Delegaciones Contacto
Artículo

Formas de mantener una actitud positiva en el trabajo

Los españoles somos uno de los países europeos que más horas pasamos en el trabajo, según un estudio realizado en 2018 al año suman un total de 1.695 horas. Un tiempo que pasamos en la oficina o teletrabajando, y, en muchos casos, más tiempo que el que pasamos con nuestros familiares y amigos.

Por ello es importante tener una actitud positiva en el trabajo, generar un ambiente cómodo, de colaboración, en el que sentirse a gusto. Uno de los factores que más nos motiva y nos ayuda a desarrollar una actitud positiva es el de saber que estamos haciendo bien nuestra labor. Sobre todo cuando vemos los resultados y nos damos cuenta de que estamos evolucionando.

¿Qué queremos conseguir con nuestro trabajo? ¿Cuáles son nuestras metas?

Algunas actitudes negativas nacen cuando vemos que el trabajo que realizamos no tiene sentido o no vale la pena. Alimentar este tipo de actitudes solo va a conducir a una situación de presión y estrés muy perjudicial para nosotros mismos.

Además, mantener una actitud positiva genera importantes beneficios para la salud, ayuda a reducir el estrés, aumenta la productividad y el rendimiento y ayuda a fortalecer los equipos de trabajo. 

8 consejos para mantener una actitud positiva en el trabajo

Pero, ¿cómo podemos mantener una actitud positiva en el trabajo? ¿Cuáles son las pautas que debemos seguir para mejorar la confianza y evitar situaciones de estrés o ansiedad?

1. Ser proactivo

Haz que las cosas sucedan, evitar esperar a que pasen sin más. Una buena manera para hacerlo pasa por anticiparse a los cambios, preverlos y pensar en una solución, si es que fuera necesario. Una persona proactiva no se limita a cumplir órdenes sino que hace nuevas propuestas y persevera para que se lleven a cabo.

Alimentar las actitudes negativas en el trabajo solo va a conducir a una situación de presión y estrés muy perjudicial para nosotros mismos.

2. Mantener una buena relación con los compañeros

Como se apuntaba al inicio, en el trabajo pasamos la mayor parte de nuestro tiempo y es una buena ocasión para conocer a nuestros compañeros y construir equipo. Forjando las relaciones personales los resultados a la hora de trabajar también serán mejores, sabremos cómo tenemos que actuar con determinadas personas, conoceremos mejor sus habilidades y evitaremos que se generen momentos de tensión.

Algunas formas de fomentar la buena relación del equipo son por ejemplo participando en las conversaciones, compartiendo intereses, ayudando a los compañeros

3. Marca nuevas metas y objetivos

Conseguir los resultados marcados, mejorar la forma de trabajar o incluso poder optar a un ascenso o mejor puesto de trabajo pueden ser algunas de las motivaciones que nos lleven a tener una actitud positiva en el día a día.

4. Evitar conflictos

En el día a día trabajamos con personas que tienen personalidades muy dispares y, quizá, fuera de la oficina no tendríamos una relación con ellas. Sin embargo, es importante saber distinguir y evitar discusiones o conflictos, que en nada van a ayudar a mantener un ambiente confortable. Procura resolverlos de una manera asertiva, sin perder las formas y buscando siempre un punto en común para ambas posturas.

5. Adaptación a los cambios

Salir de la zona de confort no siempre es fácil, pero sí necesario si lo que queremos es prosperar en nuestro puesto de trabajo y no quedarnos estancados. Además, vivimos en un momento de transformación en muchos sentidos, por lo que estar reticentes solo nos aportará mal humor, desgana o intranquilidad.

6. Cuidar las comunicaciones 

El email, el whatsapp u otras herramientas de comunicación que utilizamos para estar en contacto con nuestros compañeros, requiere que pensemos antes de escribir. Es importante construir una respuesta cordial, explicando cada punto y evitar siempre contestar en un momento de enfado o tensión.

7. Concentrarse y ser puntual

Estar conectado o llegar a las reuniones en la hora marcada y prestar atención a lo que nos está contando nuestro jefe o algún compañero. Se debe participar en las reuniones, no distraerse con el móvil y mantener el contacto visual con la persona que está haciendo la exposición.

8. Entendiendo el sentido de las cosas (que haces)

A mayores de tener en cuenta estos consejos, también es importante centrarse en el porqué de las cosas. Es decir, los motivos que nos llevaron o nos llevan a desempeñar nuestro trabajo: ¿Qué queremos conseguir con él? ¿Cuáles son nuestras metas?

Todo ello nos ayudará a mejorar nuestra actitud en el ámbito laboral y sentirnos más motivados.

Te puede interesar
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica