Delegaciones Contacto
Artículo

Desarrollo, infraestructuras y medio ambiente: así conquista China el siglo XXI

Hasta hace no demasiado tiempo, la Tierra era un lugar dominado de forma prácticamente hegemónica por una nación: Estados Unidos. Pese a la presencia en el tablero internacional de otros países importantes, nadie era capaz de hacerle sombra a la primera potencia económica del mundo. Sin embargo, el país norteamericano parece que será superado más pronto que tarde por la economía asiática. El gigante asiático tiene una fecha: China siglo XXI. 

Así lo han advertido organismos internacionales tan importantes como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que apunta que China podría estar destinado a liderar el siglo XXI tal y como Estados Unidos lo hizo con el siglo XX.

En los últimos tiempos han sido muchas las voces que han asegurado que el gigante asiático sufriría un abrupto parón en su vertiginosa expansión económica. De hecho, algunos expertos han calificado a la economía china como insostenible y desequilibrada. Pero la realidad es que, mientras que Estados Unidos crece a un 2,3% y Europa a un 2,2%, la economía china continúa a un ritmo imparable y lo hace a un 6,6%.

“Algunos expertos internacionales hablaban de una desaceleración (y algunos siguen hablando de ello), pero creo que el modelo actual funciona”, asegura Pedro Nueno, profesor del IESE Business School, experto en el mercado asiático y uno de los principales ponentes que participarán en la jornada APD ‘Claves de los mercados del sudeste asiático’, que tendrá lugar el próximo 13 de febrero en Sevilla y un día después en Málaga.

“El líder Xi Jinping tiene como prioridad el crecimiento, sobre todo en las zonas más pobres y la mejora de la calidad de vida en todo el país”, añade Nueno.

Algunos expertos internacionales hablaban de una desaceleración, pero el modelo actual de China funciona

Lo cierto es que la irrupción de Trump parece haberle venido como agua de mayo a sus intereses económicos. La retirada de Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico (TPP) y la apuesta decidida del republicano por políticas aislacionistas están siendo aprovechadas por los chinos, que, paradójicamente, han decidido ocupar el vacío dejado en el mundo como adalides del libre comercio. La creación de un corredor comercial para llegar a África, Oriente Medio y Europa con una mayor facilidad (la conocida como Nueva Ruta de la Seda), la puesta en marcha del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura o el abrazo de la defensa del medioambiente son sólo algunos ejemplos de ello.

china-sudoeste-asiatico-expansion-economica

La expansión asiática: ¿una oportunidad para España?

Pero, ¿qué oportunidades puede ofrecer a España la expansión económica mundial de China y el resto de potencias del sudoeste asiático? “En España hay muchos productos que pueden venderse en aquellos mercados. Tenemos una gran capacidad para hacer las cosas bien allí a través de filiales y tenemos muchos ejemplos de ello: Zara, Gestamp y otras compañías importantes”, explica Nueno.

Y no sólo eso. Según el experto, nuestro país podría ser el enclave perfecto desde el que las compañías chinas podrían dar el salto definitivo para ‘conquistar’ el viejo continente.“En España tenemos buenos costes, empleados, directivos y yo estoy convencido de que somos el mejor lugar para aterrizar en Europa con la posibilidad además de acceder a África y a Latinoamérica desde aquí”, reconoce.

Somos el mejor lugar para aterrizar en Europa con la posibilidad además de acceder a África y a Latinoamérica desde aquí

Sin embargo, para poder consolidar la creciente influencia de China sobre Occidente y espantar los fantasmas que hablan de una economía inestable y descoordinada, el gobierno de Xi Jinping primero ha de conseguir crear una nueva y amplia clase media. Tal y como asegura Nueno, ese objetivo pasa por que “en el año 2020 no haya nadie por debajo del umbral de pobreza”. La tarea parece imposible en un país con más de 1.300 millones de habitantes y cuyo desarrollo económico sólo beneficia a un tercio de la población.

Por el momento, el Banco Mundial vaticina que China pasará a ser la primera economía del mundo entre los años 2020 y 2030. Trump parece estar dispuesto a ceder el guante y Xi Jinping no desaprovechará la oportunidad. Antes, eso sí, deberá solucionar algunos graves problemas internos y los frentes abiertos que tiene con países como Japón, Vietnam o Corea del Sur. Una vez conseguido, el ‘asalto’ al primer puesto de la economía mundial parece imparable.

Redacción
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica