Delegaciones Contacto
Artículo

El Real Decreto Ley 6/2019 o cómo hacer frente a la desigualdad entre mujeres y hombres

La reciente normativa en materia de igualdad, Real Decreto Ley 6/2019, de 1 de marzo, tiene por objeto hacer frente a la situación de desigualdad entre mujeres y hombres. Una desigualdad que se refleja sobre todo en cuestiones como el salario, donde existe una brecha que no ha sido reducida en los últimos años.

Ante este nuevo escenario, APD y Garrigues celebraron el pasado 18 de junio, en las instalaciones de la Bolsa de Bilbao, una interesante y necesaria jornada sobre las medidas urgentes y obligatorias en materia de igualdad.

En este sentido, Mª Dolores Rodríguez, Jefa del Departamento Jurídico y RRHH de Bahía Bizkaia Gas, aprovechó su intervención durante el encuentro para resaltar la necesidad de analizar el contenido de la nueva normativa y las obligaciones de la misma, dado su objetivo de garantizar la igualdad efectiva.

¿Por qué? La importancia de conocer la base y fondo del Real Decreto Ley viene propiciada precisamente porque el incumplimiento del mismo puede impedir el acceso de las empresas a la contratación con el sector público o dar lugar a condenas judiciales por discriminación con consecuencias como el pago de indemnizaciones, equiparaciones salariales o nuevos reconocimientos promocionales.

La desigualdad entre mujeres y hombres supera el 20%

Fue Begoña de Frutos, Socia Responsable del Departamento Laboral del País Vasco en Garrigues, que arrancó su ponencia dejando claro que la brecha salarial y el techo de cristal son un problema real.”En España”, afirmó, “las mujeres ganan aproximadamente un 22% menos que los hombres”.

desigualdad entre mujeres y hombres

De acuerdo a Naciones Unidas, por término medio, las mujeres siguen ganando en todo el mundo un 23% menos que los hombres en el mercado laboral por el mismo puesto de trabajo, o dicho de otro modo, las mujeres cobran 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres.

“Sólo 3 de cada 10 empresas españolas tienen una mujer como directiva. Al igual que en los Consejos de Administración del IBEX 35, que hay 107 mujeres entre los 457 consejeros”, señaló de Frutos.

Esta diferencia salarial de género se calcula a través de lo que se conoce como brecha salarial. Un indicador que informa sobre las diferencias entre el salario a jornada completa de un hombre y una mujer en el mercado laboral, habitualmente expresado como un porcentaje sobre el salario de los hombres.

“El techo de cristal está construido sobre la base de rasgos que son difíciles de detectar, por eso no se ve y se llama de cristal”, comentaba la experta. Esta barrera invisible aparece cuando las mujeres se acercan a la parte superior de la jerarquía corporativa y les bloquea la posibilidad de avanzar en su carrera profesional hacia cargos de nivel gerencial y ejecutivo.

Son medidas para garantizar la igualdad efectiva cuyo incumplimiento puede acarrear graves consecuencias para las empresas

“Hay personas que ascienden por escaleras mecánicas y otros tienen que ir peldaño a peldaño, de forma escalonada. Hay que superar el techo de cristal”, insistía.

La experta en laboral también profundizó en las nuevas obligaciones de las empresas en materia de igualdad. Obligaciones, explicó, de diversa índole y de gran impacto, como las nuevas medidas de conciliación contempladas en el RDL de igualdad de oportunidades para cuidado de un hijo o un familiar, los procesos de adopción que, con la nueva normativa, la UE acuerda un permiso de 4 meses para ambos progenitores, o la extensión de la obligatoriedad de elaborar planes de igualdad a las empresas de 50 o más trabajadores.

Asimismo, destacó que dichas obligaciones no son meramente formales, sino medidas para garantizar la igualdad efectiva cuyo incumplimiento “puede acarrear graves consecuencias para las empresas”.

desigualdad entre mujeres y hombres

Conciliación e igualdad de oportunidades: los retos de la nueva normativa

En opinión de de Frutos, la razón principal por la que concurren los requisitos constitucionales de extraordinaria y urgente necesidad, no se debe a ninguna estrategia política o empresarial sino a la necesidad de hacer frente a una desigualdad entre mujeres y hombres real: “Vivimos una situación de desigualdad, visible en la brecha salarial, que no ha sido reducida en los últimos años. La normativa nace con el objetivo de hacer efectivo el derecho a la igualdad de trato y oportunidades entre hombres y mujeres, e incumplirla puede salir caro”.

Tal y como se señaló durante el encuentro, los dos objetivos principales del RDL son:

  • Garantizar la efectividad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.
  • Y regular los derechos de conciliación de vida personal, familiar y laboral, favoreciendo la asunción equilibrada de las responsabilidades familiares.

Como cierre de la jornada, José Ramón Quintela, Responsable de Igualdad de Mercedes Benz, hizo una exposición sobre el plan de igualdad que la compañía de origen alemán aplica en su empresa desde 2010, y que cuenta con el Distintivo Igualdad desde 2014 y Mejor Protocolo en casos de acoso en el País Vasco, concedido por Mutualia en 2018.

Un claro ejemplo de buena gestión en materia de desigualdad entre mujeres y hombres. La cuestión no deja de ser: ¿serán todas las compañías capaces de implantar planes que exterminen la brecha salarial? ¿Supondrá la normativa la fractura definitiva del techo de cristal? ¿Cómo y cuándo deben aplicar las empresas el Real Decreto Ley 6/2019 y cumplir con su contenido?

Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica