Delegaciones Contacto
Artículo

La internacionalización de tu empresa puede ser un fracaso a nivel lingüístico: riesgos y soluciones

Dijo Reid Hoffman, cofundador de Linkedin, que “un empresario es alguien que salta de un acantilado y construye un avión en el camino”. La frase bien podría ilustrar la senda seguida por un buen puñado de compañías españolas que, ante el abismo de una crisis económica que devoraba todo aquello que se ponía por delante en nuestro país, decidieron buscar nuevos horizontes y apostar de manera decidida por los mercados extranjeros.

El tiempo ha acabado dándoles la razón. Pero puede que los resultados de la internacionalización de tu empresa sean negativos, y podemos ayudarte a analizar los motivos. 

Llevar a cabo una estrategia de internacionalización exitosa no es, sin embargo, una tarea sencilla. De hecho, uno de los errores básicos que cometen las compañías es menospreciar las necesidades lingüísticas que requiere un reto de estas características.

Uno de los errores básicos que cometen las compañías es menospreciar las necesidades lingüísticas que requiere el reto de internacionalizarse

“Toda la estrategia comercial, de marketing, producto, etcétera, puede fracasar si no se trabajan adecuadamente las necesidades lingüísticas“, explica José Antonio Pérez, Director de Marketing y Ventas de Montero Language Services, firma que lleva 15 años asesorando a otras compañías en su proceso de internacionalización y con un amplio abanico de servicios vinculados con los idiomas.

¿Cómo evitar estos riesgos? Lo analizamos con los expertos. 

La localización lingüística va mucho más allá de una simple traducción automática

Tal y como aseguran los especialistas de Montero Language Services, planificar y trabajar estas necesidades (textos, webs o manuales en el idioma de destino, por ejemplo) y optar por un servicio de traducciones automáticas es una inversión muy pequeña comparada con el riesgo que puede suponer que una acción en un mercado extranjero fracase.

Pese a ello, hay empresas que se arriesgan y recurren a servicios de traducción automática. Otras optan por delegar esta labor en empleados de la propia compañía que, aunque tengan conocimientos del idioma, “no poseen un profundo conocimiento de las características del mercado y de las claves de la localización lingüística“.

“Es aquí, en la localización lingüística, donde está la clave. No se trata sólo de traducir palabras, sino de traducir mensajes. Si no se hace así, perdemos completamente el foco y es muy probable que nuestro público objetivo no perciba los valores y las emociones que queremos transmitir”, asegura Pérez Cabanillas.

Estas compañías ponen en peligro su imagen y prestigio, y se arriesgan a no obtener los resultados esperados durante una campaña de lanzamiento o a ser percibidos negativamente por el público objetivo. “De esta forma, se transmite una falta de sensibilidad a la hora de acercarte a un determinado público/mercado”, subrayan los expertos.

No se trata sólo de traducir palabras, sino de traducir mensajes. Si no, es muy probable que nuestro público objetivo no perciba los valores y las emociones que queremos transmitir

Pero no sólo eso. El problema más grave es la pérdida de oportunidades. “Si una vez no lo hacemos bien, intentarlo una segunda oportunidad para la  internacionalización de tu empresa va a ser más costoso y a veces casi imposible”, añaden.

Estos expertos, especializados en servicios lingüísticos adaptados a las realidades de distintas organizaciones y países, apuntan que la clave para enfrentarse a un proceso de internacionalización (y no fracasar en el intento) pasa por realizar una buena planificación.

No es sólo cuestión de traducir unos catálogos y una web. Hay que pensar en los perfiles de público, en los tonos de comunicación o en los distintos canales: telefónico, eventos, interpretación…”. Además, señalan la necesidad de mostrar una “imagen coherente y unificada” tanto en los mensajes como en las formas en que estos se transmiten.

proceso internacionalización empresas

Y las pymes, ¿cómo deben afrontar su proceso de internacionalización?

¿Y qué pasa con las pymes? ¿Tienen unas necesidades lingüísticas distintas a las de las grandes compañías? ¿Han de seguir un proceso diferente? Desde Montero LS aseguran que el procedimiento es muy similar “independientemente del tamaño de la empresa”, aunque sí existen algunas diferencias en los “niveles de interlocución y el equipo involucrado”.

En las pymes es el área de internacional y comercial el que se suele hacer cargo de todas las acciones. En cambio, en las compañías más grandes que ya cuentan con presencia en el extranjero es posible que intervengan en esta tarea algunos partners y colaboradores locales.

Donde sí existe un gran cambio es en las necesidades de algunas compañías según los sectores a los que se enfocan. Ahí es donde se encuentra el quid de la cuestión. “En sectores más técnicos o tecnológicos, a pesar de que sus necesidades lingüísticas pueden resultar mayores, existe una terminología internacional (generalmente en inglés), que es comúnmente utilizada por todos los profesionales especializados”, explican desde Montero LS.

Aunque existen algunas diferencias en los niveles de interlocución y el equipo involucrado, el procedimiento es muy similar independientemente del tamaño de la empresa

Así, la especialización sectorial de compañías como Montero LS, facilita el desarrollo y configuración de bibliotecas terminológicas para cada uno de los sectores. “Esto permite que las traducciones sean cada vez más precisas y ágiles”, afirman.

Ante la creciente apuesta de las empresas españolas por los mercados exteriores, el reto de compañías dedicadas a la asesoría lingüística pasa por anticiparse a las necesidades de los clientes. La tecnología facilita los procesos en el mundo de los negocios. Sin embargo, puede ser un arma de doble filo.

“Internet y el mundo digital ofrecen al sector servicios automatizados o semiautomatizados de traducción, pero cuando el cliente los prueba y no tiene los resultados esperados, se da cuenta de lo importante que es contar con una empresa que pueda asesorarles y ofrecerles los servicios lingüísticos que les ayuden a alcanzar sus objetivos”, comenta José Antonio Pérez. 

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<-- NULL -->
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica