Delegaciones Contacto
Artículo

¿Cuál es el valor real de tu empresa? Así se calcula

¿Es posible calcular el valor de una empresa de forma objetiva? Sí. Si hay algo que caracteriza al siglo XXI es la capacidad para medirlo todo: se pueden calcular cuántos nuevos ‘followers’ se han logrado en un mes, es posible registrar el peso corporal día a día y son muchos los que sucumben a instalar en su móvil una aplicación de conteo de pasos para registrar si están haciendo o no suficiente ejercicio físico. Entonces, ¿por qué no aplicar alguna de estas técnicas para conocer el verdadero valor de las organizaciones?

Al margen de todas estas cuentas de ‘pequeñas dimensiones’, es posible subir un nivel más arriba y analizar también sectores más complicados. Es el caso de las empresas, cuyo valor se puede calcular de manera eficaz en función de los datos que necesiten los distintos agentes que interactúan con ella. Y hay un método para conocer el valor de una compañía.

Hay que considerar a la empresa como un ente generador de flujos (de dinero) de tal forma que sus acciones y su deuda sean valorables como otros activos financieros

“La valoración de una empresa es un ejercicio de sensatez que requiere unos pocos conocimientos técnicos y mejora con la experiencia”, asegura Pablo Fernández, profesor de Dirección Financiera en el IESE Business School.

En este sentido, Fernández enumera cuáles serían los puntos que no hay perder nunca de vista para no zambullirse en el laberinto que puede llegar a ser la evaluación de una empresa –si no se hace siguiendo un orden–:

  • Tener siempre en cuenta qué se está haciendo.
  • Tener presente por qué se está haciendo la valoración de una manera determinada.
  • Saber para qué se está haciendo la valoración.
  • Conocer para quién se está haciendo la valoración.

Los métodos conceptualmente “correctos” para valorar empresas con expectativas de continuidad son los basados en el descuento de flujos: “Consideran a la empresa como un ente generador de flujos (de dinero) y, por ello, sus acciones y su deuda son valorables como otros activos financieros”, explica el también doctor en Finanzas por la Universidad de Harvard.

Atleta CorporativoLos errores más frecuentes en la valoración

Cometer errores es muy fácil en un estudio tan minucioso como puede llegar a ser la valoración de una compañía. Es fundamental identificar las flaquezas del método es fundamental para no fallar. “Casi todos los errores en valoración se deben a no contestar adecuadamente a alguna de las preguntas anteriormente expuestas”, advierte el profesor. Resumiendo su argumento, el error está en la falta de conocimientos, en la carencia de sensatez o, incluso, en la escasez de ambos.

Fernández insiste en la importancia de exponer errores reales cometidos en la valoración de empresas para poder tomar referencias de cómo no se debe actuar ante este tipo de análisis: “Muchos antiguos alumnos me han asegurado que han aprendido mucho al ver, analizar y reflexionar sobre los errores comunes cometidos por otras personas”.

La experiencia de este experto le ha llevado a señalar en el libro Valoración y sensatez en el que se señalan siete tipos concretos de errores que se centran en:

  1. La tasa de descuento y del riesgo de la empresa.
  2. Los cálculos al prever los flujos esperados.
  3. Los cálculos del valor terminal.
  4. Inconsistencias y fallos conceptuales.
  5. Fallos en la interpretación de la valoración.
  6. Fallos en la interpretación de la contabilidad.
  7. Fallos de organización.
Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica