Delegaciones Contacto
Artículo

El acierto del enfoque hacia el error: cómo una estrategia Lean puede rescatar a tu empresa

Isao Yoshino, quien ha trabajado en Toyota durante más de 40 años desempeñando diferentes funciones en diversos países dentro del grupo industrial, insiste: «Los directivos deben hacer caso al error». Pero, ¿por qué se le da tanta importancia a enfocar una estrategia hacia el error?

La respuesta es que, cuando aparecen, no hay que tratar de ocultarlos. Cuando surgen fallos es, precisamente, el momento para aprender. Los errores son el efecto del suceso no deseado, pero también son el espíritu del cambio.

«Es imprescindible quitar los desperdicios más visibles que hay en cada uno de los procesos de una compañía. Una vez visualizados estos puntos rojos, esas oportunidades de mejora, comenzamos a redefinir el proceso a través del “debe ser”», aseguran desde ASENTA, consultoría empresarial especializada en la mejora de la competitividad de sus clientes transformando su gestión.

Cuando surgen fallos es, precisamente, el momento para aprender. Los errores son el efecto del suceso no deseado, pero también son el espíritu del cambio

El esfuerzo hay que ponerlo en saber detectar lo que ocurre en la raíz, no en la superficie. Esto parece obvio, pero el día a día hace que los procesos de gestión atiendan a los resultados y sus responsables olviden este aspecto tan importante.

De los errores se aprende

¿Cómo ayuda a tu compañía una estrategia Lean?

«Generalmente en las empresas no existe la visión de los procesos. No se tiene una conciencia ni se entiende la compañía en base a procesos, sino más bien en base a funciones o departamentos, a jerarquías, a reportes», advierten los expertos de ASENTA.

En su opinión, aplicar una estrategia Lean en la que consigamos alcanzar la excelencia a través del análisis exhaustivo de cada proceso, es imprescindible.

El conocimiento del cliente, la mejora continua o la visión a largo plazo se postulan como algunas de las principales claves para conseguirlo. Pero todas ellas pasan por reconocer, entender y eliminar los fallos inherentes a nuestro modelo de negocio.

Porque enfocarnos hacia el error es siempre un acierto para encontrar las soluciones.

Sobre la cultura, el know-how y el error

En cuanto a los aspectos más relevantes de la gestión, para lograr los objetivos de la excelencia, destaca el que hace referencia a la cultura, al ambiente que se respira y se transmite en la organización.

En este sentido, la formación en hábitos garantiza que no se pierda la tensión en insistir una y otra vez en la necesidad de atender a esta perspectiva. Definir los problemas y los escenarios con palabras sencillas ayuda. Si se logra, la simplicidad se convierte en sofisticación. Por esa razón, exponer objetivos, metas y procesos en una única hoja ha demostrado que es una solución altamente efectiva.

Además, el enfocar una estrategia hacia el error prepara el terreno para una cultura favorable al cambio.

Caso de éxito en metodología Lean: las claves de la gestión en Toyota

En el caso de Toyota, el management que conocemos hoy se ha ido enriqueciendo básicamente por imitación de buenas prácticas ajenas, no mediante el desarrollo o la creación de cosas nuevas.

Por llamativo que resulte, el know-how de la compañía ha sido el resultado de ir aprendiendo de otros, especialmente de los mejores, de aquellas empresas que se han ido encontrando por el camino, ya sea en su condición de partner, proveedor o cliente.

Es imprescindible quitar los desperdicios más visibles que hay en cada uno de los procesos de una compañía

Toyota se ha caracterizado por no ser obstáculo para la propuesta y generación de cambios. Esto se ha convertido en un método de gestión que ha dado buenos resultados. Pero para que eso sea posible, se requiere que las tareas de cada día se cumplan, para dar prioridad a lo que es importante y generar un enfoque realista hacia los resultados. ¿Qué se espera de ti? Una vez más, la insistencia en la actitud y la motivación.

Tras la perseverancia y la mejora continua

La organización japonesa ha podido crecer y ser competitiva a lo largo del tiempo porque se plantea trabajar con objetivos a largo plazo, aplicando técnicas de mejora, generando hábitos de manera constante y continúa durante años poniendo en valor la perseverancia. Management exitoso implica tiempo, y alcanzar su excelencia es fruto del aprendizaje directivo, en un enfoque de medio-largo plazo.

Sin embargo, es cierto que tanto la imperiosa necesidad de alcanzar beneficios, como una visión cortoplacista de los proyectos, son dos obstáculos que afectan a la forma de entender tanto la economía como la actividad empresarial.

¿El secreto de una estrategia Lean? 

Yoshino ahonda también en dos cuestiones fundamentales en torno a la búsqueda de la excelencia en la gestión a través de una estrategia basada en la metodología Lean.

Por y para las personas

Por un lado, hace falta tener claros los objetivos, saber fijarlos y concretarlos, lo que incluye saber llegar a ellos a lo largo del tiempo y motivar al equipo.

No importa que se insista en las grandes metas porque eso va creando visión. Lo que construye es la motivación y el saber crear un ambiente de trabajo que ayude a avanzar y a analizar resultados.

Managers implicados

Asimismo, eleva la importancia de la actitud de los managers, aceptando los problemas, sin ocultarlos, sabiendo involucrar en la mejora continua, creyendo en las posibilidades de la perseverancia y los buenos hábitos, y dedicando tiempo al equipo allí donde ocurren las cosas, los problemas, el centro de la actividad. Si algo queda claro en Toyota es que no fabrican coches, sino que fabrican personas, desarrollan a su gente.

Lo cierto es que la idea fuerza que ha hecho posible abordar los retos en Toyota ha sido implicar a las personas con cada proyecto, estar en la realidad para poder aplicar soluciones ahí donde haya problemas, y tener en cuenta siempre el trabajo desde la raíz para que los resultados sean realmente visibles y efectivos.

Aplicar una estrategia Lean en la que consigamos alcanzar la excelencia a través del análisis exhaustivo de cada proceso, es imprescindible

Al tratarse de directivos, lo primero de todo es el ejemplo, es decir, que el responsable manifieste lo que quiere y desea hacer, con su comportamiento y con la forma en que se lleva la labor de gestión de una empresa.

En última instancia, lo que hace posible el éxito son las personas, el equipo, su talento, y la clave para lograrlo es cultivarlo y hacer que la cultura del fallo sea una realidad.

Si algo queda claro a lo largo de todos estos años en Toyota, como lección aprendida, es que el directivo tendrá que enfocarse y dedicar recursos y energías en esos dos aspectos. Si el equipo sabe estar y encontrarse en este marco de actuación, con capacidad para hacer y desarrollarse, desempeñará bien su trabajo y el camino hacia la excelencia estará asegurado.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica