Delegaciones Contacto
Artículo

Invertir en tiempos de COVID o cómo lidiar con éxito la incertidumbre de los mercados

A solo dos meses de cumplir el año desde que se produjera el primer confinamiento en la ciudad de Wuhan a causa de la COVID-19, nos encontramos inmersos en la segunda oleada de la pandemia. Tras la rápida respuesta de los Bancos Centrales y de los Gobiernos durante la primera oleada -un hecho que permitió que algunos mercados dibujasen una recuperación cercana a la ya famosa forma de V- hoy las previsiones son menos optimistas. De hecho, según los datos macroeconómicos, la recuperación económica será más lenta y asimétrica, y posiblemente tardaremos más de lo previsto hace unos meses en recuperar los niveles de PIB previos a la pandemia.

En opinión de los expertos de Fidelity International, “vivimos un momento de gran convulsión económica mundial y una de las premisas fundamentales para superarlo será la adaptación al nuevo entorno”.

La recuperación económica será más lenta y asimétrica, y posiblemente tardaremos más de lo previsto hace unos meses en recuperar los niveles de PIB previos a la pandemia

Con todo ello, continúa la incertidumbre entre los inversores, y las dudas siguen siendo numerosas: ¿se esperan grandes cambios en los marcos de inversión? ¿Nuevas políticas y tendencias financieras? ¿Qué riesgos y oportunidades existen? ¿Qué panorama inversor nos espera en lo que ha venido a denominarse ‘nueva normalidad’? Invertir en tiempos de COVID se postula como una ardua tarea.

A la espera de que la economía recupere la ‘normalidad’

Este terremoto en el que nos encontramos, aparte de ser, por supuesto y ante todo, una crisis sanitaria, lo es de liquidez, y como tal la han tratado los bancos centrales, que mantienen las “tuberías” abiertas a la espera de que la economía recupere más o menos la normalidad.

Sin embargo, y así lo aseguran desde la gestora internacional de fondos de inversion, “este hecho podría devenir también en una crisis de solvencia por la lentitud de la reapertura, motivo por el cual tanto la FED como el BCE abogan por una respuesta fiscal más contundente que lidie con las consecuencias que la política monetaria no puede tratar”.

Los bancos centrales mantienen las “tuberías” abiertas a la espera de que la economía recupere más o menos la normalidad

En la misma línea, cada vez son más los expertos que abogan por que la política fiscal juegue un papel protagonista. Incluso el Banco de España viene apostando desde hace varios meses por una política fiscal contundente para evitar males mayores.

Inflación sí, inflación no

Precisamente uno de los últimos movimientos por parte de la FED para seguir apoyando la reactivación económica es dejar de lado uno de sus mantras fundamentales, el control de la inflación, aunque eso sí, prometiendo, por el momento, una etapa de tipos bajos. Ello ha dado pie a uno de los debates más importantes en los mercados en la actualidad: ¿inflación o deflación?

Sin duda, un gran debate para el campo inversor y sobre todo de cara a tomar decisiones vinculadas con invertir en tiempos de COVID que coincide también en el tiempo con la revisión por parte del BCE de su estrategia en torno a la inflación, y en concreto con la intención –según su Presidenta, Christine Lagarde- de hacer todo lo posible para conseguir repuntarla.

invertir en tiempos de COVID

Factores a tener en cuenta para la inversion ante este panorama

En paralelo a todo lo anterior, qué duda cabe que un nuevo orden económico se está gestando, y los inversores tienen puesta toda su atención en él. Según los analistas, además de un mayor intervencionismo, factores como la supresión de los dividendos, las altas valoraciones del sector tecnológico o el crecimiento del poder económico de Asia se postulan como absolutos protagonistas –al menos por el momento- de esta nueva etapa. Muy a tener en cuenta a la hora de invertir en tiempos de COVID:

La supresión de los dividendos

A raíz de los recortes o supresiones de dividendos llevados a cabo por un gran número de compañías en los últimos meses como vía de escape para obtener liquidez, queda abierto el debate sobre las consecuencias que este hecho, a priori poco atractivo, puede generar entre los inversores con un enfoque más a corto plazo y aquellos más largoplacistas.

Las altas valoraciones del sector tecnológico

Los fondos relacionados con las nuevas tecnologías se perfilan como alternativas muy prometedoras, pues el desempeño que han venido demostrando -también en Europa- ha sido excepcional. De hecho, las consecuencias de la COVID-19 han elevado todavía más sus valoraciones al abocarnos por completo a un ecosistema digital alrededor de nuestras vidas. Según diversos gestores de fondos de Fidelity, muchas de las grandes tecnológicas del planeta ya no son tratadas como compañías, sino como completos ecosistemas absolutamente infranqueables.

El crecimiento del poder económico de Asia

Según los expertos de Fidelity International, “la persistente fortaleza de Asia sigue siendo toda una realidad. De hecho, mantiene una clara ventaja respecto al resto de potencias, y las razones son claras: presenta un crecimiento económico más alto, posee regímenes políticos más estables desde el punto de vista económico e impulsa una adopción tecnológica inigualable”. Asimismo, las últimas estimaciones proporcionadas por el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) revelan que las principales economías asiáticas retrocederán únicamente un 0,7% en 2020, y estiman que la china crezca en torno al 1,8% a lo largo del presente año.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica