Delegaciones Contacto
Artículo

¿Qué es una CTA o Call to action, para qué sirve y cómo funciona?

La inserción de llamadas a la acción (CTA) en determinadas ubicaciones de una extensión web es parte del abecé del webmaster para conseguir interacción por parte de su público. Se trata de un recurso que sugiere un camino concreto al usuario y su disposición estratégica es capaz de convertir rebotes en leads. Dada su relevancia, conviene saber a ciencia cierta qué es una CTA y cuáles son los elementos que incrementan su efectividad.

¿Qué es una CTA o Call to Action?

Básicamente, una CTA es un fragmento de texto que invita a quienes acceden a una página web a realizar una acción con el objeto de conseguir una interacción concreta. Puede tratarse de un botón o de un enlace de texto, pero su finalidad, que es lo que define este recurso, es generar una acción alineada con los objetivos de la empresa.

Busca conseguir tráfico para convertirlo en el destino de acciones promocionales y establecer engagement con su audiencia para fidelizar un mínimo de visitas diarias

Como es lógico, cada tipo de página web tiene una serie de llamadas a la acción prototípicas, asociadas a su naturaleza. De manera ilustrativa, podría decirse que un blog cuya principal motivación sea conseguir tráfico para convertirlo en el destino de acciones promocionales de terceros tratará de establecer engagement con su audiencia para fidelizar un mínimo de visitas diarias. Para conseguirlo estimulará la suscripción a su newsletter, que mantendrá actualizados a los usuarios en las últimas novedades publicadas.

¿Cómo crear una buena CTA?

A continuación se tratan las principales características que debe tener una CTA para ser efectiva, es decir, para estimular una actuación concreta por parte del usuario.

Texto breve y claro

Una CTA destaca por ser escueta y ofrecer una vía unidireccional e inequívoca para la siguiente interacción de una visita. Por tanto, no debe andarse con ambages sino ser directa, clara y breve; esto último es importante, ya que una call to action demasiado larga puede degenerar en pérdida de interés por parte del usuario.

Orientada a la acción

Como su nombre indica, una CTA trata de provocar una acción concreta, que puede ser redireccionar a los visitantes de la web hasta el carrito de la compra, si se trata de un eCommerce, o conseguir un contacto si se trata de una página de servicios. En cualquier caso, una llamada a la acción debe ser fiel a su denominación.

Formato de botón

¿Qué es una CTA o Call to action, para qué sirve y cómo funciona?

A muchos usuarios les encantan los elementos interactivos. Situar un botón precedido de un texto corto puede hacer que aquellos cliquen más veces que si se tratase de un enlace de texto. No obstante, cada CTA tiene su lugar. Dentro de una estrategia de marketing de contenidos, los enlaces de texto son una forma poco invasiva de generar una acción concreta.

Por otro lado, los botones son la mejor opción para finalizar un proceso comercial, para motivar una acción de contacto o para actuar como elemento unívoco de interacción que incite a ser pulsado.

Lugar espacioso

La ubicación de una CTA debe ser destacada. Si se trata de una landing page, debe ocupar un golpe de vista completo de pantalla. De esa forma, la atención del usuario no puede desviarse a causa de otros elementos que compartan espacio con la llamada a la acción.

Número reducido de CTA en una misma página

Tal como se indicaba en el apartado anterior, la reiteración de elementos que puedan distraer la atención del visitante limita la eficacia de una CTA.

Lo suyo es que una página ofrezca opciones, sí, pero que lo haga de manera sostenible siguiendo algún criterio que tenga en cuenta la usabilidad general de esa extensión en concreto. Saturar al usuario con demasiadas alternativas puede hacer que desista con facilidad y que busque otra alternativa más asequible.

Enlace a una landing page

Una CTA trata de conseguir algo concreto, de motivar una acción con un objetivo. En este sentido, no hay mejor forma de finalizar el proceso y conseguir las metas propuestas que derivando el tráfico a una landing page optimizada que centralice el tráfico relevante.

En dicha landing page pueden situarse otros elementos comerciales o un paso final sencillo y elegante que pueda materializar el duro trabajo que conlleva haber conducido a un visitante hasta este escalón del embudo de ventas.

Test A/B

Mediante el seguimiento de eventos y otras funcionalidades propias de la analítica web es posible comprobar la eficacia de una CTA. También es posible conseguir datos precisos del comportamiento de los usuarios en función de ligeras (o grandes) variaciones en el texto de una llamada a la acción, su propósito o la promesa que reside tras su inserción. Usando diferentes versiones de una misma llamada pueden descartarse vías de actuación y centrarse en los objetivos más conseguibles.

En suma, saber qué es una CTA y cómo ubicar una de ellas en lugares estratégicos de la anatomía web puede incrementar la eficacia de la publicidad de pago, reducir la tasa de rebote y establecer un camino directo hacia una comercialidad amplificada.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica