Delegaciones Contacto
Artículo

El proceso de internacionalización de Andalucía, imparable

En menos de 10 años, Andalucía ha pasado de ser la quinta a la segunda Comunidad Autónoma exportadora de España, y de un déficit estructural a tener dos años seguidos de superávit comercial. Además, ha logrado que sus exportaciones crecieran en 2017 el doble que en España y que en la práctica totalidad de las economías avanzadas, y que en 2018 se convierta en la Comunidad que más está aportando al crecimiento exportador de España. Estos datos tan contundentes sitúan a la región a la vanguardia de la internacionalización, y es que el proceso de internacionalización de Andalucía avanza imparable.

La región se ha posicionado por primera vez como la segunda Comunidad Autónoma española en materia de exportaciones. Al cerrar 2017, los datos económicos arrojaban una cifra de 30.913 M€ solo durante esa anualidad y un superávit comercial de 1.717 M€. Estos valores implican un crecimiento del 15,3% respecto a 2016, y reflejan una tendencia palpable en lo que llevamos de 2018.

El papel de la alta dirección en la internacionalización de Andalucía

No cabe duda de que el liderazgo del empresariado andaluz ha sido clave para dar con la tecla del éxito en materia de exportaciones. Hoy en día, la persona emprendedora tipo dentro de la Comunidad es un hombre de entre 35 y 44 años, con estudios superiores y con experiencia en el sector en el que trabaja. De hecho, tal y como sucede en el sector agroalimentario, asistimos a un momento en el que los jóvenes hijos e hijas de agricultores han crecido y adquirido la formación y experiencia que requerían para comprender el sector. Además, gracias a la visión global aportada por internet y el marketing, han sabido aprovechar la oportunidad de crecimiento que el mercado exterior les brindaba.

Gracias a la visión global aportada por internet y el marketing, han sabido aprovechar la oportunidad de crecimiento que el mercado exterior les brindaba

Este liderazgo queda patente en la toma de decisiones, en la dirección del rumbo de la empresa y en la especialización en sectores concretos. También en la apuesta por alcanzar altas cotas de calidad que permitan la obtención de sellos, certificados y reconocimientos que, posteriormente, sean de ayuda para comercializar el producto en mercados extranjeros. Hay que tener en cuenta que esto no es fácil de hacer partiendo de la base de un artículo desconocido para el gran público de otro país.

internacionalización de Andalucía

3 claves: especialización, investigación y digitalización

Cabe destacar que, tradicionalmente, los productos andaluces siempre han sido una auténtica garantía para todo tipo de públicos. Esto ha logrado que, con el paso del tiempo, se hayan consolidado y sean un recurso por el que la clientela extranjera está dispuesta a pagar. Sin embargo, a esta circunstancia ahora también se suman las empresas pertenecientes a sectores tan técnicos como el mineral o el aeronáutico. Lejos han quedado ya aquellos tiempos en los que las exportaciones andaluzas se centraban, de forma casi única y exclusiva, en los artículos de alimentación agroalimentaria y en el aceite de oliva. A ello ha colaborado especialmente el perfeccionamiento de los procesos artesanales e industriales, así como la aplicación de mejoras técnicas que han repercutido en productos con sello propio y de mayor valor.

Lejos han quedado aquellos tiempos en los que las exportaciones andaluzas se centraban, de forma casi única, en los artículos de alimentación agroalimentaria y aceite de oliva

Gran parte del éxito internacional de la región se ha debido a la investigación y a la digitalización de los procesos. De hecho, el empresariado andaluz ha aprendido a trazar estrategias de mercado que le han llevado a actuar de manera global y a no establecer fronteras para sus productos. Por su parte, internet ha sido de gran ayuda al tratar de ampliar la visibilidad de cada proyecto. De este modo, se ha logrado llegar a todos los rincones del mundo y reforzar la difusión de unos bienes que, por sí mismos, ya gozaban de una buena tasa de popularidad y fama. Tampoco hay que olvidar que los diversos sectores implicados de lleno en el marco de la exportación han experimentado un proceso de especialización. Tanto es así que, en la actualidad, es común encontrar infinidad de productos con sellos ecológicos, “gourmet” o de Denominación de Origen.

Más allá del aceite de oliva

Por complicado que para algunos resulte de entender, la principal exportación andaluza ya no es el aceite de oliva. En concreto, el sector aeronáutico se ha situado por primera vez como el más destacado en este sentido. Solo en el año 2017 se produjeron ventas de aviones completos y componentes para estos por valor de 3.293 M€. Esto significa que dicho sector supone el 10,7% del total de las exportaciones de la Comunidad y que ha registrado un crecimiento del 12%. A su vez, esas cifras son especialmente significativas si se tiene en cuenta que, en estos momentos, representan el 57% del total de las ventas realizadas en el conjunto de España.

La principal exportación andaluza ya no es el aceite de oliva. En concreto, el sector aeronáutico se ha situado por primera vez como el más destacado

Por su parte, el aceite de oliva se ha visto desbancado del primer puesto a pesar de haber cosechado su mejor registro histórico. En concreto, las cifras de exportación de este producto llegaron a los 2.961 M€, una cantidad que supone un 9,6% del total e implica un crecimiento del 16,8% respecto a 2016. Muy de cerca siguen a este producto los aceites minerales y los combustibles, y tras ellos el sector agroalimentario representado, principalmente, por las legumbres, las hortalizas y las frutas. Concretamente, las exportaciones de minerales han crecido un 113% para llegar al 7,1% del total, y mención especial merece ese 5% que ocupan los materiales y aparatos eléctricos de media y alta tecnología fabricados en Andalucía.

En la diversificación de destinos está la clave

Durante las últimas décadas, los países miembros de la UE se habían convertido en los principales destinos de los productos andaluces. Sin embargo, esto está cambiando poco a poco. De hecho, tres de los cuatro mercados en los que más crecen las cifras de exportación están fuera del territorio comunitario. Se trata de China, EEUU y Marruecos. En estos países las cifras han crecido durante el último año un 67%, un 24,2% y un 21,9%, respectivamente.

Especialmente interesante es el caso de Bulgaria. Y es que allí las exportaciones se han incrementado en un 217%, llegando a alcanzar los 1.044 M€. No obstante, el principal mercado de exportación de los productos andaluces es Alemania. Allí se han producido ventas por un valor de 3.726 M€, es decir, más de un 12% del total registrado. Le sigue de cerca Francia, con 3.434 M€, y más lejos aparece ya el Reino Unido, con 2.555 M€, e Italia, con 2.430 M€. Resulta curioso que Portugal, siendo un país vecino, solo registre una cuota del 6,8% y unas cifras de 2.115 M€.

Todos estos resultados reflejan un sector exterior potente que se ha reforzado en los años de crisis y que ha duplicado el empleo ligado a la internacionalización de Andalucía desde 2009. Podemos, pues, hablar de vocación internacional en el territorio andaluz.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica