Delegaciones Contacto
Artículo

La inteligencia artificial cambia el funcionamiento de los bancos

La inteligencia artificial en bancos ya es una realidad que no llega a ser comprendida en la magnitud que merece. Por ello, en este artículo va a hacerse una aproximación al concepto, tratando que quede claro en qué consiste y qué valor aporta al sector financiero.

¿Qué es la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial hace referencia a una singularidad que presentan las máquinas. Es decir, a la capacidad que tienen las máquinas o softwares de actuar en base a elementos externos. Este tipo de tecnología está suponiendo una gran revolución prácticamente en todos los sectores debido a que los programas y las máquinas ya no tienen funciones predeterminadas fijas.

Por el contrario, en base al análisis de las necesidades del entorno o de cualquier estímulo, estas pueden modificar su conducta y comportamiento para adaptarse a dichas necesidades. En el sector financiero, esta tecnología está descubriendo caminos inexplorados hasta ahora.

¿Cómo afecta la inteligencia artificial en bancos?

Al centrarse en el sector financiero, la inteligencia artificial cumple cuatro funciones principales: entender las necesidades del consumidor, mejorar los productos ofrecidos, gestionar el riesgo y detectar y detener el fraude. De esta manera, va a exponerse cada uno de estos factores más detalladamente.

1. Entender las necesidades del consumidor

Esta es una de las utilidades que más rédito está ofreciendo a las entidades bancarias. Contar con un software inteligente que sea capaz de analizar los datos de los clientes y ofrecerles los productos más adecuados para ellos proporciona un aumento notable en la contratación de dichos productos.

Por ejemplo, si un cliente tiene un gasto elevado en gasolina y la entidad ofrece una tarjeta de crédito que permite descontar un tanto por ciento del repostaje, es mucho más probable que la contrate. Y, como esto, sucede con muchos otros servicios que, en ocasiones, los clientes desconocen pero podrían serles de gran ayuda.

2. Mejora de productos

Por otro lado, la recogida, el análisis y la comparación de datos que pueden hacer los programas inteligentes permitirán al equipo bancario mejorar los productos ofrecidos. Si se cuenta con un fondo de ahorro y se ofrece a los clientes interesados una explicación interactiva en la que deban pasar las pantallas, aquel descubrirá en qué parte dejan de tener interés los clientes.

Por último, ha de destacarse que estos mismos datos pueden ayudar a predecir cuáles serán las necesidades de los usuarios de la banca, lo cual permite ajustar mucho mejor la evolución y creación de nuevos servicios.

3. Gestión del riesgo

En nuestros días, un 15% del control del riesgo bancario recae sobre la analítica. No obstante, se está produciendo un cambio de paradigma, ya que un reciente informe de MacKinsey&Company determinaba que en 2025 el porcentaje anterior crecerá hasta el 40%. Los procesos de machine learning cada vez son adoptados por más bancos.

4. Detección del fraude

El uso del aprendizaje automático, que es una de las derivaciones de la inteligencia artificial bancos, también puede utilizarse para detectar fraudes. En este caso, la mayoría de las entidades bancarias utilizan técnicas de aprendizaje no supervisado. Sin embargo, la mayoría de estas están comenzando a adoptar sistemas de aprendizaje supervisado.

Esto es debido a que los sistemas de aprendizaje no supervisado hacen una buena labor a la hora de identificar patrones o características similares. No obstante, no permiten la detección del fraude la primera vez que se comete, algo que sí consiguen los sistemas de aprendizaje supervisado que suelen ser redes neuronales supervisadas o difusas.

Chatbots en la atención al cliente

 inteligencia artificial bancos 2Otro de los factores que hay que destacar son los chatbots como elemento nuevo y bastante expandido para atender a los clientes de las diferentes entidades. En palabras de José Manuel Aguirre, director comercial de AIS Group, los bancos, por fin, han descubierto a los clientes.

Con esta frase, Aguirre se refiere a que, por fin, las entidades financieras se están centrando en el trato con el cliente para atraer y mantener a quienes han confiado en ellos. Por consiguiente, la atención a los usuarios se está convirtiendo en una prioridad bastante clara para todas las entidades.

Hoy un 15% del control del riesgo bancario recae sobre la analítica. Un informe de MacKinsey&Company determinaba que en 2025 el porcentaje crecerá hasta el 40%

Pero ¿en qué puede ayudar la inteligencia artificial a la atención al cliente? En la creación de asistentes virtuales, algo así como una “Siri” de iOS pero para las entidades bancarias. Un asistente que pueda ayudar a los clientes a resolver sus problemas y dudas en tiempo real.

El consumidor está cambiando, pues cada vez se dispone de menos tiempo. Por este motivo, acudir a una oficina para resolver cuestiones que cómodamente podrían solucionarse desde casa es algo que cada día resulta más tedioso e irritante. Esto se vio claro con la cantidad de personas que migraron a los primeros bancos que ofrecieron la banca onliney cada vez este deseo va más allá.

Los asistentes virtuales, también para vender

Otra de las funcionalidades de los asistentes virtuales es la capacidad de vender productos y servicios. A fin de cuentas, el usuario que se siente agradecido con dicho asistente y que lo encuentra útil, deposita en el mismo una confianza elevada, por lo que, cuando le recomienda productos y servicios, el cliente será más proclive a valorarlos.

De hecho, estará mucho más receptivo que con otros medios de promoción como los emails o las llamadas telefónicas. Esto se debe, en gran parte, a la gran utilidad que tienen los asistentes virtuales y a la «cercanía» que consiguen establecer con los usuarios.

El usuario que se siente agradecido con el asistente deposita una confianza elevada, por lo que, cuando le recomienda productos y servicios, es más proclive a valorarlos

Por otro lado, también estos hacen la vida mucho más fácil a todos los clientes de aquellos bancos que los incorporan, por lo que la satisfacción de los clientes con la atención de las entidades es bastante mayor. Esto es algo que, a todas luces, es muy importante para fidelizar a los clientes y aumentar los beneficios a medio y largo plazo.

En definitiva, queda patente que la inteligencia artificial en bancos cada día está más implementada, tratándose de un recurso muy útil que no debe desaprovecharse. Por tanto, toda entidad que aún no haga uso de las posibilidades que ofrece está, sin lugar a dudas, tomando el camino incorrecto.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica