Delegaciones Contacto
Opinión

La transformación digital: nuevas formas de trabajar para nuevos retos

Nos encontramos en plena revolución tecnológica. La tecnología lo ha cambiado todo, ha impactado en nuestro estilo de vida, en la manera de comunicarnos, en el modo de trabajar… Con la transformación digital del consumidor se ha acelerado el ciclo de vida del producto/servicio, aumentando así la necesidad de las compañías de agilizar su time to market para ser las primeras en dar respuesta al cliente, por el canal que lo solicita y en el momento en que lo necesita.

Ante este entorno cambiante es evidente que las compañías actuales están reconsiderando su modelo de negocio y de relación con el cliente en busca de su rentabilidad y supervivencia. Este es el principal motivo por el cual las organizaciones deciden iniciar su transformación digital, dedicando cada vez más recursos a innovar y a aprovechar todas las oportunidades que el mundo digital ofrece.

Pero, ¿por qué resulta tan complejo llevar a cabo una transformación digital con éxito? Lamentablemente, en muchas ocasiones se sucumbe a la tentación de hacer una versión simplificada, poco alineada al negocio y sin  tener en cuenta su impacto a todos los niveles: desde la estrategia, pasando por el modelo de negocio, la cultura empresarial, hasta la estrategia digital.

Para la sostenibilidad del negocio, la transformación digital de la compañía tiene que impactar en 3 ejes clave:

  • Satisfacción del cliente y mejora de su experiencia.
  • Operativizar los procesos para ganar escalabilidad y aumentar la productividad del equipo y su engagement.
  • Mejora de los resultados de negocio.

Para asegurar el éxito…

El principal aspecto crítico es que la estrategia digital nazca desde la perspectiva de dos importantes stakeholders: el cliente y el empleado. Estas dos variables se han de situar en el centro de la estrategia digital y tendrán un impacto en todas las áreas clave de la compañía.

Desde el punto de vista estratégico, existen otros aspectos críticos que determinarán el éxito o no de esta transformación como son:

Tener una visión de negocio

Estrategia, objetivos y clientes claros y definidos.

Organizaciones líquidas

También es importante disponer de estructuras organizativas líquidas que se adapten fácilmente a los cambios, ya que las rígidas no son permeables y reaccionan más lentamente a las demandas del mercado.

Talento

El talento ha de considerarse también una palanca relevante, ya que para acometer una transformación digital se requieren capacidades y habilidades de las que quizá no se dispongan en ese momento; de ahí la importancia de atraer y desarrollar nuevo talento.

Implicación

Y, por último, algo que se da por hecho pero que no siempre se consigue: el liderazgo e implicación por parte del equipo ejecutivo.

Tecnología e innovación

Una vez tenemos estos aspectos críticos controlados, para pasar de la conceptualización de la transformación a su operatividad hay que activar las diferentes palancas que modifican la estructura y modelo de negocio de la compañía, marcando hitos intermedios para lograr los objetivos y reorientar el proceso siempre que se necesite. En el caso de la transformación digital, la activación de palancas clave como la tecnología y la innovación son decisivas para obtener un valor diferencial en el mercado y consolidar el Customer Engagement y el Employee Engagement, los dos pilares de nuestra estrategia digital.

Todos los aspectos citados son esenciales para iniciar un proceso de transformación digital continuo, que permita a las organizaciones actuar de forma proactiva ante los retos actuales y futuros y, consecuentemente, aumentar el valor de la compañía en el mercado.

Estamos en un momento en el que las compañías actuales deben replantearse su forma de hacer negocios. Más allá de invertir en una estrategia industrial, la clave radica en invertir en innovación y tecnología para acelerar la transformación digital, ganar competitividad y generar ahorro que invertiremos en progreso. Esta inversión y nuestro valor diferencial en el mercado contribuyen al incremento del valor de la empresa, mejorando posicionamiento y evolucionando hacia un modelo de negocio sostenible en el tiempo.

De este modo, obtendremos un nuevo modelo de negocio fuertemente transversal, abierto a la innovación y cultura colaborativa, con nuevas formas de trabajar, para afrontar nuevos retos.

Casimiro Gracia
Presidente Ejecutivo de Axis Corporate
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica