Delegaciones Contacto
Artículo

¿Qué es el método Lean Startup y cómo aplicarlo en tu empresa?

Poner en marcha una startup requiere de un plan viable y que minimice los costes; el método Lean Startup se enfoca en esos aspectos. Saber invertir los recursos disponibles y no cometer riesgos innecesarios es el enfoque adecuado para empresas de nueva creación. Este método es el ideal para nuevos emprendedores con pocos recursos o que quieren aventurarse con un producto o servicio nuevo.

Aprender a emprender sin riesgos puede marcar la diferencia entre el negocio que consigue salir adelante y el que cierra antes de los primeros cinco años. El objetivo de este artículo es ayudar a familiarizarse con el método Lean Startup: en qué consiste, para qué sirve y cuál es su ciclo de aplicación. La lectura ayudará a comprender por qué este sistema de emprendimiento es tan beneficioso para testear nuevos proyectos de negocio.

¿Qué es el método Lean Startup?

Lean Startup es una metodología de emprendimiento para arrancar empresas jóvenes o de nueva creación (startups). Trata de dar un enfoque científico a la estrategia de emprendimiento y promueve la captación temprana de clientes. Su idea es que los clientes se familiaricen tan pronto como sea posible con el producto. Gracias ello, se determina si el nuevo modelo de negocio será viable en sus primeras fases, evitándose así asumir el riesgo de una inversión mayor.

La estrategia Lean Startup emplea la experimentación y el aprendizaje validado para acortar las fases del desarrollo. Su objetivo es medir el progreso del proyecto y obtener el feedback de los clientes en esas primeras fases.

El método fue ideado por un emprendedor estadounidense llamado Eric Ries. Este trabajaba en el famoso Silicon Valley de San Francisco; la cuna de las grandes empresas tecnológicas en EE. UU. El método debe su nombre a la estrategia Lean Manufacturing de la marca Toyota, de la cual Ries tomo ideas para crearlo.

La filosofía Lean Startup retoma conceptos japoneses como:

  • La filosofía kaizen: significa enfocarse en la mejora continua.
  • La práctica monozukuri: centrarse en eliminar el derroche en todas las áreas de la empresa.

¿Cómo aplicar el método Lean Startup en tu empresa?

Aplicar de forma efectiva el sistema Lean Startup implica seguir tres pasos fundamentales. Estas tres fases no tienen un principio y un final definidos sino que representan un círculo o ciclo que se repite continuamente. Los pasos son: crear, medir y aprender. Primero se crea el producto, luego se miden los resultados y por último se aprende del proceso. Después se utiliza lo que se ha aprendido en una nueva creación, comenzando así de nuevo el ciclo que nunca finaliza.

Crear el producto mínimo viable (PMV)

El concepto de producto mínimo viable o PMV hace referencia al primer producto que se crea en el lanzamiento de una startup. Su principal característica es que estará incompleto, pero contará con las funcionalidades mínimas y suficientes para darlo a conocer y que los clientes lo prueben. Por eso se le llama «mínimo viable». Y por ello, en Lean Startup, es tan importante enfocarse en las características más imprescindibles del producto desde el principio.

Cuanto antes pueda ponerse el producto en el mercado, antes podrán observarse las respuestas de los clientes. El PMV sirve para recopilar información y ver qué puntos se pueden mejorar, ayudando a definir al cliente objetivo.

Medir los resultados obtenidos

Después de haberse lanzado el PMV, la segunda fase consiste en medir esos resultados que se han obtenido. Aquí es necesario crear un sistema de medición fiable y eficiente para conocer si el producto se ajustaba a lo que el cliente esperaba. En esencia, se trata de medir la acogida de ese producto inicial. Esta esa una fase de gran importancia, pues ayuda a crear el producto final (optimizado para cubrir las necesidades del público al que va dirigido). También esta fase permite evaluar los posibles costes y estimar las ventas potenciales.

Aprendizaje validado

Ya se lanzó un producto prototipo (PMV) y se recopilaron los datos necesarios sobre su acogida. Ahora llega la tercera y última fase del proceso, que consiste en aprender en base a esa información obtenida. Esto es lo que se conoce como aprendizaje validado y es en este punto donde se decide qué es lo que va a ocurrir con el producto o idea de negocio. El aprendizaje ayudará a determinar si tan solo hacen falta algunas modificaciones, si es necesario cambiar el producto completamente o si ya tiene una buena acogida.

Esta última fase consiste en aprender de la experiencia y aplicar todo lo que se ha aprendido para comenzar de nuevo el ciclo mejorando el producto o creando un nuevo.

El principal beneficio del método Lean Startup es que la inversión va destinada a las características más funcionales del producto. La comunicación con los clientes no tarda en llegar, con lo cual se ve enseguida la viabilidad del producto o negocio. Esta es la estrategia más recomendable para proyectos de negocio.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica