Delegaciones Contacto
Artículo

¿Cuáles son las diferencias entre la renta fija y la renta variable?

Cualquier usuario que quiera contar con una cartera de inversión o realizar cambios en su actual fondo debe conocer los mercados. Toca decidir y decantarnos por contratar un tipo de fondo u otro. Pero, ¿conocemos realmente las diferencias entre renta fija y la renta variable?

Contar con un asesor financiero que nos plantee pros y contras de los productos disponibles es fundamental, pero nunca está de más comprender por qué nos recomiendan determinados tipos de inversiones. ¿Dónde invertir tu dinero?

El concepto riesgo (seguro o variable)

Tal y como apuntan los expertos en materia de finanzas, la principal diferencia entre renta fija y renta variable va unida al concepto de riesgo. Es decir, cuando invertimos nuestro dinero en renta fija tenemos de antemano una información muy segura (un precio, un valor nominal…) y, sobre todo, conocemos con seguridad la rentabilidad que nos va a aportar. Se trata de producto sobre el que apenas existe riesgo ni sorpresas de última hora. Hay un riesgo controlado.

En cambio, cuando invertimos en renta variable, como su propia expresión indica, “variable”, la rentabilidad de nuestra inversión no es segura. Podría subir… o bajar.

La principal diferencia entre renta fija y renta variable va unida al concepto de riesgo

Aunque a priori nos pueda parecer que optar por ese riesgo seguro con una rentabilidad conocida desde el primer momento es la mejor opción, la renta variable podría ofrecernos a medio y largo plazo interesantes beneficios.

Antes de decidir, hay que entender las distintas características que definen a cada tipo renta y qué beneficios nos reportarán. Pero, ojo, también existen riesgos diferentes para cada una de ellas…

3 diferencias entre renta fija y renta variable

1. Instrumentos financieros

La renta fija está compuesta por instrumentos financieros de deuda (bonos) emitidos por instituciones públicas (Estado, Comunidades Autónomas…) o privadas (bonos corporativos, pagarés…). En cambio, los instrumentos de renta variable se basan en la inversión en acciones de la entidad en la que decidimos invertir, acciones que cotizan en bolsa y sus ganancias o pérdidas van a venir condicionadas por la entrega de dividendos o por la compraventa en el mercado de estas acciones.

2. Perfil de los inversores

La inversión en renta fija está destinada a inversores con un perfil más conservador. Se trata de usuarios que buscan un riesgo controlado y sin vincularse a los resultados que obtenga la entidad en cuestión. Así, su inversión va a tener una rentabilidad establecida al vencimiento del bono. Del otro lado, la opción de la renta variable está destinada a inversores más ambiciosos conscientes de que van a asumir más riesgos con el objetivo de obtener una mayor rentabilidad de su inversión inicial.

La persona que invierte en acciones se convierte en propietario de esa entidad, participando en mayor medida de la rentabilidad y de los riesgos de la empresa en cuestión. En síntesis, la renta variable está dirigida para inversores que son capaces de afrontar mayores riesgos con el objetivo de poder recoger en el futuro mayores ganancias. Arriesgan más, para ganar más.

3. Liquidez

Los productos financieros que invierten en renta fija se caracterizan por tener unos intereses asociados y una fecha de vencimiento. El emisor de renta fija promete de antemano unas condiciones, como por ejemplo un valor nominal, un precio, un plazo de vencimiento o una rentabilidad, que retribuya a sus inversores (clientes). Así, estos clientes pasan a ser acreedores u obligacionistas de la empresa o el Estado en cuestión.

En cambio, los productos financieros que invierten en renta variable va a depender de la facilidad que tendremos en encontrar un comprador en el mercado. Si una acción tiene poca liquidez quiere decir que si queremos vender tendremos que aceptar un precio menor que si tuviera mayor liquidez. Es decir, invertir en acciones de una compañía va a ir en paralelo con el riesgo: mayor liquidez, menor riesgo y viceversa.

Diferencias entre la renta fija y la renta variable

Riesgo de invertir en renta fija

El principal riesgo que tiene invertir en productos basados en renta fija es el de impago por parte de la entidad emisora. En principio no debería existir tal riesgo, estamos ante una operación sencilla: comprar renta fija el día de la emisión y esperar hasta la fecha de vencimiento sin sorpresas, siempre y cuando el emisor pague adecuadamente.

Por este motivo prácticamente lo único que tendremos que analizar es el posible peligro de impago o no.

Además, existen otros dos riesgos menores de invertir en renta fija:

  • Riesgo por la falta de liquidez
  • Riesgo cuando se invierte en bonos

Destaca especialmente este tercer riesgo ya que al invertir en bonos éstos no necesariamente se mantienen en cartera hasta el vencimiento. Normalmente, se compran y se venden como las acciones, y esto conlleva un riesgo parecido al de éstas. Pueden caer de precio, dependiendo de factores externos como son los tipos de interés o la evolución de la propia situación económica.

Riesgos de invertir en productos basados en renta variable

No cabe duda de que se trata de peligros mucho mayores que en renta fija. La expresión ‘renta variable’ hace referencia, básicamente, a las acciones de las empresas que cotizan en bolsa. De ahí la expresión ‘variable’, porque la rentabilidad de la inversión destinada a esta renta puede subir o bajar.

En renta variable, no tenemos asegurado ningún pago programado periódicamente ni tenemos asegurada la devolución de nuestra inversión como sí ocurre con la renta fija. Aquí el precio de nuestra acción va a ir cambiando cada día por multitud de factores externos a la propia acción: factores macroeconómicos, sociales políticos, etc.

Estas ganancias o pérdidas de nuestra inversión van a venir dadas por la entrega de dividendos o por la compraventa en el mercado de las acciones

Cuando decidimos comprar acciones de una compañía, automáticamente nos estamos convirtiendo en una parte de la propiedad de la compañía, con todo lo que esto conlleva: participaremos en la rentabilidad de la compañía, sí, pero también en las pérdidas. Recuerda que estas ganancias o pérdidas de nuestra inversión van a venir dadas por la entrega de dividendos o por la compraventa en el mercado de las acciones.

Ahora que tenemos un poco más claro los riesgos que conlleva invertir en renta fija o en renta variable, toca preguntarse: ¿qué tipo de inversor soy?

Y tú, ¿ya sabes ya donde dirigir tu dinero?

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<-- NULL -->
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica