Delegaciones Contacto
Artículo

¿Por qué es importante el desarrollo sostenible? El sector privado ante los ODS

«La dicotomía entre desarrollo y sostenibilidad es falsa. Sin planeta, no hay economía que valga«. La frase, pronunciada por Al Gore, exvicepresidente de Estados Unidos y Nobel de la Paz por su activismo frente al cambio climático, bien resume el mundo en el que vivimos. Un lugar en el que los intereses comerciales, la sobreexplotación de los recursos naturales o el descuido generalizado de la sociedad, han ido socavando la buena salud del planeta Tierra. Sin embargo, el establecimiento de los ODS ha hecho que algo parece estar cambiando, especialmente en la forma de actuar de las empresas y consumidores. Así es como se enfrenta el sector privado ante la ODS. 

28 de las 35 empresas que componen el Ibex han puesto de manifiesto en sus memorias su compromiso con los ODS

Cada vez son más las compañías y organizaciones, no sólo internacionales, sino también de nuestro país, que están abrazando los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordados en la Cumbre del Desarrollo Sostenible de 2015, en Nueva York.

Al menos, eso es lo que dice el informe ‘ODS, año 3. Una alianza para la Agenda 2030’, elaborado por la Red Española del Pacto Mundial. Según este trabajo, 28 de las 35 empresas que componen el Ibex han puesto de manifiesto en sus memorias su compromiso con los ODS. Pero aún hay más.

La Agenda 2030: máxima del sector privado

En esta tesitura, sin duda la innovación es la herramienta fundamental a la que se deben entregar las empresas que quieren cumplir con los objetivos marcados por la Agenda 2030 desde el sector privado.

empresa privada ante odsAsí lo manifestó hace algunas semanas la presidenta de Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS-SDSN) y directora de desarrollo internacional de ISGlobal, Leire Pajín, en un desayuno organizado conjuntamente por REDS y Mediapost, donde aseguró que la empresa privada es el actor que mejor ha entendido esta encomiable misión.  

La también exministra de Sanidad aseguró que la consecución de los ODS es la hoja a seguir “para que los negocios progresen y se posicionen en el mercado internacional” y para conseguir un modelo global de consumo que permita el crecimiento sostenible.

La empresa privada es el actor que mejor ha entendido esta encomiable misión

«Las empresas comparten un objetivo común: encontrar soluciones novedosas que nos permitan responder a los retos que la agenda de desarrollo sostenible nos pone encima de la mesa», afirmó Pajín, quien también apuntó que se trata de retos complejos «que requieren de una forma de ver el mundo radicalmente nueva y juntar el mejor capital humano, científico, académico, empresarial y social para ser solventados».

Los ODS sí, pero, ¿cómo?

Así, tal y como señala el informe ‘La responsabilidad social empresarial en el marco global de los ODS. Una propuesta práctica’, realizado por la propia Pajín y el Instituto de Salud Global de Barcelona, las empresas privadas tienen un papel más protagonista que nunca en este escenario. Pero, ¿cómo pueden ejercer de palanca de cambio el sector privado ante la ODS?

¿Qué acciones pueden llevar a cabo?

«Propiciando condiciones laborales y salarios dignos; apostando por la I+D+i en tecnologías, en la salud o en agricultura; implementando el respeto a los derechos humanos en su organización; reduciendo los impactos medioambientales o favoreciendo la transparencia en sus operaciones y relación con los gobiernos», detalla esta guía.

Así, ya no basta solo con que las entidades adquieran un fuerte compromiso con las políticas de responsabilidad social corporativa. Hay que ir un paso más allá para, entre otras cosas, no quedarse como una organización obsoleta, fuera del mercado, y rechazada por potenciales clientes que te ven como una empresa poco comprometida con el desarrollo sostenible.

Hay que encontrar una forma de introducir los ODS en sus empresas, ayudarles a distinguir dónde está su valor añadido

Además, la innovación en las empresas que apuesten por los ODS puede servir también para hallar nuevos mercados, nuevos negocios, además de estrategias y alianzas de colaboración e impacto social. Eso sí, todo ello pasa por “una mayor difusión de los ODS en el sector empresarial, además de una formación y motivación específica de los líderes y directivos en esta materia”, tal y como detalla el informe del ISGlobal.

Efectivamente, tal y como asegura Pajín, las grandes empresas, con sus directivos a la cabeza, son las que tienen un mayor margen de maniobra para adaptarse a los retos que plantea la Agenda 2030. Sin embargo, «las pymes también deben entender que forman parte del mercado y que esta es su agenda», dice la presidenta de REDS.

¿Cómo? «Hay que encontrar una forma sencilla de introducir los ODS en sus empresas, ayudarles a distinguir dónde está su valor añadido para priorizar la aplicación de soluciones en un ámbito u otro, y tener indicadores comunes de rendimiento para todo el tejido empresarial que permitan analizar resultados», explica Pajín.

En pleno siglo XXI, conviene entender que los ODS no son sólo una necesidad, sino también una oportunidad de negocio que puede abrir muchas puertas a compañías de los más diversos ámbitos. La salud del planeta, pero también la reputación y el futuro de muchísimas organizaciones, está en juego.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica