Delegaciones Contacto
Artículo

Los expertos en medios de pago analizan el futuro del sector

“En España, de nada sirve que el 80% de la población lleve en su bolsillo un smartphone. El 84% de las operaciones que conllevan alguna transacción se hacen con dinero en efectivo”. Así de claro planteaba el uso masivo de los medios de pago tradicionales en España Enrique Sánchez de León, Director General APD, en la bienvenida y apertura del II Encuentro Nacional: Tendencias e Innovación en Medios de Pago celebrado en la Fundación Rafael del Pino y organizada por APD en colaboración con Deloitte.

Los datos hablan por sí solos: cada español usa el ‘dinero de plástico’ para una media de 52 operaciones al año, lo que nos deja muy por debajo del promedio Europeo (79). Más aún si nos comparamos con países como Dinamarca, donde la media se sitúa en 200 operaciones al año y las autoridades han llegado a plantear la posibilidad de retirar el papel moneda de la circulación.

“Nos dirigimos hacia pagos globales seguros y a tiempo real”, aseguraba también durante la presentación del evento Francisco Costas, socio de Deloitte, quien aventuraba que los emisores van a tener que adaptarse a los nuevos tiempos y dar solución a los principales retos del sector entre los que destaca la desconfianza de los usuarios españoles.

Pero, ¿cómo afrontar la necesaria implantación de los nuevos medios de pago en un país tan aferrado al efectivo? Hablan los expertos, y lo tienen bastante claro.

Ubicuidad e inmediatez, ¿y qué hay de la seguridad en los medios de pago?

“La permanente conectividad, el desarrollo de diferentes dispositivos móviles y las forma en la que cambiamos información está cambiando, y con ellas los medios de pago. Los usuarios reclaman ubicuidad e inmediatez, pero también seguridad, e interponerse entre la entidad bancaria y el usuario no es la solución”, explicaba Carlos Conesa, Director del Departamento de Sistemas de Pago del Banco España.

Insistiendo en la idea de que desde los bancos centrales se deben apoyar las innovaciones en este sector siempre que estasincrementen la eficiencia sin dejar de cuidar la seguridad de los usuarios y entidades, Conesa no apuesta porque vayan a darse escenarios extremos. En su opinión, de hecho, “se subestima la capacidad de adaptación de los bancos a los nuevos retos”.

Está claro que algunas entidades podrán y otras no, pero los expertos coincidían en que el sector será capaz de adaptarse y ofrecer la seguridad que las preocupantes bajas cifras de participación ciudadana claramente reclaman.

La confianza de los usuarios: el auténtico reto de los medios de pago

“Usuario y contraseña es algo que está caduco, necesitamos ser más robustos: balancear entre seguridad y confianza”, sentenciabaJesús Milán Lobo, Director de Seguridad de la Información (CISO) de Liberbank, quien recordaba al concurrido auditorio la importancia de informar y educar a los clientes para que pierdan esa sensación de miedo ante las nuevas formas de pago: “La mejor forma de dar confianza es formar al cliente. Hay que dotarle de autonomía. Que no se sienta solo dueño de su dinero sino de la operativa que esté realizando”. Un cambio en la cultura de consumo para que los ciudadanos sientan la misma confianza en los medios de pago que parecen mantener con el sistema tradicional.

Entornos colaborativos: la normativa PSD2 y losmedios de pago en igualdad

El desconocimiento de los clientes sumado al aumento de los ciberataques, ha hecho que la nueva Directiva de Servicios de Pago, conocida como PSD2 por sus siglas en inglés y que entrará en vigor a principios de 2018, afronte los principales retos del sector planteando la existencia de una banca abierta en la que directamente estén implicados los clientes: “El PSD2 supone poner encima de la mesa la igualdad para todos ayudando a crear espacios colaborativos”, asegurabaMiguel Ángel Fernández Martín, Director de Riesgos y Seguridad Redsys.

“Lo importante es no quedarnos dormidos. Los espacios colaborativos son fundamentales porque a cualquiera de nosotros nos pueden quitar algo. Hay que observar cómo evoluciona la tecnología ya que cada vez que aparece un elemento tecnológico aparecen nuevas amenazas”, insistía Fernández Martín.

¿Miedo al fraude?: 2,8 euros de cada 100.000 son fraudulentos

Andrés García, Responsable de Riesgos y Seguridad de Medios de Pago Cecabank, tras recordar cómo afectaban aquellos robos y pérdidas de tarjeta en los años 80; pasando por la falsificación de la banda magnética o la copia de tarjetas en comercios de los 90; hasta la suplantación de identidad, la manipulación de terminales no atendidos, el phising o los troyanos más representativos de los años 2000; no dudó en afirmar que, hoy en día, “hay fraude, pero dentro de unos niveles más que aceptables”. “De hecho,en España 2,8 euros serían fraudulentos de cada 1000.000 euros que se pagan con tarjeta”, argumentaba García.

Que las propias empresas cuenten con antivirus y firewalls en condiciones o contar con la colaboración con las Fuerzas de Seguridad del Estado, pueden ser clave para que la industria pueda detectar posibles casos de fraude antes de que el usuario se vea afectado.

De la banca tradicional a las “hipotecas en Facebook”

Tras bromear con la cuestión de si hoy en día “alguien le pediría una hipoteca a Facebook”, los expertos de la mesa redonda dedicada a tendencias e innovación, plantearon la necesidad de que las industrias y compañías tradicionales se informen cuanto antes y aprendan qué hacen y qué no sus principales competidores. O, más concretamente, qué se están dejando ellos en el camino y a otros tantos les está funcionando espléndidamente.

“La clave está en entender el cambio en el comportamiento del consumidor que viene marcado por el uso del smarphone, la digitalización de los procesos y el acceso que tienen los usuarios a la información. Cuando todo está ‘a un click’, cuidar nuestro posicionamiento e imagen digital como empresa es fundamental”, explicaba Gonzalo Caselles, Director de Medios de Pago de ING.

Como aconsejaba Julia López, GM MechantServicesSpain American Express, “la banca tradicional tiene que buscar qué ventajas sacarán y cómo aportar valor si quieren seguir teniendo presencia”. Pero no solo ellos. En un futuro todavía sin perfilar, los medios de pago y la adaptabilidad a sus normativas derivadas, marcarán la diferencia entre quienes han sabido dar respuesta a los retos del presente, para ser eficaces, seguros y confiables en día de mañana.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica