Delegaciones Contacto
Artículo

Impuestos de una empresa: esto es lo que se paga

Existe una idea muy generalizada de que en nuestro país se tributa menos que en el resto de Europa. Sin embargo, esto no es así. Además está el desconocimiento general de pymes y empresarios que no suelen saber muy bien cuáles son los impuestos de una empresa en España.

¿Las empresas españolas tributan menos?

La idea al respecto acostumbra ser aproximada, tal vez porque también existen diferencias en los impuestos que pagan las comunidades Autónomas e incluso en cuanto a los impuestos locales. Lo cierto es que casi siempre se piensa en el Impuesto de Sociedades, a la hora de hablar de tributación empresarial. Pero hay más.

De hecho este no es el único tributo que se lleva a Hacienda por las actividades de las empresas españolas. Think Tank Civismo realizó un estudio el pasado año en el que se ponían de manifiesto la diversidad de cifras a la hora de tributar con el más controvertido de los gravámenes.

Empresarios españoles por encima de la media

Un ejemplo muy concreto recaía sobre el propio Impuesto de Sociedades. Las grandes compañías apenas están gravadas con poco más del 7%. Sin embargo, a la hora de analizar cuánto pagan a la Agencia Tributaria quedó al descubierto que destinan entre el 50% y el 61% de sus ingresos brutos.

Está claro que para muchos el referente es el impuesto de sociedades, pero otros gravámenes suben bastante la apuesta.

Cómo se establece el pago de impuesto empresarial

Existe una manera de comprender cuál es el criterio que determina la cantidad de impuestos que abonan las empresas. Se basa en una segmentación sencilla dependiendo de su tamaño. De esta manera quedan establecidas las obligaciones fiscales de un negocio.

La división incluye a las microempresas, que no superan los 10 trabajadores. Les sigue la pequeña empresa, con entre 11 y 49 trabajadores en plantilla. Estas dos modalidades tributan de la misma manera. A continuación engrosa la escala la llamada mediana empresa, con plantillas de entre 50 y 250 empleados. Todas las que superen esta cantidad de trabajadores en nómina son las denominadas grandes empresas.

Cómo tributa cada negocio

A las microempresas y a las pequeñas empresas les toca pagar una media de poco menos del 50% de sus ganancias brutas. Las medianas empresas tributan alrededor del 51%. Las grandes empresas pasan del 61%.

Estos números dan una media en torno al 50%. Esta cifra está muy por encima de la media de los países comunitarios, que tributan alrededor de un 41%. La media del resto del mundo no llega al 41%.

Impuestos de una empresa: esto es lo que se paga

Impuesto directos e impuestos indirectos

Los impuestos que pagan las empresas en España se dividen en directos o indirectos. Esto es así dependiendo del concepto sobre el que se grava. El impuesto directo es el aplicado al contribuyente por el propio hecho de serlo. Dicho de otro modo, se está gravando sobre el dinero que cobra el contribuyente. También por lo que ha conseguido a través de inversiones, emprendimiento o cualquier otro tipo de actividad. De este modo, la empresa paga por lo que tiene o ingresa.

Entre estos impuestos están el IRPF (Impuesto sobre las Personas Físicas), el IS (Impuesto de Sociedades) y el Impuesto de Actividades Económicas. El impuesto indirecto se establece en función del hecho imponible. Esta categoría hace que se tribute por la acción o posesión. El más importante y común es el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido).

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

Es el gravamen sobre la renta personal de las personas que residen en territorio español durante el último año o ejercicio. Las empresas pagan este impuesto cada tres meses: entre los días 1 y 20 de abril, julio, octubre y enero. Si la empresa mueve un volumen superior a los 6 millones de euros, la tributación del IRPF se hará con periodicidad mensual. La cantidad correspondiente a cada mes se pagará en los primeros 20 días del mes siguiente.

Atención a dos modelos: el 111 y el 190. El primero de ellos, de cotización trimestral, corresponde a la cantidad que el empresario retiene mensualmente a cada uno de sus trabajadores. El modelo 190 es el compendio de lo que se ha retenido a cada trabajador durante todo el año. Cuando termina el ejercicio de ese año, se debe presentar el 190 en los 20 primeros días del año siguiente.

El Impuesto de Sociedades

Grava los frutos obtenidos por las sociedades partiendo de su resolución contable durante el año. Solo se paga si se obtienen beneficios. Podríamos decir que es algo parecido al Impuesto de las Personas Físicas pero para empresas. Existen varios tipos de gravámenes: el general, del 25%; el reducido, aplicable a emprendedores y que es de un 15% del tipo impositivo durante los dos primeros años de la actividad de la nueva empresa; el reducido para cooperativas, de un 20%.

Según los beneficios obtenidos se tendrá que rellenar el modelo 200 o el 222. Éste último solo en el caso en que salga positivo el modelo anterior. El pago se hace de una sola vez, aunque en determinadas circunstancias se puede solicitar un fraccionamiento.

El impuesto de Actividades Económicas

Hablamos de un impuesto de carácter local. Se aplica a todo tipo de actividad económica de personas físicas o jurídicas. Sin embargo, hay exenciones. Entre ellas están las actividades ganaderas, agrícolas y forestales, la pesca, las entidades sin ánimo de lucro o cuando se tiene un volumen de negocio que no llega al millón de euros.

El tipo impositivo que se paga depende del epígrafe al que pertenezca la actividad desarrollada.

El Impuesto sobre el Valor Añadido

Llegamos por último al IVA. Ya habíamos visto que era un impuesto indirecto y se paga cada vez que compramos un producto o un servicio. Existen varios tipos, en función de lo necesario que se determine que es ese bien de consumo. Se paga directamente a la empresa suministradora y ellas serán también las encargadas de realizar declaraciones cada tres meses.

Esta es la guía de los principales impuestos de una empresa en España. El incumplimiento en el pago de estos gravámenes o el falseamiento de datos conlleva multas y sanciones de diversa consideración.

Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica