Delegaciones Contacto
Artículo

¿Qué es el factoring finaciero? Ejemplos para entenderlo

¿Qué es el factoring financiero?

Si no estás familiarizado con el mundo financiero, es posible que el término resuene en tu cerebro como un sonido ininteligible. Sin embargo, desde finales de la década de los 80 se ha ido colándose poco a poco en la vida de los empresarios como una eficiente ayuda a su negocio. 

Tanta relevancia ha ido ganando el factoring que, en 1988, se creó la Asociación Española de Factoring, una entidad que da respuesta a la pregunta ‘qué es el factoring financiero’. Según esta organización que actualmente cuenta con 19 miembros –tanto entidades de crédito, como otras entidades mercantiles–, el factoring es “un instrumento de financiación a corto plazo, destinado a todo tipo de empresas, que paralelamente al servicio de carácter financiero desarrolla otros de gestión, administración y garantía por la insolvencia de los deudores de los créditos cedidos”.

La empresa cobra de manera anticipada la factura que le debe su deudor perdiendo un porcentaje del importe original a favor de la entidad financiera o banco que asume el riesgo de impago

De esta definición se deduce que el factoring permite a las empresas el cobro de sus facturas de manera adelantada, evitando el riesgo de insolvencia por parte de sus proveedores a cambio de un porcentaje. Este servicio lo prestan las entidades financieras a las compañías para que puedan obtener financiación a corto plazo aportándoles una serie de valores añadidos.

Tal y como informa la Asociación Española de Factoring, “cualquier empresa que genere cuentas a cobrar (créditos comerciales)” puede beneficiarse del factoring –también llamado factoraje–. Es una herramienta financiera que permite a las empresas obtener recursos líquidos a través de la cesión de los derechos de cobro, es decir, que la empresa cobra de manera anticipada la factura que le debe su deudor perdiendo un porcentaje del importe original a favor de la entidad financiera o banco que asume el riesgo de impago.

Ejemplos de Factoring financiero

El factoring tiene un coste financiero importante porque los bancos o entidades financieras que asumen el riesgo cargan una comisión por cada una de las operaciones. Esta comisión puede llegar a suponer hasta el 3% del crédito cedido.

Veamos ejemplos prácticos para poder entender mejor el concepto.

Que es el factoring finaciero- Ejemplos para entenderlo

Ejemplo Factoring 1: una empresa de refrescos

Antonio es un empresario que desarrolla su actividad de negocio a través de una compañía de refrescos. El Restaurante La Flor compra a Antonio varias cajas de refrescos por importe de 5.000 euros que le paga en facturas a 90 días, pero Antonio necesita cobrarlas antes de ese plazo para poder seguir haciendo frente a los gastos derivados de su trabajo.

En este caso, Antonio podría recurrir al factoring con notificación para solucionar su situación: él se convertiría en ‘cedente’ –término que designa al cliente que recurre al factoring–, considerándose como ‘deudor’ al restaurante. Sería ahora cuando entra en juego un tercer actor: el ‘factor’. Esta palabra define al banco, caja de ahorro o Establecimiento Financiero de Crédito (E.F.C.) que presta los servicios de factoring a Antonio.

Así las cosas, si Antonio firma un acuerdo de factoring con su banco de confianza, el banco le pagaría el importe de la factura emitida al ‘deudor’ –en nuestro ejemplo, los 5.000 euros que le debe el Restaurante La Flor–. Pero el banco no ingresaría a Antonio la totalidad de los 5.000 euros: puesto que se entiende que la entidad financiera asume un importante riesgo de impago, le descontará un porcentaje previamente estipulado –imaginemos que, en nuestro caso, es del 3%–.

Con estas cifras, el banco ingresará a la cuenta de Antonio un total de 4.850 euros.

  • 5.000 x 3 = 15.000
  • 15.000 / 100 = 150
  • 5.000 – 150 = 4.850 euros le paga el banco a Antonio tras descontar de los 5.000 euros el 3% acordado.

Antonio no ingresa la totalidad de la factura adeudada por el Restaurante La Flor, pero se asegura disponer de liquidez para seguir haciendo frente a los pagos derivados de su actividad.

Después, cuando pasen los 90 días estipulados para el cobro de la factura, el restaurante pagará la totalidad de los 5.000 euros al banco –ya que se trataba de un caso de factoring con notificación–. El banco habrá ganado 150 euros, pero Antonio habrá conseguido liquidez sin tener que esperar 3 meses al cobro de la factura.

Ejemplo Factoring 2: una empresa de jardinería

María tiene un negocio de jardinería y floristería. Para la celebración de una importante fiesta, el Hotel Embajador le compra 100 centros de flores por un valor de 10.000 euros que deberá abonarle en un plazo máximo de 60 días. Durante ese periodo de tiempo, María recibe otros encargos y no dispone de liquidez suficiente para poder comprar la materia prima necesaria, así que recurre a un servicio de factoring sin notificación con el que conseguir dinero de manera anticipada.

En este ejemplo, la empresa de María es la que actúa de ‘cedente’, mientras que por ‘deudor’ se consideraría al hotel y por ‘factor’ a la caja de ahorros que le presta los servicios de factoring a María.

La caja de ahorros pagaría el importe de la factura emitida al ‘deudor’ –en nuestro ejemplo, los 10.000 euros que le debe el Hotel Embajador–, pero no le ingresaría la totalidad a María: puesto que se entiende que la caja asume un importante riesgo de impago, le descontará un porcentaje previamente estipulado –en este caso, imaginemos que es del 2,3%–.

Con estas cifras, la caja de ahorros ingresará a la cuenta de María un total de 9.770 euros.

  • 10.000 x 2,3 = 23.000
  • 23.000 / 100 = 230
  • 10.000 – 230 = 9.770 euros le paga la caja de ahorros a María tras descontar de los 10.000 euros el 2,3% acordado como comisión.

De esta manera, María no recibe en cuenta la totalidad de la factura adeudada por el Hotel Embajador, pero se asegura disponer de liquidez para comprar la materia prima que necesita para preparar otros encargos.

Tras los 60 días estipulados para el cobro de la factura, el hotel pagará la totalidad de los 10.000 euros a María –puesto que se firmó un factoring sin notificación–, que deberá remitirlos íntegramente a la caja de ahorros. La caja habrá ganado 230 euros, pero María dispondrá de líquido sin tener que esperar 2 meses al cobro de la factura.

Qué es el factoring con y sin recurso

Existen dos tipos de factoring en función del acuerdo alcanzado entre el cedente y el factor: factoring con recurso y factoring sin recurso.

  • Factoring con recurso: el cedente deberá responder a la entidad financiera en caso de que el deudor no haga frente al pago de la factura. En el ejemplo de la empresa de refrescos de Antonio, si el factoring hubiera sido acordado con recurso y el Restaurante La Flor no paga los 5.000 euros adeudados al banco, Antonio tendría que pagar a la entidad la totalidad de esa factura.
  • Factoring sin recurso: en este caso, el cedente queda eximido de responsabilidad si el deudor no paga la factura. En el ejemplo de María y su empresa de jardinería, aunque el Hotel Embajador no abonara a la caja de ahorros los 10.000 euros adeudados, la caja no podría reclamar a María ni el importe que le adelantó ni el restante hasta los 10.000 euros del total.

Al margen de estas dos modalidades se puede encontrar otro par que, en lugar de poner el foco la obligación final del cobro en caso de impago, tiene en cuenta si se notifica o no la cesión del derecho de cobro al deudor.

  • Factoring con notificación: si Antonio comunica al Restaurante La Flor que ha contratado un servicio de factoring, estaríamos ante un caso de factoring con notificación. Desde el momento en que se produce el aviso, el restaurante –el deudor– estaría obligado a pagar al banco según los términos acordados.
  • Factoring sin notificación: si María no informa al Hotel Embajador que ha contratado un servicio de factoring, en cuanto el hotel –parte deudora– abonara el importe pendiente de la factura, María tendría la obligación de ingresar el total a la caja de ahorros.
Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica