Delegaciones Contacto
Artículo

Diferencias entre marketing B2B y marketing B2C

Entender las diferencias entre marketing B2B y marketing B2C ayuda a hacerse eco de la tremenda importancia que tiene una buena estrategia de marketing de cara a hacer que una empresa funcione correctamente. De ahí que la inversión en este departamento o en este tipo de acciones siempre esté en aumento, y se relacione tan directamente con los buenos o malos resultados de las empresas.

Según un informe de Shopify Plus del año 2019, se calculó que en 2021 el comercio electrónico del modelo B2C facturaría en torno a 4,5 billones de dólares. Una cifra para comprender la magnitud del mercado que se está generando. Y según otro estudio de Think with Google de ese mismo año, el 51% de los consumidores online buscan primero información sobre el producto o servicio en internet. Es decir, el marketing digital es una necesidad para cualquier empresa de la actualidad.

El 51% de los consumidores online buscan primero información sobre el producto o servicio en internet

Marketing B2B

Son las siglas de lo que en inglés se conoce como “business to business”, es decir, aquellas empresas que directamente tratan o comercian con otras empresas. En B2B, se busca la manera de optimizar los procesos de producción, compra, distribución, etc. Al aplicar mercadotecnia para este modelo, ha de tenerse en cuenta que se suele trabajar con períodos de tiempo más prolongados. Las compras no son tan inmediatas como en el B2C, principalmente porque los pedidos implican un mayor desarrollo de la logística de cada empresa. Este tipo de marketing tiene que transmitir el valor de la empresa, y ofrecer a los clientes, en este caso otras empresas, por que nuestro producto o servicio les ayuda y les beneficia.

Marketing B2C

Son las siglas de “business to consumers”, es decir, aquellas empresas que quieren vender sus productos o servicios directamente al consumidor final. En este caso, la estrategia de marketing debe considerar que el B2C busca una satisfacción de necesidades inmediatas y, como tal, es un proceso rápido que no se suele prolongar demasiado en el tiempo (salvo en aquellos productos de más valor). Este tipo de marketing trata de despertar emociones en los consumidores que les hagan ver los beneficios del producto o servicio.

En 2021 el comercio electrónico del modelo B2C facturaría en torno a 4,5 billones de dólares

Diferencias entre el marketing B2B y B2C

Las diferencias entre ambos modelos es lo que nos va a permitir comprender más en profundidad el funcionamiento de una empresa y todas las opciones a las que se puede aspirar. Las siguientes serían las principales:

1. El lenguaje de venta

En el caso del B2B, se suele utilizar un tipo de lenguaje mucho más profesional y preciso, con una terminología más concreta, puesto que ambas partes se presentan como “pares” en el proceso. Por otro lado, en el caso del B2C existe un lenguaje más común y menos técnico. Principalmente, porque cualquier usuario o potencial comprador tiene que poder entenderlo sin dificultad.

2. La forma de vender

En el caso de B2B, las empresas quieren siempre excelencia, seguridad y conocimientos. Se busca a los mejores profesionales y se trata de conseguir el mejor rendimiento posible. Por otro lado, el B2C busca satisfacer una necesidad más o menos puntual o recurrente, pero no tan apremiante. Ejemplos de acciones B2C son comprar un helado, elegir una camiseta, etc. Esto hace que la motivación en este modelo sea mucho más instantánea.

3. La información que se pone en juego

En el B2B tiene que haber un despliegue técnico de información sobre el producto o servicio que se adquiere. Este es un requisito imprescindible para que la venta funcione de la manera más adecuada. Sin embargo, en el B2C no sucede necesariamente así. Si bien muchos productos traen información consigo, esta no suele ser tan detallada. Y lo que es más importante, los clientes o consumidores no suelen solicitarla con el mismo nivel de profundidad.

4. La relación entre la marca y el consumidor

En el caso B2B, se desarrolla una forma muy íntima de confianza, ya que suelen ser relaciones comerciales que tienden a alargarse en el tiempo, para beneficio mutuo de ambas partes. Esto no se da en el B2C, ya que la relación entre el consumidor y la empresa es mucho más distante o intermitente. No se busca desarrollar vínculos tan profundos, aunque sí se pretende forjar una relación comercial continuada (es decir, despertar confianza, ofrecer un buen servicio para que el cliente vuelva, etc.).

5. El tiempo en el ciclo de compra es diferente

Ya comentamos que, en el B2B, el ciclo es mucho más largo. Suele haber una mayor cantidad de presupuesto en juego y la cadena de mando es más extensa. En el caso del B2C, se trata en su mayoría de compras prácticamente inmediatas que tiene que decidir el propio sujeto o consumidor.

En conclusión, estas son las diferencias entre marketing B2B y marketing B2C. El primero es el modelo de trabajo publicitario que se centra en las compras y ventas entre las propias empresas. Es un proceso lento, con una negociación exigente y un nivel de especialización muy alto por ambas partes. En el segundo caso, el de las marcas a los consumidores, interesa la publicidad enfocada a un modelo de venta mucho más ágil y dinámico. En B2C, generalmente se busca la satisfacción de necesidades inmediatas y se establece una relación no tan fiel y duradera entre las partes. Mientras que en el modelo B2B, ocurre todo lo contrario.

Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica