Delegaciones Contacto
Artículo

El gran impacto de la inteligencia artificial en las empresas

La Inteligencia Artificial en las empresas se abre paso. La Inteligencia Artificial (IA) se puede entender como la capacidad de las máquinas para realizar tareas que suelen necesitar la implicación de la inteligencia humana. Esta definición genérica puede verse modificada por su interrelación con nuevas innovaciones tecnológicas, como la realidad aumentada o el Internet de las cosas. Para la empresa, la IA aporta ya beneficios en todos sus procesos, aunque su implantación es todavía muy escasa.

El crecimiento de la Inteligencia Artificial en las empresas

Aunque su presencia todavía es muy incipiente, la Inteligencia Artificial se va abriendo camino en todos los procesos empresariales. Según un reciente estudio del Grupo Adecco, el 98% de los directivos consultados opina que esta innovación puede favorecer la productividad, el mejor conocimiento de sus clientes y el de sus productos.

Sin embargo, para lograr estas mejoras, el 73% considera que habrá que desarrollar esta tecnología en todo su potencial. En este trabajo, presentado el pasado mes de septiembre de 2018 en Madrid, se preguntó a 200 directores de recursos humanos sobre la implantación actual de la IA en el mundo laboral. La mayoría de los expertos, un 63%, cree que los avances tecnológicos todavía no han llegado a su sector, pero que estarán presentes a corto plazo.

El 98% de los directivos opina que esta innovación puede favorecer la productividad, el mejor conocimiento de sus clientes y el de sus productos

Un proceso que viene de lejos

En realidad, esta aparición de la tecnología inteligente no es algo nuevo. Se viene realizando desde siempre, aunque a distintas escalas. La imagen del trabajador en una cadena de montaje apretando tornillos, como hacía Chaplin en su célebre película sobre la industrialización, ha ido quedando atrás. Hoy muchos robots realizan todo tipo de funciones en cadena, dirigidos y coordinados por ordenadores. Pero la IA no es solo organizar una secuencia de movimientos de unas máquinas, sino también enseñarlas a solucionar problemas y a tomar decisiones. Para lograrlo, la se basa en cuatro pilares:

  • Algoritmos genéticos. Similares a la secuencia de pasos con la que se forma el ADN.
  • Redes neuronales artificiales. Con nodos de conexión que simulan el cerebro humano.
  • Razonamiento lógico. Equiparable al pensamiento abstracto.
  • Búsqueda del estado solicitado. Eligiendo entre las distintas posibilidades, algo similar a las decisiones que debe evaluar un ajedrecista antes de hacer un movimiento.

Como es evidente, el desarrollo de esta tecnología es mucho más complejo que diseñar una serie de protocolos para el movimiento de una máquina en una cadena de producción al uso. De ahí que las aplicaciones para las distintas industrias sean también muy específicas. Esto ralentiza su implementación porque no es tan sencillo como adquirir un nuevo robot o un vehículo de serie.

Implantación sí, pero a ritmo lento

Por la importancia de su desarrollo, las posibilidades de utilización en cada sector son objeto de atención por parte de los directivos de las grandes corporaciones. Sin embargo, todavía no hay una estrategia decidida para su puesta en marcha en la mayoría de las empresas.

Se puede decir que la incorporación de la IA va en aumento, pero a menor velocidad de lo que podría esperarse dada su relevancia. Así lo demuestra un informe estadounidense, elaborado por The Boston Consulting Group y la MIT Sloan Management Review, en el que se hace patente esta paradoja. De los CEO consultados, casi el 85% cree que la Inteligencia Artificial les dará ventajas competitivas; sin embargo, solo el 20% de las empresas ha incorporado esta tecnología a sus actividades.

El impacto social de la IA en las empresas

Poco a poco se puede vislumbrar cómo será la empresa del futuro a medio plazo y cómo afectarán las nuevas tecnologías inteligentes al desempeño de sus trabajadores. Diseñar mejores estrategias, destacar sobre la competencia o conocer mejor a los clientes y a los propios productos son algunos de los beneficios. Nada desdeñable será el impacto en la vida de los empleados y en la reconfiguración del mercado laboral.

El gran impacto de la inteligencia artificial en las empresas1. Aumento de la productividad

El aumento del rendimiento de los trabajadores y de la capacidad productiva de las empresas parece ser el principal beneficio de la implantación de la Inteligencia Artificial. Enseñar a las máquinas a encargarse de los procesos rutinarios servirá para que los trabajadores puedan aprovechar mejor su tiempo.

Pero el gran beneficio que se espera de esta tecnología tiene que ver con la mejora en el desarrollo de estrategias empresariales. Sobre el terreno, las labores que más se relacionan con la IA son las del intercambio de información y el análisis de datos desestructurados. También afectarán a otras actividades más sencillas y al análisis estructurado de datos. En menor medida, serán útiles en las destrezas manuales o en la resolución de problemas en tiempo real.

2. Mejora de la calidad de vida de los trabajadores

Como ya sucedió cuando comenzó la robotización de la industria, la IA permitirá a las personas desarrollar capacidades menos mecánicas. A la larga hará que cobren mayor importancia los factores emocionales, la creatividad, la intuición o la imaginación. En el desempeño de sus tareas, cada trabajador sentirá que aporta algo diferente al resto y se podrá sentir más valorado. Está por ver cómo se plasma este ideal en el entorno de la empresa y si realmente sirve para mejorar la calidad de vida de los operarios, pero es una puerta que también se abre gracias a la innovación tecnológica.

3. Mejor conocimiento de los clientes

La implantación de programas informáticos inteligentes servirá para dar mejores respuestas automatizadas a las demandas de los clientes. También serán útiles para conocerlos mejor y para diseñar estrategias de fidelización. Esto ya se está poniendo en práctica, por ejemplo, mediante los últimos sistemas de planificación de recursos empresariales, llamados ERP por sus siglas en inglés.

4. Mejor conocimiento de los propios productos

El análisis de grandes cantidades de datos que propicia la IA y sus distintas aplicaciones no solo permite gestionar un gran volumen de clientes, sino también de los productos que se les ofrecen. Conocer en profundidad todos los detalles de cada artículo, de su almacenamiento, distribución y venta es una ayuda esencial para las empresas del siglo XXI. La Inteligencia Artificial permitirá simplificar todos los procesos de control y gestión de los datos para brindar información relevante en tiempo real.

5. Influencia en el mercado laboral

Los expertos de recursos humanos creen que las nuevas tecnologías basadas en la IA no van a aumentar el desempleo. Lo que sí parece inevitable es que los trabajadores deberán actualizarse porque desaparecerán algunas ocupaciones y surgirán otras. Es decir, el número neto de puestos de trabajo seguirá siendo aproximadamente el mismo, lo que cambiará será el tipo de empleo. Así, la edad y la formación serán dos aspectos claves para encontrar trabajo, incluso más que en la actualidad.

El futuro de la Inteligencia Artificial en las empresas

Para imaginar hacia dónde evolucionará es interesante prestar atención a cómo se está abordando su desarrollo por las grandes corporaciones de la informática. Por ejemplo, el gigante Microsoft ha desvelado en 2018 cómo se está posicionando respecto a la IA y el aprendizaje automático. Hay que aclarar que el aprendizaje automático es la rama de la Inteligencia Artificial que se encarga de estudiar la forma en la que las máquinas aprenden y de desarrollar las aplicaciones necesarias para ello. Algo en lo que Microsoft quiere seguir siendo líder.

Razonamiento, entendimiento e interacción

Las tres grandes áreas de la IA para empresas en las que está trabajando Microsoft son el razonamiento, el entendimiento y la interacción. El razonamiento se utiliza en aplicaciones para extraer información relevante de los datos. La compañía afirma que con la IA de su aplicación Azure se han dado casos de hasta un 40% de reducción en los costes. El entendimiento se aplica a la interpretación de los datos que sirve, por ejemplo, para el reconocimiento facial de un usuario utilizando su fotografía almacenada en la nube. Esto ya lo está aplicando la multinacional Uber.

El aprendizaje automático es la rama de la IA que se encarga de estudiar la forma en la que las máquinas aprenden y de desarrollar las aplicaciones necesarias para ello

Por último, con la interacción se logra cambiar la forma en la que un usuario se relaciona con un dispositivo. Por ejemplo, en lugar de usar un teclado, se hace mediante la voz o los gestos. También esto se ha puesto en práctica con éxito en la compañía de transportes UPS, facilitando así el trabajo de sus operadores.

Inteligencia Artificial y el Internet de las cosas

Estas aplicaciones de la IA que ya son una realidad en empresas de servicios señalan un camino de posibilidades que se añaden a las ya conocidas en el entorno industrial. Pero. a partir de ahí, se abre todo un abanico de opciones estrechamente relacionadas.

El desarrollo de las nuevas tecnologías se hace palpable en los nuevos dispositivos, como los altavoces inteligentes, que ya han abierto un nuevo mercado liderado por Apple y Google. Estos dispositivos y todos los que conforman el concepto del Internet de las cosas pueden servir como enlaces entre empresas y clientes, creando nuevas interacciones y modelos de negocio.

Como se puede ver, el futuro se cuela en el ámbito de las empresas de todos los tamaños y sectores. La IA no es ciencia ficción; las máquinas ya pueden pensar y tomar decisiones. Su implementación puede no ser fácil, pero sí prometedora.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica