Delegaciones Contacto
Artículo

Liderazgo en situaciones de crisis: ¿lo ha cambiado todo el COVID-19?

Reforzar el liderazgo en situaciones de crisis es posible siempre y cuando se sepa reaccionar ante las adversidades de la manera adecuada.

A lo largo de una trayectoria profesional, van a ser numerosas las situaciones en las que la incertidumbre, los factores externos y los problemas exijan poner el foco en las soluciones.

Haciendo un uso de sus habilidades, un buen líder será capaz de mantener a los equipos unidos y transmitir la confianza necesaria para llevar a cabo un plan de contingencia ganador. La crisis actual provocada por el coronavirus es una de esas situaciones que va a poner a prueba las habilidades para liderar de los responsables de equipo.

Gestionar amenazas como novedad e incertidumbre que trae consigo una pandemia mundial sin precedentes, además de una amenaza, representa una oportunidad para afianzar el rol dentro del equipo.

Liderazgo en situaciones de crisis: la Era postcoronavirus

Antes de profundizar más en las habilidades y recursos que tiene que tener un buen líder, es importante separar este concepto del de jefe o manager. En el segundo caso, la autoridad se consigue únicamente a través del puesto dentro de una jerarquía, mientras que en el primero el individuo consigue que los demás le sigan con convencimiento, gracias a vínculos emocionales, confianza y credibilidad.

Es precisamente en las situaciones de crisis cuando los atributos y habilidades que componen el liderazgo se ponen más a prueba. Saber tomar las decisiones adecuadas a tiempo, a la vez que se apoya a los equipos para gestionar la incertidumbre y el nerviosismo, son fundamentales para que todo el equipo consiga superar las dificultades con éxito.

¿Cómo ser un buen líder?

Como se ha mencionado brevemente, las claves para conseguir la implicación de un equipo van más allá de la jerarquía y están estrechamente relacionadas con las habilidades. Algunas de las más importantes que van a ser necesarias para hacer frente a las consecuencias de la pandemia son:

Saber adaptarse

Ser capaz de transmitir calma y seguridad a un equipo es fundamental para conseguir la confianza del mismo. De esta manera, estarán más dispuestos a hacer los esfuerzos que sean necesarios para salir de la situación. Para ello es fundamental ser flexible ante las dificultades y crear un plan eficaz de manera rápida.

Tener interés en comprender todos los factores que afectan a situaciones extraordinarias como la actual facilitará la toma de decisiones acertadas. Al entender bien todos los agentes que participan en el problema, se dispondrá de información y argumentos para crear un plan de contingencia adaptado a las exigencias del momento.

Generar confianza

Esta habilidad es especialmente importante en momentos de mucha incertidumbre como el actual. Para conseguir transmitir seguridad y serenidad a los equipos, es importante que, por un lado, se muestre interés en sus dificultades y necesidades. Por otra parte, facilitar un flujo de comunicación constante, donde la transparencia y la honestidad se potencien y refuercen.

Tener empatía

Esforzarse por comprender a los miembros del equipo en momentos de crisis conseguirá reforzar el vínculo que existe y crear una relación de confianza. Para que las personas que trabajan para un líder se sientan así, es importante que este muestre interés sincero por ellas. Escuchar sus preocupaciones poniéndose en el lugar de los demás le ayudará a entender mejor sus motivaciones y a saber cómo puede actuar para dar un mensaje tranquilizador sobre el futuro de la empresa.

¿Cómo actuar bien ante una situación de crisis?

Ante momentos de incertidumbre o de dificultades como el actual, trabajar con anticipación y ayudar a transmitir una preocupación sosegada a los equipos es la mejor manera de actuar. Será tan contraproducente reaccionar con pánico como actuar como si nada estuviese pasando. Lo más importante para conseguir confianza será ser ágiles a la hora de crear un plan que ayude a prepararse para el futuro.

¿Cómo debe llevarse a cabo la toma de decisiones?

Para salir fortalecido de una situación como la crisis provocada por el coronavirus es importante crear un plan de actuación y tomar las decisiones tácticas de manera informada y con el futuro en mente. Las reducciones temporales de empleo son una buena alternativa si se tiene la certeza de que los efectos van a ser temporales y no van a castigar a los resultados en el largo plazo.

Otras actuaciones como el teletrabajo o los planes de reducción de gastos también deben tener siempre presente la realidad del negocio. El liderazgo exige que quien lo practique tenga confianza en su equipo, así como que guíe con el ejemplo. Todos los recortes y ajustes tienen que realizarse pensando en los efectos que van a tener sobre el resultado global y se deben priorizar aquellos que vayan a tener menor impacto en la actividad.

En definitiva, el liderazgo en situaciones de crisis puede ser una carrera de obstáculos, pero cuando se toman las decisiones correctas y con la actitud adecuada puede servir para fortalecer los equipos. Aspectos como la honestidad, la transparencia y la agilidad son fundamentales para conseguir los resultados esperados.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica