Delegaciones Contacto
Artículo

Elementos clave de la comunicación no verbal en una entrevista de trabajo

La comunicación no verbal en una entrevista de trabajo es un elemento clave. No solo transmite lo que se dice, sino cómo se dice. Los entrevistadores van a dar importancia a la actitud del candidato, a su expresión y a cómo se desenvuelve. Esto puede ser un factor decisivo a la hora de elegir a un candidato frente a otro, incluso primando en ciertas ocasiones sobre la formación o las capacidades que atesora para el puesto. Son muchos los elementos que incluye la comunicación no verbal. A continuación vamos a pasar a desarrollar algunos de ellos que se convierten en determinantes para afrontar con éxito una entrevista de trabajo.

La comunicación no verbal en una entrevista de trabajo

El entorno, la imagen personal, los gestos o las miradas dicen tanto del que habla como el tema que está afrontando y cómo está expresándolo. Una entrevista de trabajo, en la que se están analizando capacidades y cualidades para determinar si una persona va a ser adecuada para un puesto en concreto, es una de las situaciones vitales en las que más se analizan estos elementos de comunicación no verbal.

En muchas ocasiones lo que se transmite a través de ella es contradictorio con respecto a lo que se está expresando de manera oral. Son muchos los que lo saben y tratan de trabajar su expresión para mejorar las expectativas a la hora de conseguir no solo un nuevo puesto de trabajo, sino una cita con la persona que le gusta, un descuento en un servicio o que el otro compre el producto que le ofrece.

En los puntos siguientes explicaremos algunas pautas que deben tenerse en cuenta para afrontar con más garantías una situación en la que lo prioritario es dar una imagen coherente entre lo que se dice de manera verbal y con la comunicación no verbal.

Elementos clave de la comunicación no verbal en una entrevista laboralLenguaje corporal

La comunicación expresada con los movimientos del cuerpo de una persona se conoce como kinesia. Resulta necesario que tanto la postura corporal como los cambios en la misma y los movimientos siempre sean los adecuados para conseguir los objetivos.

A la hora de sentarse la mejor postura es erguido y relajado, ya que así se demuestra confianza y seguridad.

La postura de las piernas también dice mucho de una persona. Lo recomendable es tenerlas juntas, con los pies fijos en el suelo. Si están cruzadas denotan inseguridad, y estiradas, prepotencia. En cuanto a las manos, mantener los pulgares juntos denota confianza. Sin embargo, las manos enlazadas demuestran ansiedad y nerviosismo, y si se agarran las muñecas es sinónimo de no saber qué hacer.

Tono y volumen de voz

La forma de hablar también dice mucho de la persona que lo hace. El timbre, la velocidad, el volumen o el tono son aspectos importantes a tener en cuenta. Mantener todos ellos en un nivel armonioso durante la entrevista va a incrementar las perspectivas de éxito.

Contacto visual

Es conveniente mantener la mirada para conferir la sensación de seguridad, y no cambiarla constantemente a otros puntos diferentes, puesto que esto significa que se puede estar ocultando información o, incluso, mintiendo.

Distancia con el entrevistador

A la hora de enfrentarse a una entrevista de trabajo es importante medir la distancia que se mantiene con el interlocutor. Está demostrado que las personas que son tímidas dejan un espacio demasiado amplio, mostrando desconfianza ante lo desconocido. Las extrovertidas buscan la proximidad porque se sienten cómodas.

Es cierto que también existen características culturales que van a influir en este aspecto, así como la edad o el nivel social de la persona. El entrevistador va a tenerlo en cuenta.

Primera impresión

La ropa que se elija para la entrevista es, en muchos casos, determinante para seleccionar a un candidato. No por ello hay que convertirse en otra persona a través de la ropa, todo lo contrario, nuestro estilo propio es algo que nos hace sentirnos cómodos. De hecho, los expertos dan una recomendación. Si es posible, acercarse días antes a la empresa para poder ver cómo visten los que ya trabajan allí y así el día de la entrevista se podrá elegir algo acorde.

La higiene corporal, el peinado o el uso correcto del maquillaje también van a ser factores decisivos.

Seguridad

Una persona segura de sí misma y de lo que está contando, se aprecia. Una sonrisa natural y sincera va a ser la mejor aliada para mostrarse como el candidato perfecto.

Tanto el lenguaje verbal como la comunicación no verbal en una entrevista de trabajo, y en cualquier otro tipo de conversación, van estrechamente unidos. Trabajar todo lo que se ha expresado antes de enfrentarse a una situación de este tipo va a mejorar las expectativas de triunfar con lo que nos propongamos, así que no dejes de practicar frente a un espejo, o, si puedes, con una persona cercana.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica