce con el nombre de estados contables y recogen todos los elementos que conforman las cuentas anuales de una corporación, lo que indicará su valor económico en ese momento.

Principales estados financieros

Actualmente, hay cuatro estados financieros que muestran claramente, y de forma exhaustiva, lo que una empresa posee. Para los administradores de la misma es muy importante conocerlos con regularidad porque van a ser los datos más relevantes a la hora de tomar decisiones vitales para el negocio. Esta información se recoge periódicamente en la contabilidad de la empresa.

Se conocen como estados contables y recogen los elementos que conforman las cuentas anuales de una corporación

Los estados financieros también sirven a las entidades de crédito para saber si una empresa es o no rentable y cuál es el riesgo de prestarles dinero, así como los límites y la cantidad que pueden darles. De la misma manera, los accionistas podrán saber si están ganando o perdiendo al depositar su confianza (y sus ahorros) en una organización. A continuación, se explican los detalles sobre los cuatro estados.

Balance general o de situación

Un balance general proporciona información detallada sobre los activos, pasivos y el patrimonio de una empresa.

Activos

Se trata de las bienes (normalmente físicos) con valor que tiene una empresa. Normalmente, esta puede venderlos o usarlos para elaborar productos u ofrecer servicios que también pueden venderse, e incluyen: vehículos, mobiliario, equipos e inventario. También se consideran activos aquellos bienes intangibles, es decir, que no se pueden tocar pero que, sin embargo, existen y tienen valor, como las marcas comerciales y las patentes. Las inversiones que hace la empresa se incluyen dentro de este grupo, así como el dinero en efectivo.

Pasivos

Se trata de la cantidad de dinero que una empresa debe a terceros. Pueden incluirse todo tipo de obligaciones, como los préstamos que normalmente se solicitan a la hora de lanzar un nuevo producto, el alquiler de un edificio, lo que se deba a los proveedores por los materiales, las nóminas de los empleados, los costes de la limpieza o los impuestos. Las responsabilidades también incluyen las obligaciones de proporcionar bienes o servicios a sus clientes en el futuro.

Patrimonio

El patrimonio de los accionistas también suele conocerse con los conceptos de capital o patrimonio neto. Hacen así referencia al dinero que le quedaría a la empresa si esta vendiera todos sus activos y, además, pagara todo su pasivo. Esta cantidad restante pertenece a los accionistas o propietarios del negocio.

Análisis de los estados financieros de una empresa: ¿Qué es y cuáles son?

Estado de resultados

El estado de resultados es un informe que muestra los ingresos que una empresa obtuvo durante un periodo de tiempo concreto (normalmente durante un año o parte del mismo). Se señalan así los costes y los gastos asociados a esa obtención de ingresos. El resultado final muestra las ganancias o las pérdidas netas de la compañía, es decir, cuánto ganó o perdió durante un tiempo.

Las declaraciones de ingresos también reportan las ganancias por acción, es decir, cuánto dinero recibirían los accionistas si la empresa decidiera repartir todas las ganancias netas del periodo. En la parte superior de la cuenta de resultados está la cantidad total que provienen de las ventas de productos o servicios, denominados «ingresos brutos o ventas» (se llaman brutos porque no se han deducido los gastos, aún). A continuación, se indica la cantidad de dinero que la compañía no espera cobrar en ciertas ventas debido, por ejemplo, a descuentos o devoluciones de mercancías.

Los ingresos netos

Cuando se restan los rendimientos y las provisiones de los ingresos brutos, se obtienen los ingresos netos de la empresa, que es el dinero en «limpio», es decir, sin las deducciones por devoluciones y descuentos.

Por otra parte, están los diferentes gastos operativos, que también hay que reflejar. Aunque estas cifras pueden reportarse en varios pedidos, tras los ingresos netos normalmente se exponen los costes de las ventas.

Todos los estados financieros de la empresa están relacionados dando lugar a las ganancias y/o pérdidas de la empresa

Esto indica la cantidad de dinero que la empresa gastó para producir los bienes o servicios que vendió durante el periodo contable. La denominada «ganancia bruta» o «margen bruta» es el subtotal al que se llega después de restar los costes de venta de los ingresos netos.

Gastos operativos

Se trata de los gastos destinados a respaldar las operaciones de una empresa, durante un periodo determinado, por ejemplo, las nóminas del personal y los costes de investigación de nuevos productos. Estos gastos son diferentes a los de ventas porque no pueden vincularse directamente a la producción de los productos o servicios que se ofrecen.

Estados de flujo de efectivo

Los estados de flujos de efectivo informan de las entradas y salidas de efectivo de una empresa. Esta información es muy importante porque cualquier negocio necesita tener suficiente efectivo disponible para hacer frente a sus gastos y comprar activos. Si bien un estado de resultados puede mostrar si una empresa obtuvo ganancias, el flujo de efectivo informa de si generó efectivo, como su propio nombre indica.

Estos datos muestran los cambios acaecidos en el tiempo, en lugar de montos absolutos en un momento determinado. Así, reutiliza y reordena la información del balance de la empresa y el estado de resultados. En general, los estados de flujo de efectivo se dividen entres grandes partes, cada una de ellas revisa estos datos de cada una de estas actividades: operativas, de inversión y de financiación.

Estado de cambios en el patrimonio neto

Se trata de un estado muy común en aquellas empresas que cotizan en Bolsa, ya que el capital contable de una empresa puede variar si cuenta con mayor número de accionistas. Este movimiento puede cambiar el valor de las acciones que ha emitido la empresa y, por tanto, los dividendos pagados por la compañía.

En conclusión, todos los estados financieros de la empresa están relacionados. Los cambios en los activos y pasivos del balance también se reflejan en los ingresos y gastos del estado de resultados que, a su vez, dan lugar a las ganancias y pérdidas de la empresa.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica