Delegaciones Contacto
Artículo

Disrupción digital: la transformación tecnológica de nuestra era

El concepto de disrupción digital ha invadido el mundo de las empresas. Las nuevas tecnologías han evolucionado a una velocidad de vértigo. Big data, nube, IoT, RR. SS., hiperconectividad… Los modelos de negocio han cambiado su estructura y han modificado la forma en que se organizan las empresas. Parece que solo existen dos opciones: adaptarse o desaparecer.

Qué es la disrupción digital

Fundamentalmente se habla de un cambio irreversible que afecta al modelo tradicional de negocio. La organización empresarial se ha visto sacudida por las posibilidades de las nuevas tecnologías.

Es preciso un cambio de mentalidad que permita un modelo organizativo más novedoso. Pero muchos líderes empresariales viven en estado de alerta

Incluso los productos y servicios han variado. Igualmente lo han hecho las relaciones con los clientes, la forma de trabajar con los proveedores o la manera de hacer negocio.

Aceptar un cambio global

Se trata de una transformación global. Pero encarar el hecho de que las compañías deben emprender su proceso de digitalización es tan solo el primer paso. No obstante, debe ser afrontado por todos, desde las grandes multinacionales hasta los nuevos modelos empresariales.

Un ejemplo muy obvio y concreto se puede ver en la aparición de las startups. Ellas han sabido hacer suya la noción de tecnología disruptiva. Le han sacado partido encontrando nuevos nichos de mercado y ofreciendo servicios en sectores cada vez más especializados.

El cambio de mentalidad empresarial

La transformación global obliga a las empresas a aceptar el fin del modelo tradicional. Las exigencias se centran ahora en las personas que deben dirigir e integrar las empresas. Es necesario que se sometan a una transformación mental acorde con los nuevos tiempos.

Para los estudiosos del fenómeno, la llave la tienen los individuos. Son ellos quienes deben abanderar el cambio. Este es el modo de transformar el conocimiento, asumir el emprendimiento y aplicar las TIC.

Es preciso un cambio de mentalidad que permita un modelo organizativo más novedoso. Así todo lo anterior incidirá en los mercados. No obstante, es lógico que muchos líderes en gestión de RRHH vivan en estado de alerta.

disrupción digital

La posición de los líderes ante el proceso disruptivo

La disrupción digital exige un cambio de mentalidad y un análisis profundo de los elementos que afectan al proceso de negocio. Entre gerentes y directivos conviven a partes iguales la excitación por afrontar nuevos retos y el miedo a un futuro incierto. Pero el proceso de digitalización es absolutamente necesario.

La necesidad de analizar factores influyentes

Los miembros del equipo observan con lupa qué negocios podrían desencadenar el proceso disruptivo y prevén cuáles son los negocios con los que hay que entablar relaciones. Al mismo tiempo hacen cábalas para implementar el entorno digital.

Según un reciente estudio, en menos de cinco años, más del 50% de las empresas de hoy habrán salido del mercado

Sin embargo, un CEO debe preguntarse si esto es suficiente. No se puede focalizar la atención sobre las compañías que provocan la disrupción en este momento. De hecho, un estudio reciente afirma que, en menos de cinco años, más del 50% de las empresas de hoy habrán salido del mercado.

Dónde se debe poner el foco de atención

No es buena idea afrontar el proceso disruptivo como algo puntual que afecta al aquí y al ahora. Es preciso ir más allá. La preparación de la empresa debe ampliar miras; prevenir un futuro que traerá consigo otros elementos capaces de producir una nueva disrupción.

Este es el diálogo que llevan a cabo hoy en día muchos equipos de gestión. La disrupción digital obliga al desarrollo de un campo de visión más profundo. Tal vez lo más acertado sea intentar dilucidar cuál es la naturaleza de la transformación digital y por qué otras empresas afectan al propio negocio.

Analizar con amplitud de miras

Como no se pueden predecir los cambios virtuales del futuro, habrá que regresar al origen. El equipo debe tener muy claros los motores de la oferta y la demanda. No se puede perder de vista la manera en que funcionan y responden los mercados. Esta es la fórmula para arrojar un poco de luz sobre los principios del proceso disruptivo y en qué condiciones llega a producirse.

Este análisis permitirá a los líderes empresariales disponer de elementos que revelen con antelación el grado de exposición del negocio. Posibilita evaluar qué tipos de amenazas y oportunidades afectan a la empresa y cómo localizar los puntos básicos de la disrupción digital. Con este procedimiento dispondrán de indicadores que detecten la urgencia de actuaciones para controlar esas amenazas y aprovechar las oportunidades.

Aceptar y aprovechar los cambios de la transformación digital

Los empresarios deben aceptar el proceso disruptivo como un hecho que ya no tiene vuelta atrás. Se trata de un paradigma que obligará a una adaptación constante a partir de ahora. Lo más sensato será aprender a detectar todas las coyunturas y los modelos de negocio que ofrece la economía digital.

Los mercados han cambiado, pero también lo ha hecho la manera en que se puede entrar en ellos. Lo mismo ocurre con la competencia. Los competidores no tienen siquiera que trabajar en el mismo sector. Los negocios cruzados han ganado la partida y se apoyarán en la escalabilidad para ocupar su nicho.

Flexibilidad, adaptación y estrategia

Con este panorama, disponer de una audiencia masiva ha pasado a la historia. Lo novedoso reside en la investigación constante para encontrar nuevos mercados y cubrir las necesidades de un público cada vez más segmentado. Esto obliga a la especialización.

La mejor referencia está en las startups o en el uso de campañas de marketing basadas en medidas de growth hacking. La innovación es vital en un entorno disruptivo y debe satisfacer al nuevo modelo de consumidor.

Entre gerentes y directivos conviven a partes iguales la excitación por afrontar nuevos retos y el miedo a un futuro incierto

El cliente es ahora el centro de toda la estrategia. Está hiperconectado, sabe cómo funcionan las redes y odia la publicidad agresiva. Se ha convertido en uno de los pilares para la toma de decisiones de un negocio.

Para sobrevivir a la industria 4.0 es necesario anticiparse al futuro y adoptar nuevas estructuras y reacciones más ágiles, que satisfagan al usuario y lo vinculen a la marca.

Está claro que no es solo tecnología digital. Hay que adaptarse a los nuevos sistemas de distribución e implementar los canales que exige el usuario. El valor añadido, la creación de marca y la creatividad resultarán fundamentales a la hora de afrontar la disrupción digital. Los gerentes y directivos deberán liderar a un equipo preparado para el cambio.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica