Delegaciones Contacto
Artículo

Por qué todas las empresas (también la tuya) necesitan el SEO para sobrevivir

El siglo XXI pasará a la historia como el siglo de internet. El ser humano se ha acostumbrado la vida en ‘la nube’ y el día a día parece imposible sin su presencia. Desde hacer la compra en un supermercado hasta consultar los horarios del Metro, pasando por la búsqueda de un nuevo piso o la solicitud de información para un curso académico. Todo gira en torno a la red, un mundo virtual donde las empresas –más que nunca– deben estar presentes.

Los clientes están tan habituados a utilizar internet que también recurrirán a él cuando necesiten encontrar un producto o servicio. Es entonces cuando entra en escena el famoso SEO, tres letras tan amadas como odiadas imprescindibles para el sector empresarial. El ‘Search Engine Optimization’ –SEO, en su forma acortada– son las palabras que designan al posicionamiento en los buscadores. De manera muy resumida, que las empresas hagan esfuerzos por trabajar su SEO contribuirá a darles más presencia en internet y, por ende, podrán llegar a un mayor número de clientes.

El 15% de los españoles pasa de media cinco horas conectado a internet. Los pequeños comercios deben instaurar un protocolo de SEO para posicionar su actividad en el sector

Según la revista Forbes, entre un 80 y un 90% de los usuarios realizan búsquedas en internet antes de contratar un servicio o efectuar una compra. Tan altísimo porcentaje refleja la importancia de aparecer ante los ojos del cliente cuando hace la consulta, y esto solo se consigue a través del posicionamiento en SEO. Para las empresas es primordial ser visibles: si un cliente busca ‘talleres de coches en Madrid’, casi con total probabilidad no vaya más allá de la primera página de resultados que le ofrece Google. Es ahí donde entra en juego el SEO y su magia.

Por qué usar SEO también en las pequeñas empresas       

Si bien es cierto que las grandes compañías no pueden abandonar sus proyectos de SEO –cualquier despiste puede hacer que los competidores se hagan más visibles–, para las pequeñas empresas es quizá aún más relevante. Su menor número de clientes y, por tanto, sus menores ingresos hacen importantísimo poder aparecer ante los usuarios cuando reclamen sus servicios o productos.

Da lo mismo que la firma sea tecnológica o artesanal, pues en Google no solo se realizan búsquedas relacionadas con las compañías telefónicas o las empresas de televisión por cable. En un momento en que el 15% de los españoles pasa, de media, cinco horas conectado a internet, los pequeños comercios deben instaurar un protocolo de SEO para posicionar su actividad en el sector correspondiente. Una mercería ede Gijón, por ejemplo, tiene que conseguir aparecer en los primeros puestos de los resultados cuando los usuarios acudan a Google e inserten las palabras clave ‘mercería en Gijón’.

Estrategias para no volverse loco con el SEO

“Si algo no está en internet, no existe”, dijo Bill Gates hace más de 20 años. Por aquel entonces, el fundador de Microsoft no sabía cuánta verdad iban a encerrar sus palabras. Para lograr que tanto las pequeñas como las grandes empresas tengan presencia en la web, conviene recordar unas estrategias sencillas de posicionamiento online.

  • El cliente es la clave: aunque el SEO funcione a través de algoritmos enrevesados, es fundamental que los contenidos que se quieren posicionar pongan a los clientes en el foco principal. Se trata de trabajar por y para ellos ya que, si se ofrece una página web de calidad que satisfaga sus necesidades, las visitas llegarán de una manera natural y el posicionamiento seguirá una línea ascendente.
  • La importancia de las palabras clave: se debe intentar que los contenidos publicados incluyan las palabras clave por las que los usuarios buscarán un determinado producto o servicio. Pero no solo en los textos visibles: también en el código de la página deben habilitarse espacios para contener estas ‘keywords’.
  • El móvil, siempre en mente: las formas de utilizar internet están cambiando y cada vez son más quienes han abandonado las búsquedas en ordenadores de sobremesa en pro de las búsquedas a través de su móvil. Por eso resulta fundamental desarrollar el SEO también en este formato, incluyendo los desarrollos de las consultas por voz. Google Adwords ya avisó en 2015 que, en algunos países, las búsquedas en su dominio a través de smartphone superaban las procedentes de ordenadores de escritorio.
  • Focalización para dar en el clavo: la red es tan amplia que intentar abarcarla por completo es imposible. Por eso es clave enfocar la empresa en el ámbito que mejor se adapte a su fórmula. Una inmobiliaria familiar de Salamanca, por ejemplo, tendrá más difícil posicionar su web a través de las palabras clave ‘casas alquiler Salamanca’ –muy competidas por el resto de empresas del sector– que con ‘casas alquiler barrio Pizarrales Salamanca’. En el SEO es mejor ser cabeza de ratón que cola de león.

A pesar de que todas estas estrategias se pueden implementar de manera ‘amateur’, los empresarios que no sepan desenvolverse en el mundo del SEO pueden estar tranquilos. Existe la posibilidad de contratar a expertos que desarrollen de una manera profesional el posicionamiento en buscadores para lograr el objetivo pretendido sin volverse loco.

Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica