Delegaciones Contacto
Artículo

Autónomos colaboradores: requisitos, ventajas  y obligaciones

La figura de los autónomos colaboradores es una de las configuraciones más populares para el autónomo titular que desea contratar a un familiar directo, a un hijo o cónyuge. Para darse de alta como autónomo colaborador es necesario cumplir una serie de requisitos básicos. En este artículo se presentan en detalle las condiciones para solicitar el alta,  los beneficios fiscales y las obligaciones tributarias del autónomo colaborador. 

¿Quién puede darse de alta como autónomo colaborador? 

Para cotizar como autónomo colaborador, se tiene que cumplir algunos de estos requisitos: 

Ser un familiar directo del autónomo titular

La categoría de familiar directo incluye: cónyuge, descendientes, ascendientes y demás parientes del empresario, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado y por adopción.

Convivir en el mismo hogar o ser dependiente del autónomo titular del negocio

En cuanto al segundo requisito, no puede tratarse de una colaboración puntual, sino que tiene que estar ocupado en el centro de trabajo de manera habitual.

No estar dado de alta como trabajador por cuenta ajena

Nos referimos a que se esté trabajando en alguna empresa ya sea total o parcialmente.

Tener al menos 16 años de edad

Según el Estatuto de los Trabajadores, está prohibido que los menores de 1 años ejerzan cualquier actividad profesional y, por tanto, nunca podrá ser considerado un autónomo colaborador. 

Algunas condiciones especiales

Se aplican en el caso de los autónomos societarios que contratan a través de la SL y en el caso de las parejas de hecho. Si bien entre 2012 y 2015 se podía contratar como autónomo colaborador a las parejas de hecho, siempre que conviven en el mismo domicilio, a partir de 2015 Ley de fomento de trabajo autónomo de 2015, que derogó la disposición adicional de la Ley de 2012 que contemplaba esta posibilidad.

¿Por qué darse de alta como autónomo colaborador? 

Darse de alta como autónomo colaborador individual supone varias ventajas. Entre ellas, distintos rangos de bonificaciones adicionales variables según la antigüedad tras el alta. Todo autónomo tiene derecho a las siguientes bonificaciones siempre y cuando no hayan estado dados de alta como autónomos en los cinco años inmediatamente anteriores:

  • Durante doce meses y en caso de contratación indefinida, La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo (2017), introduce la posibilidad de que un autónomo pueda contratar a familiares tales como cónyuge, padres, hijos, hermanos, abuelos, suegros, nietos, yernos y nueras con un bonificación del 100%  de la cuota empresarial por contingencias comunes.
  • Durante los primeros 18 meses posteriores al alta, bonificación del 50% de la cuota de autónomos. Esta bonificación se aprobó en la tramitación parlamentaria de la Reforma laboral de 2012.
  • Desde el mes 19 al 24 posteriores al alta, se aplicaría una bonificación del 25, aprobada en Ley de promoción del empleo autónomo de 2015 y supuso una extensión de 6 meses adicionales de bonificación con el fin de hacer más llevadera la transición hasta el pago de la cuota completa.

Otra de las ventajas de darse de alta como autónomo colaborador es que, al no figurar como obligado tributario en Hacienda, la persona está exenta de las obligaciones fiscales trimestrales. Es decir, en el caso del autónomo colaborador no sería necesario presentar declaraciones ni impuestos trimestrales de IVA e IRPF.

Obligaciones de los autónomos titulares y colaboradores

Las obligaciones fiscales del autónomo titular son las mismas que con respecto a otros trabajadores:

  • Pagar el salario del autónomo colaborador y hacerle entrega de  la nómina correspondiente, en función de la categoría profesional y el convenio o acuerdo aplicable
  • Pagar subsidiariamente las cotizaciones a la Seguridad Social del autónomo colaborador, es decir, la responsabilidad primera del pago de la cotización es del autónomo colaborador, aunque se le puede solicitar. Además, existe la posibilidad de domiciliar el pago de la cuota del autónomo colaborador en la cuenta del autónomo titular
  • Contabilizar estas partidas como gastos deducibles de su negocio a efectos del cálculo del rendimiento en sus propias declaraciones de impuestos. 

Obligaciones de los autónomos colaboradores

Por el contrario, las obligaciones fiscales de un autónomo colaborador son diferentes de las de cualquier otro autónomo puesto que. Para la Seguridad Social, el autónomo colaborador sí que forma parte del mismo régimen (RETA), aunque para la Agencia Tributaria son trabajadores por cuenta ajena.

Los autónomos colaboradores no tienen la obligación de presentar las declaraciones trimestrales de IVA ni de IRPF. Al igual que cualquier otro trabajador, el autónomo colaborador tiene que presentar la declaración anual de la renta y deberá pagar los impuestos que le correspondan.

Darse de alta como autónomo colaborador es una configuración cada vez más popular para los autónomos titulares que quieren contratar a un familiar directo, a un hijo o a su cónyuge. Los autónomos en régimen de colaborador pueden beneficiarse de diversas bonificaciones durante los primeros meses tras el alta. Aunque las ventajas son múltiples, el autónomo colaborador, al igual que cualquier otro trabajador, tiene unas obligaciones fiscales y tributarias que cumplir.

BERTA ALBERT
Responsable Digital APD Zona Levante.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica