Delegaciones Contacto
Artículo

Principales diferencias entre DLT y blockchain

Aunque DLT y blockchain funcionan sobre las mismas bases, en realidad presentan ciertas particularidades técnicas. Esto hace que en ocasiones se confundan una y otra tecnología, de modo que, a continuación, se aclara su distinción. A modo de introducción, hay que comprender que el blockchain es una aplicación de la tecnología DLT. Es decir, mientras esta provee de unas prestaciones particulares, aquel puede desarrollarse de diversos modos.

Esto, unido al éxito de las criptodivisas, es lo que ha impulsado a las grandes compañías a la exploración de las aplicaciones DLT. Así, cabe suponer que durante las próximas fechas numerosas empresas de diferentes sectores apliquen estas técnicas de registros distribuidos a nuevos usos como la contratación inteligente, la ciberseguridad o los libros registro electrónicos. No en vano, el propio Banco de España está destinando recursos editoriales a la difusión de las tecnologías de registros distribuidos desde hace aproximadamente un año.

Tecnología DLT

DLT (Distributed Ledger Technology) es una estructura de datos que se distribuye geográficamente. Así, son varios los servidores que tratan simultáneamente la información de la base, sin que exista un administrador principal. Es decir, un registro distribuido no es más que una base de datos gestionada por un colectivo de participantes. Cada uno de ellos dispone de una copia del registro, de modo que las eventuales variaciones son fáciles de detectar, ya que las actualizaciones de la base se realizan mediante consenso de todos los partícipes.

Como se comprobará, este elemento es común a la tecnología de la cadena de datos, que es una tecnología derivada del DLT. La principal ventaja de esta tecnología es que garantiza la integridad de los datos, lo que la hizo idónea para gestionar «libros de cuentas».

La integridad de la tecnología DLT

Algunos expertos señalan que una de las garantías de integridad de las tecnologías DLT radica en la inexistencia de autoridades centrales. Al haber intereses contrapuestos, cada uno de los partícipes en el sistema de gestión vigila al resto, funcionando mediante un sistema de inspiración consensual.

Tecnología blockchain

La tecnología blockchain ha ocupado titulares recientemente por las utilidades que puede presentar en materia de seguridad y confidencialidad en el tratamiento de información. Básicamente, funciona encadenando bloques de datos. Cada uno de estos bloques contiene información acerca de la operación que se están realizando. Los elementos iniciales y finales del bloque se relacionan, respectivamente, con el bloque anterior y posterior.

De este modo, la modificación del bloque corrompe la cadena al completo, siendo prácticamente imposible su alteración. Además, la tecnología basada en cadenas de bloques funciona de modo distribuido. Es decir, son varios los ordenadores que operan simultáneamente con la cadena, por lo que no puede atacarse esta si no es de modo coordinado (algo, también, imposible en la práctica).

Usos destacados del blockchain

La utilización de esta tecnología ha permitido crear usos tan relevantes actualmente como las criptomonedas, gracias a la fiabilidad y estabilidad del sistema, así como a la seguridad y confidencialidad en el tratamiento de datos.

Similitudes y diferencias de las DLT y el blockchain

En definitiva, tanto las DLT como las blockchain son organizaciones de bases de datos que permiten una gestión distribuida. Gracias a ello, reciben importantes beneficios en cuanto a integridad y seguridad del sistema. Así, para corromper los datos de cualquiera de estas tecnologías sería necesario atacar simultáneamente a todos los operadores, lo que implica que el atacante debe superar en potencia de computación a todos los partícipes juntos.

Sin embargo, DTL es una tecnología más genérica, ya que simplemente hace referencia a una base de datos descentralizada. Por ejemplo, las redes peer-to-peer que se utilizaron durante el principio de los 2000 para descargar archivos (Emule, Sharemule, Bittorrent…) eran sistemas DTL, que poco tienen que ver con la criptografía y el sistema financiero.

¿Es el blockchain la evolución definitiva de la DLT?

La aplicación de la tecnología DTL a un modelo de bloques interconectados, como es el blockchain, origina una tecnología extremadamente útil para crear un sistema seguro como el que necesitan las criptomonedas. Pero los expertos están haciendo hincapié actualmente en esta diferencia ante ambas aplicaciones. El motivo se encuentra en que el blockchain ya ha mostrado su potencialidad, al servir como fundamento a innumerables criptodivisas y tecnologías de encriptación e identificación.

Sin embargo, las DTL parecen ser una nueva oportunidad para las grandes compañías, franquicias y multinacionales. Por ejemplo, los smart contracts podrían agilizar y abaratar increíblemente un gran número de operaciones jurídicas y económicas. De momento, hay quien los ha trabajado desde la tecnología blockchain (destacando la plataforma Ethereum).

Pero nada impide que se desarrollen nuevas funcionalidades para redes distribuidas que ayuden a optimizar la gestión empresarial. En definitiva, DLT y blockchain no deben confundirse. Mientras el segundo deriva del primero y tiene unas características muy particulares, la DLT todavía podría sorprendernos con desarrollos más que interesantes que, sin duda seguirán impulsando el mundo de las fintech y legaltech, entre otros sectores de la digitalización empresarial.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica