Delegaciones Contacto
Opinión

Acerinox, abanderando un cambio hacia un modelo de economía sostenible

El mundo está cambiando. Creo firmemente que nos acercamos hacia un mundo mejor, pero es un esfuerzo que no podemos hacer solos o, al menos, no podemos dejar que nuestra industria lo afronte sola.

Se nos presenta una ocasión histórica en el desarrollo de las energías renovables. España ocupa un lugar privilegiado, tanto por la tecnología de la que disponemos como por nuestra localización geográfica, pero no servirá de nada si los impuestos y los costes regulados siguen suponiendo más del 50% de la factura eléctrica y si la retribución a la producción de energía es superior al precio del mercado.

El coste de la electricidad en España es del orden de un 40% más caro que en los principales países de su entorno

Para un Grupo como Acerinox, gran consumidora de energía eléctrica, la diferencia en el precio de la electricidad con nuestros competidores europeos supone al menos un sobrecoste de 30 millones de euros al año. En estos momentos el coste de la electricidad en España es del orden de un 40% más caro que en los principales países de su entorno.

Algo similar ocurre con el gas natural, que para los grandes consumidores industriales es un 15% más caro que el promedio europeo. Estamos hablando de unas magnitudes que marcan la diferencia entre invertir en España o no, entre pagar dividendos a nuestros accionistas o no y entre seguir apostando por nuestro país o no. Porque muchas veces competimos para lograr un proyecto incluso dentro de nuestros propios grupos empresariales y estos factores se toman muy en cuenta.

Sobre la base de la eficiencia y sostenibilidad

En Acerinox somos grandes recicladores. Más del 90% de la chatarra viene, o bien de nuestros clientes que la originan en su proceso productivo, o bien de productos que ya han cumplido su ciclo de vida. Esta característica convierte el acero en el paradigma de la economía circular.

Se fabrican materiales partiendo de chatarra que se recicla y los productos nuevos que se obtienen son más duraderos que los fabricados con otros materiales. Al ser más duraderos, contemplando todo el ciclo de vida del producto, el coste de adquisición es menos importante porque a la larga es inferior, como también lo son las emisiones de CO2 contempladas en su totalidad.

Cuanto más eficiente es una industria, más sostenible es. No se trata de abaratar el coste de desechar los residuos sino de reducir los residuos a desechar

Es importante destacar que eficiencia y sostenibilidad son esfuerzos que convergen. No solo se trata de elegir los materiales reciclados, duraderos y reciclables, sino de dar un significado sostenible a la eficiencia. Cuanto más eficiente es una industria, más sostenible es. No se trata de abaratar el coste de desechar los residuos sino de reducir los residuos a desechar. Cuanto más eficientes somos, más competitivos y más sostenibles.

En este campo tienen mucho que aportar las nuevas habilidades y posibilidades que surgen de las nuevas tecnologías y de la transformación digital.

Creo que el gran público y el sector de consumo ven la transformación digital más orientada a llegar a nuevos nichos de mercado y a un mayor acercamiento al consumidor. Pero en la industria, los sensores y el análisis avanzado de datos nos permitirán anticipar averías y problemas de calidad y controlar mejor los procesos, lo que redundará en una mejora de la productividad y la eficiencia.

Bernardo Velázquez Acerinox

Tres claves de la siderurgia para contribuir a la reducción de emisiones

Europa ha decidido liderar el cambio hacia un modelo de economía sostenible. El sector está trabajando activamente en la búsqueda de soluciones que permitan alcanzar dicho objetivo de una forma temprana, y sin duda, la mayor ambición de la sociedad por reducir emisiones va a acelerar nuestro compromiso, que ya se sitúa en una reducción del 55% en 2030.

La contribución de la siderurgia a la reducción de gases de efecto invernadero aborda tres aspectos fundamentales: primero, con materiales duraderos y necesarios para el desarrollo de tecnologías que faciliten la descarbonización de la economía; segundo, en materia de eficiencia energética, que ya he tratado anteriormente; y tercero, trabajando activamente en la obtención de tecnología innovadora que permita dar un salto cuantitativo a escala industrial en la reducción de emisiones de CO2.

Si no ponemos remedio y no valoramos el producto sostenible, solo conseguiremos que desaparezcan puestos de trabajo en Europa y suban las emisiones en otros países

Durante el proceso de transformación vamos a tener que afrontar una carga que mermará nuestra competitividad y el consumidor tendrá que asumir su parte de responsabilidad. Según la asociación mundial de fabricantes de acero inoxidable, el International Stainless Steel Forum (ISSF), las emisiones de CO2 de Acerinox en su proceso de producción son inferiores en un 30% a la media mundial.

Si no ponemos remedio y no valoramos el producto sostenible, solo conseguiremos que desaparezcan puestos de trabajo en Europa y suban las emisiones en otros países. La primera solución pasa por la propia concienciación de la sociedad y la siguiente solución pasa por un ejercicio regulador, que tendría que llevarnos a poner impuestos en frontera a los países más contaminantes y compensar de este modo sus agresivas ventajas competitivas. No se trata de proteccionismo sino de promover que otros países se sumen a las iniciativas europeas.

50 años de eficiencia, valor añadido y excelencia

El 30 de septiembre de 1970, hace más de 50 años, se constituyó Acerinox. Hoy es la empresa más global en la fabricación y distribución de acero inoxidable y líder mundial en el sector de aleaciones de alto rendimiento, además de ejemplo de eficiencia, de creación de valor añadido y de excelencia en lo que sabemos hacer: un producto de calidad.

En el sector del acero inoxidable es necesario ser excelente en todos los procesos, porque la rentabilidad viene de la productividad, de la eficiencia y de la gestión de los recursos. El secreto del éxito se encuentra en la eficiencia de los procesos y en el coste de los factores principales que intervienen en la producción.

En nuestro caso buscamos la diferenciación con productos de mayor valor añadido que nos permitan situarnos como un suministrador global de soluciones con materiales avanzados para la industria, que van de los aceros inoxidables tradicionales a las más sofisticadas aleaciones resistentes en condiciones muy agresivas por corrosión, por esfuerzos mecánicos, por altas temperaturas o por la necesidad de mantener estables sus dimensiones.

La adquisición por parte del Grupo Acerinox de VDM, líder global de la fabricación de aleaciones especiales, cobra más sentido que nunca, puesto que diversifica nuestro riesgo, añade una nueva línea de negocio y marca una estrategia que estamos convencidos que tendrá éxito, además de reforzar la competitividad y solidez del Grupo.

Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica